fbpx

El cineasta italiano Bernardo Bertolucci, conocido por películas como Último tango en París o El último emperador, murió en su casa de Roma a los 77 años.

Bertolucci, considerado un maestro del cine italiano y mundial, ganó un Oscar como mejor director en 1988 por El último emperador, película que obtuvo otros ocho galardones de la Academia.

En 1972 se dio a conocer en todo el mundo con Último tango en París, una película erótica con Marlon Brando y Maria Schneider que provocó un escándalo por controvertidas escenas de sexo. La película fue prohibida en Italia.

Y a pesar de que hoy el cine se viste de luto, no pude dejarse de lado una de las peores actitudes de un cineasta y que hoy, el día de su  muerte, manchan irremediablemente sus logros.

El último tango en París, clasificada como de alto contenido sexual en muchos países, Maria Schneider, tenía 19 años cuando empezó el rodaje, y en la cinta vive una historia tórrida con un viudo estadounidense de paso por la ciudad, interpretado por Marlon Brando. Una de sus escenas de sodomía destruyó la vida de una actriz. Antes del escándalo Weinstein y del #MeToo, El último tango en París, de Bernardo Bertolucci, se convirtió en símbolo de la violencia sexual en el séptimo arte.

La película, cruda y mórbida, alcanza su paroxismo en una escena de sexo no consentida, con una barra de mantequilla como lubrificante.

Pese a ser simulada, esta escena de violación marcará la historia del cine.

Según la intérprete francesa que rodó posteriormente unas 50 películas, ni Brando ni Bertolucci la previnieron del uso de la mantequilla.

Al abordar nuevamente esta escena en 2007 en declaraciones al tabloide británico Daily Mail, la actriz confió que sus “lágrimas eran verdaderas” en la película.

Bertolucci fue también uno de los pocos directores de cine italianos en rodar con frecuencia en el extranjero. En París, realizó su última película, Los soñadores (2003), en África con Refugio para el amor o en Bután con El pequeño buda.

Nacido en Parma, en el noreste de Italia, en 1941, Bertolucci hizo también películas de alto contenido político e histórico, como Novecento (1976), que recorre la historia de las luchas de clase en el rico valle del Pô a través del destino de dos amigos de infancia a principios del siglo XX. La película tiene un prestigioso casting internacional (Robert De Niro, Gérard Depardieu, Burt Lancaster, Dominique Sanda). Otro ejemplo es la película El conformista, sobre la izquierda en tiempos del fascismo italiano.

El cineasta, que en los últimos años iba en silla de ruedas, creció en un entorno rico e intelectual y empezó a apasionarse por el cine a través de la película La Dolce Vita, de Federico Fellini.