fbpx
Tv

Bojack Horseman, la parte más oscura de la fama.

La brillante serie de animación volverá a enseñarnos la parte más oscura de la fama a partir de septiembre.

De algún modo, Raphael Bob-Waksberg consiguió convencer a los directivos de Netflix de que una dañina sátira sobre un caballo adicto a todo era una excelente carta de presentación. La compañía se la jugó y ‘BoJack Horseman’ se convirtió en su primera serie animada de producción propia, demostrando que el riesgo, a veces, merece la pena.

Tras un tímido primer capítulo, la serie fue ganando en ritmo y personalidad hasta convertirse en todo un referente dentro de los dibujos animados para adultos. Entre chistes ácidos y gags sobre la industria, la serie ha logrado construir unos personajes complejos con los que es fácil sufrir mientras, inexorablemente, destrozan sus vidas.

La temporada pasada terminó con BoJack afrontando nuevos problemas después de que le quitaran su nominación al premio Óscar. Es probable que la cuarta temporada continúe esa espiral descendente, con el infaltable humor negro. En una entrevista con The Verge en 2015, el creador de ‘BoJack Horseman’, Raphael Bob-Waksberg, dijo que está interesado en enfrentar a los personajes a nuevas situaciones que los obliguen a encontrarse con ellos mismos.

 

Esta serie animada protagonizada por un caballo humanoide se ha abierto camino en medio de la gran oferta televisiva actual. Así que, si aún no has visto la serie o si renunciaste después de algunos episodios, todavía tienes tiempo para ponerte al día o darle una oportunidad.

Avatar

Sobre el autor

Vive en una ubicación no revelada y desde ahí trabaja en algunos proyectos
que prefiere mantener en secreto. Escribe para poder sobrevivir el caos y la
nostalgia de su vida diaria. Es maestra en Arte y ahora considera qué tal vez
sea necesario tener otro título para guardarlo en un librero. Le gustan los
perros, ama el cine y la música. Hasta hace poco tiempo entendió que la vida no tiene sentido y desde entonces es muy feliz y vive cada día como si fuera el último. Seguirá escribiendo hasta que las luces se apaguen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *