fbpx
Cultura

Carne y Arena ya está en México. ¡No te quedes sin verla!

La instalación de Alejandro G. Iñárritu realizada mediante realidad virtual Carne y Arena (virtualmente presente, físicamente invisible) explora la condición humana de las personas migrantes. Basada en relatos reales, las líneas superficiales entre sujeto y espectador se difuminan hasta mezclarse, permitiendo a los individuos pasear por un vasto espacio y experimentar a profundidad un fragmento de los viajes personales de los migrantes. Carne y Arena, una experiencia inmersiva en la que vuelven a coincidir Iñárritu y Emmanuel Lubezki, colaboradores frecuentes, así como la productora Mary Parent e ILMxLAB, gira en torno a una secuencia virtual de 6 minutos y medio para una persona que utiliza tecnología inmersiva de vanguardia para crear un espacio multinarrativo de luz con personajes humanos.

Esta es una experiencia virtual de 6 minutos y medio. Entrarás a ella tú solo y contarás con la asistencia del personal autorizado.

Horarios: Martes y miércoles de 08:00 hrs a 20:45 hrs; jueves a sábado de 09:00 hrs a 23:45 hrs; domingo de 09:00 hrs a 18:00 hrs.

Sólo podrán acceder a la experiencia las personas que hayan comprado su boleto antes en línea.

Se recomienda llegar con al menos 30 minutos de anticipación.

Se lleva acabo en el Centro Cultural Universitario Tlatelolco (CCUT) ubicado en Ricardo Flores Magón 1, Nonoalco-Tlatelolco.

El boleto tienen un costo de $300 pesos.

El evento no es recomendable para personas con claustrofobia, afecciones cardíacas, antecedentes de convulsiones, epilepsia, problemas de movilidad, mujeres embarazadas y menores de 15 añ

Avatar

Sobre el autor

Vive en una ubicación no revelada y desde ahí trabaja en algunos proyectos
que prefiere mantener en secreto. Escribe para poder sobrevivir el caos y la
nostalgia de su vida diaria. Es maestra en Arte y ahora considera qué tal vez
sea necesario tener otro título para guardarlo en un librero. Le gustan los
perros, ama el cine y la música. Hasta hace poco tiempo entendió que la vida no tiene sentido y desde entonces es muy feliz y vive cada día como si fuera el último. Seguirá escribiendo hasta que las luces se apaguen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *