fbpx

Cuando se piensa en un ladrón o asesino, frecuentemente lo imaginamos horrendo. Quizás es porque muchas veces así se nos ha presentado. Deforme, dientes chuecos, frente enorme. Un personaje proveniente de una familia disfuncional, de una clase social baja, sin presencia. Pero, ¿qué tal un asesino atractivo de acuerdo a los cánones de belleza? Un asesino y ladrón, nacido en el seno de una buena familia, sin problemas económicos importantes. ¿Cambiaría tu percepción sobre él? ¿Juzgarías sus crímenes de manera distinta? ¿O te interesarías más en el caso por el simple hecho de que el perpetrador posee cierta belleza?

El Ángel es un filme del director argentino Luis Ortega que está inspirado en Carlos Robledo Puch, quien actualmente cumple una condena en un penal argentino por cometer más de cuarenta robos y once
asesinatos. El nombre de la película por sí solo perturba, pues ¿cómo es posible que a un asesino se
le compare con un ángel? Los crímenes de Robledo acapararon la atención de los medios, sobre todo
porque nadie se imaginaba que alguien como él pudiera cometer semejantes atrocidades. Debido a su
cabello rubio rizado y sus facciones finas se le apodó El Ángel Negro o El Ángel de la Muerte.

Luis Ortega parte de estos hechos de la vida real para contar la historia de Carlitos, quien es presentado
como un joven de 17 años que se comporta como si no supiera lo que hace. En su adolescencia conoce a Ramón, a quien quiere impresionar. Juntos empiezan a delinquir y el asesinato se presenta como una consecuencia. Carlitos se convierte en una figura mediática y pasa a ser El Ángel de la Muerte. En El Ángel, el hecho de llevar a cabo un crimen se percibe, de acuerdo con Ortega, como una extensión del deseo de la libertad, el deseo del protagonista de sentirse vivo, de saber que alguien lo está mirando y por ello, se comporta como lo haría una estrella de cine. Ortega incluso lo concibe como un personaje que se siente como el espía de Dios. Cometer estos delitos le dan sentido de pertenencia, una identidad que no le puede ser arrebatada. Este personaje, condenado a prisión a los 20 años y uno de los presos más antiguos en la historia penal de Argentina, es interpretado por Lorenzo Ferro. El Ángel formó parte de la Selección Oficial de la 71º edición del Festival de Cannes en la sección Un Certain Regard. No te pierdas el estreno en las
salas de nuestro país de esta coproducción argentina y española.