fbpx
Cultura

El mundo de Tim Burton. El mundo de los desadaptados.

El mundo de Tim Burton por fin está en México y trae consigo mas de 400 dibujos, pinturas, instalaciones de esculturas, figurillas e imágenes en movimiento. Esta expo estará abierta al público del 6 de diciembre hasta abril del año siguiente en el Museo Franz Mayer (Hidalgo 45, Centro Histórico).

 

Esta famosa exhibición abrió por primera vez en el Museo de Arte Moderno (MoMA) de Nueva York y llega a nuestro país después de su gira por Melbourne, Los Ángeles, París, Seúl, Praga, Tokio, São Paulo y Hong Kong.

 

Esta exposición incluirá piezas nunca antes exhibidas y, por primera vez en la historia, el libro titulado El arte de Tim Burton (compilación definitiva del proyecto artistico personal de Burton) estará disponible en español.

 

Tanto el cine como el arte, desde siempre han tomado de otras influencias artísticas o han nacido a partir de ellas. Los grandes directores se han basado en los iconos pictóricos para  expresar  emociones  y  sensaciones  en  la  pantalla,  o  simplemente  para  crear  una  ambientación  acorde  con  el  argumento  del  film.  En  todo  caso,  la  pintura  siempre  ha  estado  muy  presente  en  el  cine.  Tanto  que las  grandes  corrientes  artísticas  que  comenzaron  siendo  pictóricas,  no  tardaron  en  ir  acompañadas  de  su  correspondiente  cine afín. La obra de Tim  Burton, considerado  uno de los cineastas más originales y estimulantes del  Hollywood actual, presenta una serie de características que son merecedoras de una atención  especial.

 

El  cine  de  Burton  posee   claramente   unas   bases   expresionistas   con   un   toque   gótico. Este   director  estadounidense ha sabido trasladar hábilmente y con éxito a nuestros tiempos la estética expresionista  de  principios  de  siglo. Los temas, el tratamiento de los escenarios, la  estética, los  personajes,  todo hace una clara referencia a este estilo.

 

Los principales temas que Burton aborda en sus obras son la figura del hombre contra  el  mundo (Ed Wood, Edward Scissorhands), los mundos fantásticos (Nighmare Before Christmas), las   dobles   personalidades (Batman), las diferentes realidades y la imaginación (Big Fish, Charlie and the Chocolate Factory, Alice in Wonderland), el lado oscuro o la lucha entre el bien y  el mal (Sweeney Todd) y la muerte (Beetlejuice, Corpse Bride). Estas temáticas recuerdan bastante a las presentes en el cine expresionista alemán, tales como la muerte (Nosferatu, Murnau, 1922), el desdoblamiento demoníaco (El Gabinete del Dr.Caligari,  Wiene, 1919) y los  mundos fantásticos o las diferentes realidades (Metropolis, Fritz Lang, 1927).

 

En  definitiva, pese a que las temática sea diferentes entre sí, tienen un denominador común y  este es el escapar del mundo real y crear nuevos mundos mediant personajes originales, extraños y complejos que deben luchar contra la norma establecida.

 

En la muestra El mundo de Tim Burton parte de lo anterior podrá verse plasmado en los trabajos que estarán expuestos. Las obras en blanco y negro y con una estética claramente expresionista mostrarán el juego con la iluminación, utilizando claroscuros, sombras exageradamente    alargadas, los decorados que parecen interactuar con los personajes y además, donde también están presentes los planos y las perspectivas angulosas tan característicos del expresionismo  germano. Burton utiliza sombras desproporcionadas y amenazadoras para resaltar el lado oscuro y siniestro de su mundo.

 

Otro tema que encontrará el espectador de forma recuerrente en la exposición es la arquitectura. Una arquitectura que al no poder manifestarse físicamente lo hacía a través de  los  decorados  cinematográficos y los cientos de dibujos del cineasta. Los decorados de los mundos de Burton parecen interactuar con los personajes, casi con vida y entidad propia y fundirse  con ellos para transmitir sensaciones al espectador e integrarlo más aún en la historia.

 

La caracterización de los actores es otro punto a destacar en la obra de Burton y que podrá verse claramente en el desarrollo de estos a partir de sus bosquejos presentes en la muestra. En el expresionismo era destacable el maquillaje y el vestuario. Ojos excesivamente remarcados, maquillaje blanco para que los actores parecieran pálidos y otras características que Burton  adaptó a casi todas sus creaciones.  A partir de estos detalles los personajes parecen poseer un alma que revela a seres diferentes del resto y que destacan por tener un mundo interior que entra en conflicto con el resto de la humanidad.

 

Tim Burton emplea el cine menos para explorar el mundo exterior y más como para investigar su propio mundo interior. Muchos de sus films contienen elementos autobiográficos y casi todos ellos, un personaje que es su claro alter ego. En la exposición el espectador podrá dar cuenta de esto: de que Burton remite constantemente a su proyecto biográfico en desarrollo.

 

Tim Burton ha sido calificado con los adjetivos más variopintos: visionario, oscuro, macabro, iconoclasta, genial, innovador, rebelde, individualista, extravagante, inadaptado, hiperbólico, irónico, obsesivo, morboso, manierista, inconformista, anti convencional, infantil, caprichoso, excéntrico, divertido, etc. Su físico frágil y desgarbado recuerda a un desvalido niño perdido y muchos han destacado una personalidad sumamente sensible, receptiva, cordial y tímida. Sin duda, Burton sería un personaje perfecto para una de sus propias películas.

 

El cineasta como su trabajo escapan a toda posible clasificación. Algunos críticos han señalado que su cine opera en “lo maravilloso”, un término que intenta acoger todas las singularidades del personalísimo universo del cineasta. En sus películas se dan cita los cuentos de hadas, el amor por lo siniestro, las películas de monstruos, los relatos de Poe, el expresionismo alemán, la ciencia-ficción, el ambiente circense, el cómic, los ingenios mecánicos, los personajes solitarios y melancólicos.

 

Aficionado a mostrar la cara más oscura de la cultura popular, a los temas, personajes e imágenes extraños y poco convencionales, el cineasta se ha establecido como un brillante estilista visual que lleva a la pantalla su fascinación por lo macabro (y lo kitsch) de modo ingenioso, emocionante y sentimental. Burton es un artista visionario capaz de crear mundos fascinantes que descansan en algún lugar entre la realidad y la más pura fantasía. Con Burton desaparecen las fronteras y se diluye el mundo tal y como lo conocemos.

 

Tim Burton nació el 25 de agosto de 1958 en Burbank, California. El joven Burton se identificaba con las macabras fantasías de Edgar Allan Poe y el realismo siniestro y atormentado de Charles Dickens. Mientras sus padres querían que Tim saliera a convivir con gente de su edad, él buscaba refugio en las salas de cine o viendo películas de terror en la televisión.  Así descubrió, sobre todo a través del ciclo sobre Poe que realizó Roger Corman, una de las figuras que más influiría en su vida, a Vincent Price. Aficionado a los monstruos desde que puede recordar, Burton siempre se ha identificado con las criaturas de la pantalla.

 

Es por esto que El mundo de Burton es el mundo de los marginales, de los personajes que se encuentran en la periferia de la sociedad. Sus héroes, perpetuamente ingenuos e infantiles, están psicológicamente asustados, son malinterpretados por la sociedad y presentan un comportamiento involuntariamente perturbador. Son figuras que trastornan la sociedad y la moralidad convencional. Tim Burton acostumbra a reivindicar la diferencia a través de estos personajes excéntricos, víctimas de la intolerancia establecida por una supuesta normalidad.

 

Una infancia no especialmente feliz llevó al cineasta a sentirse marginado y a identificarse con los monstruos de la pantalla, a quienes veía tan diferentes y poco comprendidos por el mundo como él mismo. El cineasta siempre se ha sentido un extraño en su sociedad y en su familia. Este sentimiento de no pertenencia es el tema principal de varias de sus películas y está siempre presente en sus inadaptados héroes.

 

Sus héroes crean su propia realidad en la cual imperan leyes diferentes y es la percepción de la gente que los rodea la cual es errónea.

 

La metamorfosis, es otro de los temas de la obra de Tim Burton que representa su creencia de que las cosas no son lo que parecen y plantea la metamorfosis a través de transformaciones físicas y psicológicas que pueden observarse en muchos de sus trabajos.

 

El mundo dividido es uno de los temas recurrentes del director, lo que se muestra tanto desde un punto de vista visual. La diferenciación entre dos formas de diseño, la oscuridad del expresionismo gótico y la brillantez de los dibujos animados, es empleada en el cine de Burton para ilustrar las diferencias entre dos mundos normalmente opuestos. Numerosos críticos han destacado esta atmósfera de dibujos animados que impregna algunos films del director, no sólo por su empleo del color, sino también por su afición a la animación fotograma a fotograma y por su tratamiento de los personajes reales como seres animados y de las criaturas animadas como personajes reales.

 

En Burton, el mundo real resulta hipócrita y vulgar, mientras el mundo sobrenatural aparece mucho más atractivo y convincente.

En sus obras siempre encontramos payasos, ovejas, mariposas, perros muertos, espantapájaros, árboles retorcidos en ángulos extraños y con un toque fantástico, ropa a rayas, usualmente en blanco y negro, personajes con  enormes ojeras y épocas festivas del año muy especiales para el director, como lo son Halloween y Navidad. Las características de sus personajes suelen ser llevadas al extremo, tanto físicamente como psicológicamente: personajes altos y estilizados o bajitos y gordos, tenebrosos y malvados o benévolos y altruistas.

En las piezas que se exhibirán en el Museo Franz Mayer, salen a relucir las ideas claves del universo Burton: la influencia de la sofisticación tenebrosa de ilustradores como Edward Gorey, el cine de ciencia ficción de serie B, los efectos especiales de Ray Harryhausen, los monstruos de la universal, los mutantes japoneses como Godzilla, las crueles extravagancias del teatro Grand Guignol, el pop-art, y por supuesto, el lado oscuro de los viejos cuentos reinterpretados por Disney.

El mundo de Tim Burton es una exposición única en su tipo y una que no debe dejar de visitarse pues coloca a nuestro país y a la ciudad de México dentro de las urbes más importantes del mundo y cuyo ámbito cultural es reconocido a nivel internacional. Además, la oportunidad de poder ver de cerca las creaciones de este gran director es un regalo para todos aquellos que son fanáticos de su obra y para los que apenas se enteran, el comienzo, sin duda, de una obsesión.

 

Recuerda que en la compra del libro El arte de Tim Burton podrás ser participante a un lugar para la firma de autógrafos que dará el cineaste. Visita www.timburton.mx y compra el tuyo. Los ganadores serán escogidos al azar sobre la lista final. ¡Los libor son de edición limitada!

 

Avatar

Sobre el autor

Vive en una ubicación no revelada y desde ahí trabaja en algunos proyectos
que prefiere mantener en secreto. Escribe para poder sobrevivir el caos y la
nostalgia de su vida diaria. Es maestra en Arte y ahora considera qué tal vez
sea necesario tener otro título para guardarlo en un librero. Le gustan los
perros, ama el cine y la música. Hasta hace poco tiempo entendió que la vida no tiene sentido y desde entonces es muy feliz y vive cada día como si fuera el último. Seguirá escribiendo hasta que las luces se apaguen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *