fbpx

El arte acción, también llamado de muchísimas diferentes maneras, ha sido una de las disciplinas artísticas
más incomprendidas, juzgadas y, a la vez, importantes para el desarrollo de la actividad cultural de varias generaciones que, de una u otra forma, fueron marcadas por él. Este mes el Centro de Documentación Arkehia presentará una exposición histórica que era ya indispensable en el panorama cultural mexicano,
ya que pone el foco de atención en artistas, registros y movimientos medulares que delinearon un momento clave en la historia del arte local.

Sol Henaro

Mirna Calzada: ¿Qué es Arkehia, cómo funciona este espacio y cómo influye en el panorama cultural?

Sol Henaro: El MUAC cumple 10 años de haber sido inaugurado. Uno de los principales objetivos del museo es su colección entendida con líneas: el acervo artístico y el documental. Esto transformó el sistema cultural en México ya que no había parangón hasta ese momento. En el Centro de Documentación Arkehia conviven el acervo bibliográfico y el documental y desde ahí mapeamos las prácticas artísticas en México, anclado principalmente en lo contemporáneo, que fungen como prácticas pioneras. No sólo revisamos la producción de los artistas sino también de los muchos otros agentes que conformamos la comunidad y producción artística. Buscamos archivos de espacios independientes, de teóricos, críticos, curadores,
museólogos, publicaciones, etc. Al día de hoy tenemos 50 archivos y dos colecciones documentales. Son muy distintos a la concepción tradicional de un archivo en tanto “caja con papeles”; nuestros archivos están
conformados por obra artística, documentos mixtos, bocetos, documentación personal, fotografías artísticas y afectivas, bitácoras, notas, etc. Cada uno de los archivos tiene una personalidad muy distinta. La idea es convocar diferentes acervos importantes para fines de memoria y entender la práctica artística en su totalidad.

MC: Ahora presentarán esta exposición de arte acción en México, que a mí me parece importantísima
y creo que hacía mucha falta para contextualizar, hacer entender a la gente cómo fue su surgimiento, su pico y en qué momento está. ¿Nos puedes contar sobre la misma?

SH: Desde que abrió el museo se decidió que habría un área específicamente para hacer exposiciones
de archivo. Hacemos dos al año. Antes se convocaba a un curador externo y se le compartía equis archivo y se les pedía que generaran, a partir del mismo, algún tipo de orden o sentido. Desde el 2015 decidimos que queríamos que el equipo empezara a crecer, ya que somos, finalmente, los que catalogamos todo y por ende tenemos más conocimiento de cada archivo. Arte Acción: Residuos y Registros está totalmente conformada por archivos de Arkehia, tratando de responder preguntas con materiales que provienen de muchos fondos documentales que tenemos. Hicimos un equipo de investigación conformado por Alejandra
Moreno, Brian Smith, Cristian Aravena y yo. Decidimos hacer una curaduría colectiva, explorando los
distintos bagajes y conocimientos de cada quién, complementándonos en visiones y diferentes intereses
sobre los materiales. Revisamos todos los fondos documentales y realizamos un mapa muy rico donde fuimos ubicando agentes, cuáles fueron los años importantes, los nombres, proyectos y espacios que nos parecieron relevantes, de qué artistas de Performance se habían hecho exposiciones, individuales o colectivas, retrospectivas, etc. Además convocamos diversas nociones de cómo se ha denominado al Performance históricamente. Ya hecho esto, nos repartimos los fondos documentales y cada quién hizo una revisión, y seleccionó materiales que luego discutíamos.

Alejandra Moreno y Sol Henaro

Alejandra Moreno: En realidad fue muy enriquecedor, porque va de los fondos hacia afuera. Nos interesa que la exposición socialice el conocimiento que está resguardado porque históricamente pareciera que los archivos solo están hechos para especialistas. El hecho de llevarlos al espacio expositivo permite que todos puedan ver lo que hay adentro. Tenemos un listado de fondos y de forma intuitiva lo catalogamos en varias divisiones. Nuestro primer registro para la exposición es de 1970.

SH: Al principio no sabíamos qué tanto iba a alargarse porque habían agentes que se repetían constantemente pero no teníamos su fondo documental o algún material dentro de nuestros acervos. Empezamos a ver temas en específico y ahí se fueron generando los núcleos que vertebran la investigación. La exposición integra residuos materiales y documentales ya que al ser una práctica efímera, nos interesaba ver la estela que habían dejado. Quisimos también dar importancia a quienes registraron fotográficamente los trabajos y decidimos poner en las cédulas también ese crédito cuando lo tuvimos, es decir, tanto del o los artistas ejecutando la acción como de quien generó el registro fotográfico.

Autor no identificado registro de las acciones 15 000 voltios, diciembre 8, 1989 Fondo Armando Cristeto, Centro de Documentación Arkheia, MUAC, UNAM

MC: ¿Cómo abordaron las diferentes significaciones del Performance?

SH: Decidimos producir un solo texto entre los cuatro curadores, para ser una sola voz, así que fue un gran trabajo el poder ajustar las diferentes percepciones… el libro que aspira a ser útil en términos de investigación en el futuro tanto por el ensayo, la lista de obra y las imágenes que lo integran. Gran parte de la escena de Performance entre finales de los 80 y principios de los 90 estaba muy signada a ciertos recursos como el desnudo, sangre, fluidos, y si bien no fue la única manera de utilizar el cuerpo, hay
que decir que fue un tipo de performance muy visible en México. Sin embargo había muchos otros artistas que ya hacían uso del cuerpo como vehículo de enunciación y que no se identificaban con esas maneras.
Les decías: “tú eres performancero”, y algunos incluso casi se ofendían. Se generó una distancia y disputa, porque claro que ambos hacían Performance o Arte Acción, solo que los enclaves eran distintos. Para la investigación tratamos también de convocar esas otras maneras de entender o usar el cuerpo, de ubicarse. Tratamos de evocar diversas maneras en las que los artistas han explorado el Arte Acción y si bien la exposición no es genealógica ni cronológica, está ordenada por pulsiones.

Antonio Juárez (registro de la acción) Lorena Wolffer, Cartografía Shahida—Shahida Mapping, XII Muestra Internacional de Performance, Ex Teresa Arte Actual, 2006 Fondo Antonio Juárez, Centro de Documentación Arkheia, MUAC, UNAM

MC: ¿Que es para ti el Arte Acción?

SH: Es una práctica fascinante. La identifico como una de las más vitales de la transición del arte contemporáneo como tal. Es difícil fijar el pedigree, porque hay muchísimos residuos, las clasificaciones
son arbitrarias y hay miles de modos, pero yo sí creo que es una de las prácticas contemporáneas de mayor libertad. El arte lo es, pero el Arte Acción ha sido por autonomasia la práctica que irrumpe y que quiebra lógicas, ya sea del cuerpo, de la manera de entenderse la propia práctica artística, de la moral, o
de los límites. Es desestabilizadora per se. Así de ambiguo, para mí eso es lo que es. Me fascina su posibilidad deslocalizada, que está en todos lados y, a la vez, en ninguno.

Los núcleos en los que se ordenaron los archivos son:

RITUAL Y CATARSIS

Los objetos y las acciones cotidianas alteran su condición profana al ser convocadas desde la experiencia ritual. Así, palabras e instrumentos empleados por las/los artistas pierden su dimensión utilitaria habitual
para evocar lo sagrado y en ese proceso de transformación, el individuo se distancia de reglas establecidas. Una de las experiencias más contundentes en el caso del arte acción ritualístico o chamánico, es la purga que puede generar la liberación, tanto en el espectador como en el artista, por medio del éxtasis y la catarsis.

IRRUPCIONES A LO PÚBLICO

Las acciones estéticas que permiten resignificar el espacio cotidiano-normado, fungen como agentes con múltiples valores que posibilitan otras lecturas y sentidos por medio de obras conceptuales, colectivas y políticas. En tanto provocaciones, generan dinámicas diversas que ponen en cuestión el uso del espacio de la ciudad con el fin de potenciarlo como lugar de expresión social, cultural y político.

SALIR DE LA CARNE:
PRÓTESIS Y ACCESORIOS

Cámaras de video, anabólicos, dildos, prótesis médicas y simulaciones genitales se presentan para el
arte acción como amplificaciones de la carne para ir más allá del radio usual del cuerpo. Estos dispositivos
operan para resarcir fracturas en el cuerpo del o la artista, pero se extienden a la sociedad para señalar su propio quiebre. También la deformidad y la alteración de lógicas genitales, corporales y de roles nos afectan por disloque a lo que se cuestiona.

CORPORALIDADES
Y DISPUTAS DE GÉNERO

El interés por desbordar las construcciones corporales y de género que se contraponen a lo normado y
hegemónico, ha sido una constante en diversas acciones. Estas trastocan los estereotipos que determinan
a hombres, mujeres o cuerpos feminizables. Se mueven entre la crítica a lo biológico, hasta el desmontaje a las imposiciones de lo femenino y lo masculino. La fluidez genérica que proponen las/los artistas, incomoda a la biologización social y transgrede cómo nos construimos.

PARASITAR LOS MEDIOS

En el descontento por limitar el arte acción al acto efímero en contextos tradicionales como festivales, museos y centros culturales, algunos agentes consideraron inaplazable intervenir otro tipo de circuitos y
plataformas. Algunos de ellos optaron por participar en programas de televisión abierta ⎯como noticiarios
o programas de espectáculos⎯ para llegar a audiencias más amplias y subvertir la normalidad o status quo
en estos medios.

GOCE Y DESBORDES

La batalla por “hacerse de espacios” llevó a muchos de los protagonistas del arte acción a no menospreciar
ninguna oportunidad. Bares, festivales de música, las fiestas y la escena del cabaret fueron terreno fértil para la experimentación gozosa en la que afecto, desborde y fiesta interactuaban de modo integral como aliciente para las nuevas prácticas.

INICIATIVAS Y CONVERGENCIAS

La operación para difundir la escena del arte acción en México ha implicado esfuerzos individuales, colectivos, institucionales y en gran medida independientes para proyectar la efervescencia del “performance”. Desde espacios de perfil contracultural o bien, al margen de los centros de mayor visibilidad,
se proyectaron esfuerzos por darle lugar a esa escena a través de publicaciones, eventos y recopilaciones
que levantaron poco a poco, un registro fragmentario de dichos residuos e improntas.

EL OTRO COMO MEDIO O FIN

A diferencia de lo que suele pensarse, el arte acción no necesariamente pasa por el cuerpo del artista. En ocasiones las acciones han sido pensadas para que a través de un público-activo anónimo, éstas pudieran llevarse a cabo. En estos casos, la acción es deliberadamente pensada para ser ejecutada o corporeizada
por otros. Esta exposición por fin da un reconocimiento museístico a múltiples agentes que han integrado la escena durante décadas y que sus obras son parte medular de la vida de esta Ciudad. Definitivamente
es indispensable presenciarla, experimentarla, entenderla y aprovechar la oportunidad que la labor de este equipo curatorial ha realizado de manera exhaustiva desde hace más de año y medio.

Centro de Documentación Arkehia – MUAC
2 de febrero a 17 de junio