fbpx
música

Ariana Grande: El pop necesitaba una leyenda

Poder distinguir una diferencia de calidad entre las estrellas Pop hoy en día es una labor prácticamente imposible de realizar. Cada figura tiene una vigencia muy limitada, y la gran mayoría no llega a los 10 años de trayectoria. Esta cualidad en el género musical permite una renovación constante de productos y sigue atendiendo al mercado más joven. Sin embargo, esto no implica que el mundo no necesite ídolos, figuras legendarias para acompañarte durante toda la vida.

De dos décadas para acá, y por más que las han intentado prefabricar, esto no se había dado. Aquella leyenda emblemática no había surgido, ésa que al verla supiéramos que la seguiríamos viendo y escuchando evolucionar en los siguientes 30 años. Ésa a la que con orgullo llevarás a tus hijos, y a veces hasta nietos, a ver en concierto como una nostálgica manera de mostrarte y que conozcan eso de ti que te hacía cuando eras joven y sólo tú sigues viendo.

Hoy esta espera ha terminado, y de manera muy sorprendente lo hace con una menuda mujer de tan sólo 24 años, de ascendencia italiana, que tiene tres álbumes de estudio y que en su corta carrera ha batido con récords que artistas de años de trayectoria nunca lograron: Ariana Grande.

Pero ¿qué es lo que hace de esta cantante un ídolo tan especial? La respuesta no es una, sino una sucesión de aciertos que van desde un dominio excepcional de los recursos a los que tiene acceso para acercarse a sus fans, simpatía e identificación con su público, una extraordinaria claridad del destino que quiere, un entendimiento de la reciprocidad elevado y, por supuesto lo más importante: talento.

Grande tiene una voz privilegiada, que alcanza rangos altísimos y sabe utilizar perfectamente para hacer música, es SU instrumento. Y es que desde la primera vez que la escuchas la sensación es inevitable, es un gran descubrimiento, y aunque el pop no sea lo tuyo, oír su voz se vuelve casi necesario. Este virtuosismo que creíamos era un mito o simplemente ya no existía gracias a la tecnología de audio, se manifiesta necesario, casi como una adicción.

Para mí el enganche fue instantáneo, y aunque ya he vivido lo suficiente como para presenciar el ascenso y descenso de innumerables carreras en el medio del espectáculo, mi primera vez con Ariana fue sutilmente exquisita. Había escuchado su nombre, reconocía su cara, su imagen, pero al verla en un sketch de Saturday Night Live, programa de comedia que procuro ver desde hace más de 20 años, interpretando a “Chloe, the intern”, una tímida empleada de una estación de radio, quien para salvar la caída de red de la emisora, realiza imitaciones de distintas cantantes emblemáticas con hilarante perfección, fue ése el momento en el que ganó toda mi atención y simpatía.

Y es que una vez que te conquista, es prácticamente imposible soltarla, y gracias a su impecable manejo de las redes sociales y su indiscutible carisma, Ariana se vuelve rápidamente la “chica de al lado”, esa que se muestra sencilla y accesible, que ríe como niña, pero toma decisiones y actúa con madurez, a la altura de su estatus de estrella.

Su carrera inicia en la infancia, con un par de obras musicales que la introdujeron en el mundo del entretenimiento. Posteriormente fue seleccionada para un papel en la serie de Nickelodeon,

Victorious, en donde aun no llevando el rol protagónico consiguió llamar la atención del público y los ejecutivos que, al dar por terminada la serie decidieron darle un coprotagónico en un spin off llamado Sam & Cat, continuando la historia de su personaje. Cuando la serie fue cancelada, a pesar de sus altos ratings, Grande decidió enfocarse en la música, sueño que perseguía desde su temprana infancia.

Ariana, para conseguir un contrato de grabación, filmó varios videos caseros de ella misma interpretando éxitos emblemáticos de canciones de figuras como Adele, Whitney Houston, Alicia Keys y Mariah Carey, entre otras, con un alto grado de dificultad vocal y los subió a YouTube. Viralizándolos, finalmente llegaron a Monte Lipman, CEO de Republic Records, quien impresionado con su voz, de inmediato la firmó en la disquera. El primer álbum de estudio de Ariana, Yours Truly, salió al mercado en agosto de 2013, colocándose de inmediato en el primer lugar de la lista Billboard de E.U., quedando en el lugar 15 entre todas las artistas femeninas, vendiendo más de 138 mil copias en la primera semana y alcanzando disco de platino.

Un año más tarde liberó su segundo álbum, My Everything, que de nuevo debutó como número 1 en la lista Billboard y vendió en su primera semana 169 mil copias y fue aclamado por la crítica, que resaltó que el álbum mostraba la transición de niña a mujer, despegándola de un target expresamente infantil como lo tenía previamente, siendo una producción inteligente y llena de confianza. Del álbum se desprendieron de inmediato 3 sencillos, Problem, Break Free y Bang Bang, que la convirtieron en la primera mujer, junto con Adele, en alcanzar el Top Ten con 3 canciones en la lista, simultáneamente. El álbum, de nuevo, alcanzó disco de platino por sus ventas.

En mayo de 2016 y después de haber firmado un contrato exclusivo con Universal Music Publishing Group por su catálogo entero, salió a la venta su tercer álbum de estudio, Dangerous Woman, que debutó en el segundo lugar de la lista, y con el lanzamiento del sencillo homónimo en el Top Ten, Grande se convirtió en la primera persona en la historia del Hot 100 en tener un sencillo liderando las listas de cada uno de sus primeros tres álbumes debutando en el Top Ten.

De este álbum, una ecléctica mezcla de ritmos y tendencias que van desde el reggae hasta la balada cabaret, se han desprendido sencillos que han sido brutalmente bien recibidos y aclamados por la crítica.

En todos sus álbumes ha seleccionado muy cuidadosamente cada pieza, teniendo colaboraciones con innumerables figuras de la música y dándole una identidad única, de altísima calidad, cien por ciento disfrutable.

Además, Ariana Grande es la segunda persona más seguida en Instagram a nivel mundial, ha sumado más de 8 billones de vistas en sus videos de YouTube, y en 2016 fue seleccionada por la Time Magazine para ser parte de su listado de las 100 personas más influyentes del mundo.

Hacer un recuento de la cantidad de acciones que ha llevado a cabo durante tres años no es precisamente mi punto, sin embargo si es importantísimo resaltar que coopera activamente en varias asociaciones de beneficencia y causas humanitarias, incluyendo Kids Who Care, que cofundó y que se dedica a reunir fondos para diferentes caridades de Florida del Sur. Ha sido también extremadamente verbal en apoyar causas igualitarias, de género y en absoluto apoyo a la comunidad LGBTT, que la ha abrazado como Diva de la comunidad y que, en sus palabras, es un gran honor.

Además, y a raíz del atentado terrorista ocurrido en mayo pasado, al finalizar uno de sus conciertos en la ciudad de Manchester, Inglaterra, y que tuvo como saldo 22 muertos y 119 heridos, Grande mostró un lado humano y humilde, claramente conmovida por los hechos y decidió asumir el costo de cada funeral de las víctimas, donó un millón de dólares para la atención de los convalecientes, concedió todos los ingresos de la venta de su sencillo One Last Time a la misma causa y generó una enorme cantidad de donaciones para la British Red Cross organizando un gran concierto, One Love Manchester, a tan sólo 11 días del atentado, en la misma ciudad, con un elenco de invitados, representantes medulares del género, todos donando sus presentaciones a la causa. Para el concierto absorbió el costo de 14 mil boletos para todos los asistentes al concierto en el que estalló la bomba, y lo transmitió en vivo a través de la BBC y su canal de YouTube, logrando así donaciones en línea desde todas las partes del mundo.

Y así, habiendo sido subestimada por el mundo, que si por su edad, su look, su complexión, hoy no hay quien al escuchar su nombre no piense en alguien positivo, un buen ejemplo, una artista talentosa con una voz privilegiada, una mujer de convicciones firmes y que no teme expresarlas. Ariana Grande logró en tres años acceder a todo tipo de público, convencer contundentemente y elevar el estándar del género Pop a un nivel difícilmente alcanzable. Hoy es mi apuesta, y estoy segura que la de la mayoría, que su carrera va para largo y se ha convertido en la leyenda que el Pop de la segunda década del nuevo milenio necesitaba, aquella que los niños que hoy son adolescentes seguirán admirando por décadas. Es la Diva que las generaciones mayores a la suya hoy escuchan sin culpa, disfrutando de su talento y propuesta musical, única y en crescendo, ganándose los corazones de todo tipo de personas, y es así como se crea una leyenda, una que hacía tiempo el mundo necesitaba.

Mirna Calzada

Sobre el autor

The Boss.

(1) Comentario

  1. […] Quizá quieras leer: Ariana Grande: El pop necesitaba una leyenda […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *