fbpx
Arte

Ai Weiwei: Restablecer Memorias

restablecer memorias en muac

El Museo Universitario Arte Contemporáneo (MUAC) se prepara para recibir a partir del 13 de abril y hasta el 6 de octubre el proyecto de uno de los artistas contemporáneos más relevantes del panorama mundial: Ai Weiwei.

El artista nacido en Pekín el 28 de agosto de 1957 es un activista político que, para defender la libertad y los derechos humanos, hace cuestionamientos que muchos otros artistas evitan. A través de su arte, que no tiene la función de ser decorativo y que sí tiene una fuerte carga política y global, establece un nuevo lenguaje artístico que le permite comunicarse con la sociedad para exponer públicamente temas críticos, denunciar el dolor y el abuso de poder.

La exposición Restablecer Memorias invita a debatir sobre temas políticos y sociales al reconstruir y explorar los traumas que han sufrido dos naciones que están muy alejadas entre sí: China y México. Une la destrucción del patrimonio cultural y la relación con los ancestros, y ve cómo se reprime a los jóvenes al atentar contra el futuro.

restablecer memorias en muac

Al crecer en una zona pobre en China y bajo el régimen comunista de Mao Zedong, desde pequeño vio cómo se violentaban los derechos humanos. En contraste, en Estados Unidos durante la década de los ochenta fue testigo del capitalismo. Allí se hizo amigo de Allen Ginsberg y experimentó con objetos cotidianos, creando sus primeros readymades. En los noventa regresó a China, un país que había sufrido una transformación importante, pero que seguía siendo muy represor. Ai Weiwei lo definió como un “capitalismo de Estado con control comunista”. Actualmente China es una potencia mundial pero es también una nación autoritaria que duda de todos sus ciudadanos, y éstos pueden perder la libertad por el simple hecho de opinar sobre asuntos públicos. “Si un Estado se hace tan poderoso pero no beneficia la libertad de su gente y no confía en sus ciudadanos, ese orden plantea una amenaza para la comunidad global”.

Desde que Ai Weiwei llegó a este mundo, lo hizo en un contexto de represión. A meses de su nacimiento, durante la Revolución Cultural, a su padre, el poeta Ai Qing, se le prohibió escribir durante veinte años y fue exiliado. Como un patrón que se repite, años más tarde Ai Weiwei vivió en carne propia una represión similar. En 2011, fue detenido en China. Sin saber dónde se encontraba, ni poder ver a su abogado, Weiwei experimentó una agresión que tenía la finalidad de destruirlo mentalmente. El artista lo describió como una detención que “habría roto a cualquiera psicológicamente porque te amputan de cualquier realidad”.

De este periodo de vigilancia extrema se desprende el readymade el Salón ancestral de la familia Wang que consiste de un templo de madera de la dinastía Ming. Esta ruina de cuatrocientos años fue el resultado de la destrucción del patrimonio cultural chino durante la revolución, cuando se perdió la sociedad rural tradicional y la comercialización de antigüedades. Se trata del mayor readymade histórico y político del artista, mismo que sirve para demostrar las negociaciones entre lo nuevo y lo viejo.

arte politico
Salón ancestral de la familia Wang —Wang Family Ancestral Hall, 2015 Fotografía: © Ai Weiwei Studio

Ai Weiwei reta a la sociedad autoritaria china y denuncia la explotación que sufre la mayoría de la gente en un contexto global en el que la sociedad está más dividida que nunca. Para Weiwei los límites fronterizos no son geográficos, pues las mismas compañías chinas pueden representar a Estados Unidos, a la vez que este país puede comportarse como otro. Del otro lado del globo nos encontramos con muchas similitudes a la de China. México es un país en el que ejercer el periodismo implica peligro de muerte, una nación en la que se desaparecen personas y los crímenes no se resuelven.

Claro ejemplo de esta realidad mexicana y que acaparó la atención de medios nacionales e internacionales, es la desaparición de los 43 normalistas de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, ocurrida el 26 de septiembre de 2014. Este hecho motivó a Ai Weiwei a viajar en 2016 a México para documentar las consecuencias personales y sociales de este trauma que atenta contra el futuro. A través de un filme y una serie de retratos realizados con bloques Lego, Ai Weiwei apela a la memoria para conectar con el pasado y los ancestros, concientizando a futuras generaciones.

La situación política global se encuentra en un momento crítico, mismo que Weiwei percibe como una despreocupación hacia la humanidad. Su obra hace un llamado a la sociedad para actuar en beneficio de las próximas generaciones, protegiendo los valores y luchando a su favor.

obra de arte contemporeano
Boquillas—Set of Spouts, 2004 Fotografía: © Ai Weiwei Studio

A China la ve como un país que destruye las ideas que van en contra del gobierno, uno que confunde armonía con homogeneidad, donde sólo hay una voz y un sólo poder. Ahora nos queda cuestionarnos,¿qué tan alejados estamos en México de esta situación? Ai Weiwei vive en Europa como un exiliado, pero más allá de este exilio físico, el artista no se victimiza y se percibe como un refugiado que carece de hogar; un refugiado más que vive en un siglo en el que todos, filosóficamente, lo somos. Nos desarrollamos tan rápido que no pertenecemos a ningún lado y cuando nos sentimos perdidos experimentamos la misma condición de un refugiado.

Si quieres presenciar la exposición de este polémico artista contemporáneo que fue prisionero de su propio país, asiste entre el 13 de abril y el 6 de octubre a la sala 9 del MUAC. Bajo la curaduría de Cuauhtémoc Medina, en colaboración con Virginia Roy, Restablecer Memorias aborda los traumas de dos sociedades, que físicamente viven alejadas a más de 12 mil kilómetros de distancia, con el fin de que nuestras acciones favorezcan el futuro de la humanidad. Porque como asegura Ai Weiwei, no hay mejor arte que el que cuestiona la autoridad y se preocupa por la humanidad.


No te pierdas también la exposición de Garash Galería Emergent Matter, curada por Nilay Lawson

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *