fbpx
Lifestyle

Duban Buitrago: un mundo de viento en el rostro

Duban Buitrago

¿Cómo es tu incursión en el motociclismo?

Yo soy colombiano y en mi país hay una larga tradición de motociclismo. Desde que tengo memoria estaba con mi papá, abordo de una Lambretta, la moto de aquella época. Desde ahí viene esa sensación del viento en el rostro y demás. A los 13 años mi papá me dio mi primera moto. A los 15 hice mi primer viaje manejando la moto solo, a un camping. Ahí fue cuando dije “de aquí somos”. El tema de vivir el motociclismo independientemente de la edad a la que inicies, es experimentar esta sensación que sé que suena trillada, pero sí es de libertad. En la moto experimentas cosas y sensaciones que en un auto jamás vivirías. Aquí en México, por ejemplo, que me gusta salir a rodar en la madrugada, y vas por un pueblo, puedes oler el ocote con el que encienden los fogones de leña, o por esas horas, sientes el aroma a la tierra húmeda del rocío de la mañana. En un auto jamás lo vas a vivir. Cuando llueve y te mojas, también eso forma parte de lo que sientes en una moto. Estas compenetrado con la naturaleza y eres parte del paisaje. En el carro ves al mundo dentro de una vitrina, como en un aparador. En la moto, eres parte del camino, del paisaje, y eso es increíble.

¿Tus rodadas las haces solo?

Normalmente viajo solo y haciendo camping. Lo que llamo expediciones son viajes de largo alcance, de 20 o 30 mil kilómetros, un par de meses en promedio y me gusta hacerlos solo, por el tema de la libertad. Son viajes a la locura pues vas 12 o 14 horas hablando contigo mismo, con los recuerdos, incluso las recriminaciones por no tomar buenas decisiones en una desviación, o pararte a una foto. Ya por el quinto día entras en otro tipo de estado mental. Te vuelves un nómada. Te deja de importar cómo te ven.

¿Te ha tocado convivir con las comunidades locales?

Esa es una de la ventajas de viajar solo. Cuando vas con otra persona, es una especie de burbuja en la que vas con el otro. Cuando vas solo te ves forzado a hablar con la gente local para buscar comida, combustible. La gente te ve como un alienígena, como un loquito que anda ahí en carretera, pero es muy bonito porque la personas siempre están dispuestas a ayudarte. Además te ven como una curiosidad del momento. Cuando iba a cruzar la frontera de Turquía, me decían, “México está para el otro lado”, en inglés, riendo, pues era la primera moto con placa mexicana que cruzaba por ahí.

¿Qué tan importante es tener un equipo de calidad, un atavío con protecciones?

Mira, en el tema de seguridad en el motociclismo siempre he dicho que lo barato sale caro. Un motociclista que pregunte por el equipo más barato, está mal, pues eso se te termina revirtiendo en un accidente.  El equipo es importante. Un buen casco, una buena chamarra, los guantes. En Alaska usé unos guantes que supuestamente eran una maravilla para el frio y contra el agua, y luego de 36 horas seguidas de lluvia y de una temperatura de 10 grados bajo cero, sufrí por no haber invertido en unos mejores. Es preferible comprar un buen equipo a terminar con una lesión o pasarla mal por no llevar el adecuado. Así que para mí este es siempre un tema de inversión, no de gasto.

black label bikerTienes una marca de ropa para bikers, ¿puedes platicarnos un poco sobre ella?

En el mercado para motociclistas normalmente usas pantalones de cordura o de plástico o piel. A mi no me gusta ninguno de esos materiales. Para un viaje de una o dos horas, está bien. Pero en mi caso que son viajes largos y que uso la moto diario, necesitaba una prenda o una marca que tuviera el fit para alguien como yo, que gusta de andar en moto y que necesita comodidad, estilo y seguridad. Trabajé muchos años en la industria textil, entonces me acerqué con el equipo de Dupont en Ginebra y les dije que quería un pantalón de mezclilla con kevlar. Me dieron la asesoría científica y sacamos la marca Black Label Biker. Yo ya sólo uso mi marca, que es un pantalón de mezclilla con kevlar, con protecciones en rodillas y cadera. La tela es algodón con licras stretch así que es muy cómodo. El mantenimiento es mucho más sencillo que uno de piel o de cordura. A parte, yo en un viaje de dos o tres meses los lavo cada 10 días y en una hora, en cualquier lavandería lo tienes listo, sólo le quitas las protecciones.

También tenemos chamarras de mezclilla para otoño y hoodies con la mayor área de kevlar para protección, para hombre y mujer. Además, somos la única marca en el mundo que te da la reposición de la prenda sin costo en caso de accidente a cambio del testimonio del siniestro.

¿Para los ojos?

Es muy curioso. En E.U. hay estados en los que podrías ir desnudo en la moto pero tienes usar lentes. El tipo de motociclista ha cambiado mucho allá. Se ha ido evolucionando a un motociclista consciente en cuanto al tema de seguridad.  Los ojos tienes que protegerlos de los bichos, arena, piedras, podrías ir desnudo pero los lentes son obligatorios para proteger. Si no los llevas, te multan. Y para eso tenemos los Nannini, con estilo y que mantienen resguardada la visión.

¿Dónde distribuyes tu marca?

Lo trabajamos en boutiques Premium. En México está Custom Rock, en DMoto 929, Arango, y en todas las boutiques de prestigio. Ahí encuentran mi marca y próximamente los lentes Nannini.

Por supuesto no bebes mientras ruedas.

Yo no bebo.  Yo prefiero no desvelarme en una fiesta y en cambio, estar de pie a las 5 de la mañana y comenzar a rodar. El alcohol no va con la moto.

¿Y qué nos dices del tema del machismo en el mundo de los bikers?

Ese es un tema muy superado. En México acaba de hacerse el International Female Ride, con 400 mujeres motociclistas. Vienen también los rallys para mujeres. Hay mujeres que son mucho mejores pilotos que cualquier hombre. En el motociclismo no hay género. Hay respeto en el que verdaderamente es motociclista.

Das muchas conferencias. ¿Cuál es el punto principal que quisieras compartir a partir de tus experiencias?

La seguridad. El comprar una moto sin haber tomado una clase de conducción es un acto de irresponsabilidad. Por más años que lleves manejando una moto, debes tomar un curso de conducción, de manejo defensivo. Aprende a manejar con lluvia, a tomar curvas, a pasar un bache. Yo en las charlas que doy siempre me enfoco en el tema de seguridad. Uno no puede decir que es motociclista cuando no tienes el equipo de seguridad adecuado, o cuando no has tomado un curso de primeros auxilios, o no sabes cambiar una llanta o no has tomado una sola clase de conducción. Las charlas son en pro de eso. Con la ANASEVI (Alianza Nacional por la Seguridad Vial) estamos trabajando de cerca con el senado precisamente para la regulación del equipo de seguridad, de las licencias. Estamos trabajando en eso.

¿Cuándo podremos verte de nuevo en una conferencia?

Viene una en Querétaro el 16 de junio, en un evento grande. Unas conferencias sobre Alaska en septiembre. Luego, en el Salón Internacional de la Moto en Santa Fe, en octubre, tendré un stand para tener acercamiento con la gente. En mis redes (Facebook, Instagram, twitter y Youtube) pueden encontrar toda la información de dónde vamos a estar.

Buitrago

Mirna Calzada

Sobre el autor

The Boss.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *