fbpx
Moda

Carla Henkel. BLACKDAKOTA: Descubriendo Identidades

Retratos por Rubén Márquez

El ser humano ha buscado, desde siempre, la capacidad de destacar, reinventarse u oponerse. La búsqueda de la identidad, de la definición individual, forma parte de un todo personal; y una de las maneras de lograrlo para la sociedad es a través de la ropa, la moda, aquello que portas y que te muestra de alguna forma. Y es así como iniciativas estéticas como la de Carla Henkel, a través de su marca de ropa BLACKDAKOTA, permean positivamente un nicho, quizá de pronto ya viciado por una industria, permitiéndole de nuevo a la gente buscarse y mostrarse con un estilo particular, ese que te brinda la seguridad de que estás siendo tú mismo.

Mirna Calzada: ¿Cómo fueron tus inicios en el diseño?

Carla Henkel: Estudié desde muy chica diseño de moda, primero en la Casa de Francia, en Creamoda, y luego me fui a Italia, al Istituto Marangoni. Más adelante me fui a vivir a Barcelona, donde estudié diseño de vestuario para Artes Escénicas, en el IDEP. Siempre me fui por el lado creativo, nunca me enfoqué tanto en la parte de la hechura o el patronaje. A mí me gusta mucho caracterizarme y me encanta crear, de cierta forma, personajes. Por eso mi objetivo es darle a la gente un estilo definido, no solamente con una prenda, sino todo el look completo.

Foto: Rubén Márquez

MC: ¿Qué pasa cuando terminas de estudiar y regresas a México?

CH: Cuando regresé a México no sabía por dónde empezar, pero al muy poco tiempo conocí a Jimena Murray, una fotógrafa con quien hice click de inmediato e hicimos muy buena mancuerna. Decidimos Jimena y yo irnos a vivir juntas a Casa Prunes, un espacio padrísmo aquí en la colonia Roma. Viví ahí siete años, y todos mis vecinos se dedicaban al diseño, por ejemplo Héctor Galván, o Carla Fernández, quien sólo tenía el taller ahí. Era un ambiente muy creativo e increíble. Fueron años muy interesantes. Y ahí se me ocurre hacer una marca y surge el nombre BLACKDAKOTA. Me parecía un nombre fuerte, diferente y que me definía. Y ahí arranqué, pero al principio hacía más cosas de interiorismo, por ejemplo cojines, portavasos, y ropa como kimonos y pijamas, más cosas para indoors. Así empezó a crecer.

MC: ¿Cómo fue que comenzaste a definir tu diseño actual?

CH: Pasó el tiempo y empecé a diseñar más, y tuve una transición. Seguí adelante con todo, con el taller en el Sur de la Ciudad, y tratando  de descubrir mi nicho para definir qué era BLACKDAKOTA. Dejé de hacer interiorismo y arranqué una etapa en donde comencé a hacer muchos cuellos de lana, con materiales como cuero, y fue en este momento cuando, creo, comenzó la definición de la marca.

MC: ¿Cómo definirías BLACKDAKOTA?

CH: BLACKDAKOTA siempre ha sido una marca atemporal, no está basada en una tendencia o temporada en particular, aunque siempre me gustó más la ropa invernal. Pero es por esto que la gente que compró hace tiempo, años quizá, la puede seguir usando en cualquier momento, no pasa de moda. Y eso le parece a la gente entrañable; sus prendas se vuelven acompañantes de su historia, se integran a la vida, y las personas le tienen mucho cariño. El estilo es muy andrógino, toda la ropa es unisex, y mi nicho está creciendo más hacia mujeres que quizá tienen claro el estilo que les gustaría pero no han sabido cómo poder obtenerlo o manifestarlo. Muchas quieren poder usar cosas con algunos tonos más masculinos pero sin que pierdan su funcionalidad, sin tener que comprarse unos pantalones de hombre porque quieren un corte amplio y bajo, pero que al final tampoco termina funcionando porque no está pensado para su cuerpo.

MC: ¿Cómo ha evolucionado tu visión con respecto a BLACKDAKOTA?

CH: Hoy mi exploración en el diseño se ha hecho mucho más personal. Baso mis creaciones en la ropa que me gustaría usar a mí, en qué me gustaría ponerme, Las uso y me doy cuenta que puedo compartir mi estilo. Y mi ropa, más que adaptarse a una anatomía determinada, tiene que ver con cómo te quieres sentir y ver. Sólo diseño en blanco y negro, principalmente en negro, y sólo uso materiales naturales, ya sean cuero, algodón, etc. En mi taller trabajo con la misma persona desde hace 9 años; no maquilamos industrialmente, todo lo hacemos personalizado y es revisado pieza por pieza por mí. A mí me encanta la moda berlinesa y rusa, y se podría decir que son mi influencia. El concepto de muchas capas, capuchas, un poco de oscuridad, le da una autenticidad e identidad muy particular a BLACKDAKOTA.

MC: ¿Cómo dirías que es la experiencia de un cliente al enfrentarse a BLACKDAKOTA?

CH: Cuando clientes vienen al showroom les doy un trato absolutamente personalizado, armando y diseñando un estilo adecuado, de pies a cabeza, basado en cómo les gustaría verse y ser vistos. A mí me llama mucho la atención el poder inspirar a la gente a atreverse a definirse, me retroalimenta.

MC: ¿Cuál es el sello distintivo de BLACKDAKOTA? ¿Qué es lo que le da ese gran valor que la diferencia?

CH: Antes de sacar una prenda la uso una y otra vez, explorando las reacciones de la gente, sus necesidades. Por ejemplo, si yo traigo una sudadera que quizá me querría poner abajo de una chamarra ajustada, debo entallar las mangas, o cosas así. Con mis clientes soy insistente en que se prueben la ropa
para poder crear estos estilismos, que vean de qué tantas formas se pueden poner las prendas, y la marca está pensada para ser muy versátil y práctica, que no sólo sea algo de día, que cada pieza pueda ser combinada de mil maneras diferentes, para usarse en casi cualquier ocasión. El estilo es no tener que ser
femenino o masculino, sino humano, estoy tratando de empatar esas formas en una misma, y creo que consigo inspirar a mis clientes. Las prendas deben ser también confortables. Me gustan los materiales raw, crudos, las cosas bien hechas y going back to basics. Mi control de calidad es importantísimo, entonces cada prenda está cuidada por dentro y por fuera, cada detalle, con mucha dedicación y quien las compra sabe que su prenda le va a durar toda la vida. Mis clientes llevan muchísimos años conmigo, pero ahora han llegado muchas clientes nuevas directamente a comprar. Hoy se acercan a mí principalmente por redes sociales y ya vienen al showroom buscando su look individual.

La importancia de poder ser, sin que nada ni nadie te predefina, ni el género, físico o estilo, es sin duda la
principal aportación de esta marca que, con productos de altísima calidad, diseño impecable y una necesidad
de ver a cada persona como una posibilidad, exaltando cada una de sus particularidades, mantiene pasos firmes y congruentes en su concepto, abriendo la puerta a cualquiera a explorar y definir su propio estilo.

Mirna Calzada

Sobre el autor

The Boss.

(1) Comentario

  1. […] ¿Te gusta la moda? Conoce aquí a Carla Henkel, diseñadora de la marca BLACKDAKOTA […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *