fbpx
On the Road

Acapulco: Memorias Coronarias

bahía

Para cualquier mexicano, sin importar edad, estado socioeconómico o estilo de vida, y especialmente si eres de la CDMX, Acapulco tiene un significado muy especial. Todos guardamos miles de recuerdos e imágenes de este paraíso, que durante nuestra vida nos ha marcado y que nos provoca amor, nostalgia, deseo, emoción y un sinfín de sensaciones. Acapulco ha sido parte de nuestra infancia, adolescencia, madurez, adultez, parte innegable de nuestra historia personal, en todas sus etapas, y desde todas sus partes.

Acapulco es el punto vacacional más importante para los oriundos de la capital del país. Su cercanía hace que sea de muy fácil acceso y que en cualquier momento se pueda tomar la decisión espontánea de ir, así como de planear unas increíbles vacaciones familiares. Casi podría asegurar que todos hicimos un “acapulcazo” en algún momento de nuestras vidas.

En mi caso particular, cuando era niña viví al máximo el Acapulco de la costera, de Costa Azul, del Cici, el Papagayo, la playa de la Condesa, etc. Sin embargo, mis padres habían gozado del Acapulco viejo, como le llamaban. Las playas de Caleta, Caletilla, la Isla de la Roqueta, La Quebrada, el Fuerte de San Diego, las casas de famosas estrellas de Hollywood, eran parte de ese glamuroso momento. Y extrañaban aquél oasis.

Años más tarde Acapulco creció fuera de la Bahía, desarrollándose Acapulco Diamante, que alberga enormes condominios, resorts y todas las amenidades de lujo que se convirtieron en una extensión. Y de esta manera es que el puerto nunca ha dejado de ser el destino turístico por excelencia, ofreciendo maravillas a todo el que lo visita.

clavadistas

Pero aquél Acapulco viejo, lleno de estilo, ha comenzado un proceso de recuperación y de nuevo se ha convertido en una parte medular del recorrido turístico Premium. La belleza natural que ha inspirado a artistas, poetas, músicos, que ha sido locación de infinitas cintas, convive con hermosos espacios arquitectónicos que evocan a los años 50, con todas las implicaciones que representan.

Uno de estos maravillosos espacios es el Hotel Boca Chica. Adquirido hace algunos años por Grupo Habita, este emblemático hotel ha sido revitalizado y modernizado y es hoy la opción más chic del puerto.

Respetando la arquitectura original y el estilo tradicional de Acapulco, Boca Chica es un lugar para disfrutarlo de principio a fin. Boca Chica fue locación de la cinta Fun in Acapulco, de 1963, y también ahí se hospedaron Orson Wells y Rita Hayworth cuando filmaron The Lady From Shangai. Cada detalle ha sido meticulosamente cuidado, de tal forma que simplemente el estar en el lobby o recorrer sus pasillos te hace sentir que en cualquier momento puedes encontrarte a Frank Sinatra o Dean Martin, y que en la piscina bien podría estar sentada María Félix.

hoteles en acapulco

Lleno de vegetación y con jardines diseñados específicamente para evocar aquél glorioso tiempo, desde que entras al hotel sabes que vas a tener unas vacaciones inolvidables. Las habitaciones tienen un diseño minimal y elegante, todo en colores neutros y siempre con una vista fantástica, ya sea que te toque ver hacia Caleta, o hacia la Roqueta. Las terrazas cuentan con una hamaca para descansar y son una delicia de día o de noche, para poder disfrutar de la vida propia que a toda hora hay en este lugar.

El Boca Chica tiene áreas comunes maravillosas. La zona de la piscina es cómoda y sofisticada, perfecta para pasar el día entero ahí. También cuenta con una alberca natural, ideal para hacer snorkeling ya que hay una fabulosa cantidad de especies en su hábitat. Además cuenta con una marina de donde se pueden hacer recorridos en yate o lancha, y está a 10 minutos de La Roqueta.

alberca boca chica

Su oferta gastronómica es exquisita. El restaurante maneja una fusión internacional japonesa, predominando su oferta de sushi, que coordina el chef Keisuke Harada. Cada platillo es delicioso, sea cuál sea, pero no deben dejar de probar el rollo vegetariano, relleno de palmito, que es espectacular. Además, su mixología es creativa y verdaderamente deliciosa, ofreciendo bebidas tradicionales, como la Margarita, pero con un giro novedoso, preparándolas con mezcal y combinándolo con ingredientes como la jamaica y algunas especias.

Para relajarse al 100%, Boca Chica tiene un Spa increíble. Cuenta con piscinas de inmersión y todo tipo de terapias y masajes que puedes hacerte individual o en pareja, y son realizados por el personal más capacitado. Nos hicimos un masaje y solo deseábamos  que nunca terminara.

La verdad ha sido uno de los fines de semana más cortos de mi vida, no puedo creer lo rápido que se fueron las horas, los días. En verdad es una experiencia formidable que te deja con ganas de nunca irte, de casi mudarte ahí. Y es todo esto lo que hace a Boca Chica tan especial. Es un lugar mágico, atemporal, y que verdaderamente te hace sentir una energía nueva y positiva. En mi caso, no perderé jamás la oportunidad de recargarme o resetearme en este lugar, que en cada milímetro cuenta historias. Hoy regreso feliz a Acapulco.


No te pierdas también nuestro On the Road de Los Cabos

Mirna Calzada

Sobre el autor

The Boss.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *