fbpx
Arte, Cultura

Cerith Wyn Evans. Un acto de trapecio óptico invade el Museo Tamayo

Por primera vez en México se presenta una exposición monográfica del artista británico y a través de doce piezas producidas en los últimos 10 años, se busca detonar experiencias sensoriales y temporales en el espectador, así como desafiar las nociones de percepción, cognición, subjetividad y realidad.

Evans comenzó su carrera como cineasta, produciendo películas y colaborando en proyectos de otros autores. Desde la década de los noventa, se ha enfocado en la producción de obras centradas en el lenguaje y la percepción, en la mayoría de los casos a través de proyectos de sitio específico. Su trabajo ha sido expuesto en espacios como la Tate Britain, la Haus Konstruktiv en Zurich, el Museo Bolzano en Italia y en el Skulptur Projekte Münster en Alemania, asi como en la 57 Bienal de Venecia y la de Moscú.

El trabajo de este artista es conocido por crear momentos de tensión y fractura dentro de las estructuras de comunicación existentes —ya sean visuales, sonoras o conceptuales— a través de estrategias como la refracción, la yuxtaposición, la superposición, la contradicción, la oclusión y la revelación.

Con un montaje que responde específicamente a la arquitectura del museo, las obras actúan como catalizadores creando líneas visuales o de sonido que atraviesan los espacios de exposición, como si establecieran un diálogo o un tipo de concierto entre ellas. Así, Wyn Evans se acerca a lo material e inmaterial a través de los efectos transformadores que la luz, el sonido y la duración pueden tener en el espacio y sus ocupantes.

La muestra se centra en la instalación a gran escala de la obra titulada E = C = L = I = P = S = E (2015), que permanecerá suspendida del techo en el patio central del museo. En esta pieza, un texto en neón describe la progresión temporal y geográfica de un eclipse de sol en varios continentes. Por su parte, otro texto en neón que lee: Aquí el espacio se transforma en el tiempo … aquí el tiempo se transforma en el espacio … (2007) resume dos temas clave para el artista: percepción y duración, mientras que las referencias textuales logran generar una síncopa entre las nociones de ubicación, percepción y comunicación.

Dos de las obras más nuevas, Sutra (2017) y Mantra (2017), instaladas en el patio central y la sala 2, respectivamente, exploran el potencial del audio transformado y transfigurado en luz. Se trata de un par de candelabros de vidrio adornado (fabricados por Galliano Ferro en Murano), que parpadean intermitentemente a partir de la iluminación dirigida por una partitura de piano compuesta e interpretada por el artista.

Cerith Wyn Evans, S=U=T=R=A, 2017. © Cerith Wyn Evans. Fotografía: Rebecca Fanuele. Cortesía del artista y de Marian Goodman Gallery, Nueva York, París, Londres

La obra Composition for 19 Flutes (2015) es un grupo de flautas de vidrio suspendidas del techo a diferentes alturas, en una disposición radial similar a un ventilador. Las flautas emiten un sonido —derivado del aire que reciben a través de una serie de tubos transparentes— que es modulado para crear intervalos a diferentes volúmenes, timbres, alturas y densidades. La pieza produce una resonancia microtonal expansiva que resuena a través de toda la exposición.

En Still life (in course of arrangement…) II y V (2015) una serie de árboles sobre platos giratorios giran de forma casi imperceptible, mientras un juego de sombras se proyecta en la pared por efecto de diversos focos superpuestos. A nivel de pared, S = H = A = D =E (Evacuate) (2017) presenta las 22 páginas del poema Un Coup de Dés Jamais N’Abolira Le Hasard (1897) de Stéphane Mallarmé, enmarcado individualmente y con todas las palabras recortadas, evocando un borrador que el artista Marcel Broodthaers hizo en 1969 de este mismo texto. Las líneas rítmicas del poema aparecen como un tipo de código o nota musical reemplazado por aperturas rectangulares. Esta pieza crea nuevas analogías visuales y significado a través del proceso de ocultación, borrado y evacuación.

Los visitantes podrán ver instalada en la sala 1, The Illuminating Gas … (after Oculist Witnesses) (2015), obra que está inspirada en las formas radiales tripartitas del “Oculist Witnesses” de la icónica obra The Bride Stripped Bare by Her Bachelors, Even de Marcel Duchamp. Tres discos de neón blanco brillante recrean las formas del Duchamp original a partir objetos tridimensionales y multidimensionales.

Cerith Wyn Evans, The Illuminating Gas… (after Oculist Witnesses), 2015. Fotografía: White Cube (George Darrell).

En este mismo espacio, Neon Forms (After Noh II) y Neon Forms (After Noh III), ambas de 2015, crean formas que, desde ciertos ángulos, parecen dibujadas con una sola línea quebrada, mientras que desde otros crean un collage caótico. Suspendida del techo, la estructura de neón parece extenderse, plegarse y desaparecer en el espacio, provocando que la experiencia que vive el espectador parezca ser elástica.

Finalmente, T=R=A=N=S=F=E=R=E=N=C=E (Frequency shifting paradigms in streaming audio) (2012) es la única pieza en la muestra que atraviesa el espacio a través del sonido. Un altavoz colocado en el piso crea una columna de audio que transmite observaciones y análisis de señales radiales de planetas, estrellas y otros objetos astrofísicos.

Es interesante visitar esta muestra pues las instalaciones de Evans trabajan a manera de catalizador, es decir, son una reserva de potenciales significados que se revelan en múltiples eventos discursivos. Por otra parte, su obra es altamente refinada en cuando a términos estéticos pues tiene muchas referencia a la arquitectura, la música, diseño, teatro tradicional japonés, astronomía, psicoanálisis y hasta clave Morse. Sus piezas generan un tipo de ensueño en el espectador, ya que los objetos yuxtapuestos invitan a la reflexión profunda, en donde el deseo y la realidad se conjugan.

Esta exposición, junto con la de Artaud. 1936, marca el inicio del programa expositivo del recinto en el 2018 y estará abierta al público hasta el 6 de mayo.

Cerith Wyn Evans, Still life (In course of arragement…) II, 2015. Fotografía: White Cube (Ben Westoby)

Avatar

Sobre el autor

Vive en una ubicación no revelada y desde ahí trabaja en algunos proyectos
que prefiere mantener en secreto. Escribe para poder sobrevivir el caos y la
nostalgia de su vida diaria. Es maestra en Arte y ahora considera qué tal vez
sea necesario tener otro título para guardarlo en un librero. Le gustan los
perros, ama el cine y la música. Hasta hace poco tiempo entendió que la vida no tiene sentido y desde entonces es muy feliz y vive cada día como si fuera el último. Seguirá escribiendo hasta que las luces se apaguen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *