fbpx
Gastronomia

Entrevista a Fátima León. La mejor bartender de México.

 

Aguacate, pipicha, mezcal, clara de huevo, soda y hormiga chicatana. Todo servido sobre una base de cristal que asemeja un diamante. La presentación de este trago sugiere que es el hogar de la hormiga por el musgo que hay en el fondo de la base. Una creación que lleva por nombre “Antman” y en la que se reúne lo mejor de México para en una copa.

En el bar Fifty Mils del hotel Four Seasons, tuvimos la oportunidad de encontrarnos con Fátima León y platicar sobre su victoria en la gran final nacional de world class. Esta competencia reúne a los grandes bartenders de más de 60 países, quienes expresan en su trabajo a partir de sus tradiciones, aprendizajes e inquietudes.

The World Class estuvo conformada por distintos retos con los que Fátima demostró que tenía lo necesario para representar al país en la competencia a nivel mundial. Con tendencias hacia los aperitivos y digestivos, se calificó la agilidad, el sabor, el balance de los cócteles, la cristalería y servicio, así como la habilidad y creatividad para montar un bar. Para el desafío final Fátima sirvió dos bebidas. Con el primero buscó hablar del espíritu de México mezclado con un poco de su historia personal, mientras que, con el segundo, reveló que no es necesario usar siempre los mismos productos en las bebidas pues para dicho trago utilizó un ingrediente inesperado: el frijol. “La gente lo ve y lo visualiza como un alimento solamente. No piensa que puedes tener un cóctel refrescante que puede estar muy bien balanceado y diferente”, comentó Fátima en entrevista.

Las creaciones de Fátima tienen un origen que comenzó en su infancia cuando se mudó con su abuela, una mujer conocedora, viajera y apasionada por los vinos y oportos. “A quien me gustaría darle un coctel, sería a ella (…) Parte de lo que me gusta y el por qué me dedico a esto, es gracias a que viví con ella”. Hoy en día, parte de la vida de su abuela se puede ordenar en la barra de Fifty Mils, con un coctel que ha sido bautizado con el nombre de Grandmother. Creado a partir de una receta de mermelada de duraznos, cítricos y cardamomo la cual ha estado en su familia alrededor de siete generaciones. Grandmother es un reflejo de las historias que se generan todos los días en la barra de la familia Fifty.

 

El haber obtenido este premio se debe al esfuerzo y dedicación que Fátima le dedica a su profesión, pero también al trabajo en equipo, o mejor dicho a la familia que ha encontrado en Fifty Mils. “Cada uno tiene una perspectiva totalmente distinta y eso a mí en la competencia me ha ayudado muchísimo porque todo lo que yo no pienso, lo imaginan ocho personas más y lo hacen de forma completamente distinta y brindándome todo su apoyo. Fifty Mils fue de los únicos bares en los que realmente sentí esa vibra de familia. No hay mejor soporte que el que te ofrece tu equipo”, aclara.

Con el staff, Fátima ha ampliado el menú de Fifty Mils y creado uno más sustentable con el que se aprovecha toda la materia prima. Además, es una propuesta de carta que sensibiliza a través de los sabores mexicanos. En cuanto a las bebidas, en Fifty Mils se baten más de 300 cocteles al día y van desde los más clásico hasta propuestas innovadoras que encantan al paladar. En este elegante bar, se comparten historias que se sirven en copas.

“Tratamos de incluir mucho de la cultura mexicana en el bar para contribuir con la permanencia del legado de toda la información que hay en México con respecto a la cocina y sus deliciosos

ingredientes y sabores. Elementos que siempre han estado a nuestro alcance pero que no vemos y no tomamos en cuenta para la creación de cocteles.”

Por ello Fátima, la única mujer de la barra y una joven muy sensible para percibir todo lo que ocurre a su alrededor, busca crear la mejor experiencia y hacer todo con dedicación. Al mismo tiempo, invita a la gente a buscar lugares que se preocupen por ofrecer tragos de calidad. “Si ya estás invirtiendo en ir a un lugar a tomar, toma algo de calidad. Y algo que te guste, que lo disfrutes y te genere una experiencia”.

Para tomar lo mejor de México y ponerlo a disposición del público en un bar, Fátima visita a muchos chefs. Es su costumbre anotar la comida que ha probado porque considera que lo primero es conocer la materia prima para hacer nuevas mezclas. Además, toma en cuenta lo que llega de otros países a México y cómo se sustituyen ciertos ingredientes que aquí no hay. “Lo primero que hago es salir y conocer la materia prima. Voy a los mercados y conozco a mis proveedores”, afirma. “El proceso creativo, de inspiración, de innovación, comienza al dejarse abrazar por México. Actualmente se observa una mayor aceptación de lo mexicano. Cada vez la gente confía más en la calidad de lo que se produce y se hace en nuestro país. No en vano se piden más bebidas con mezcal. Poco a poquito el mexicano se va quitando muchos complejos y estigmas y eso me parece deleitante”, afirma.

Admiradora de los bartenders José Luis León, Gerardo Sandoval y Mica Rousseau, Fátima se siente segura y confía en seguir atrayendo la mirada del mundo hacia México y Latinoamérica. “La competencia global va a ser en México. Los finalistas van a tener que incorporar un poco la materia prima de aquí. De ser así, yo tengo muchísimos puntos a mi favor porque conozco mi país”, finalizó.

Desde la comodidad del Fifty Mils y en compañía de Fátima, me emociona imaginar todas las historias que nadan en mi copa. Todos los colores, sabores y texturas que nacen en México y los intercambios que se dan en un bar. Una plática tan agradable me ha dejado como enseñanza que los alimentos también se beben, que el paladar también se consiente con gastronomía líquida y que las memorias y recuerdos pueden verterse en copas. Pasión, disciplina y corazón son los ingredientes indispensables con los que Fátima concursará en el World Class. Hoy los ojos de los mejores bartenders a nivel mundial estarán sobre nuestro país.

 

 

Avatar

Sobre el autor

Es Licenciada en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Anahuac. Interesada en las diversas formas de expresión del ser humano, desde hace varios años ha sentido una gran pasión por contar historias. Es para ella enriquecedor escribir y transmitir a través de las palabras emociones e información relevante. Cree firmemente que la riqueza se encuentra en la diversidad. Es por ello que disfruta viajar y conocer gente de otros rincones del mundo, siempre con la finalidad de comunicar lo vivido.

(1) Comentario

  1. […] Lee el artículo en Clásico DMX  […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *