fbpx
Arte

Garash Galería. El regreso que tanto estábamos esperando

Garash Galería, proyecto de Rodrigo Espinoza, apareció durante un momento muy especial e importante en el mundo del arte en México. El mercado del arte en ese entonces era prácticamente inexistente. Si bien habían varias galerías en el área de la Roma, a final de los años noventa, Garash creció de una manera impresionante pues representaba el renacimiento de una parte del arte que parecía estar desapareciendo: la venta de obras. Garash abrió por primera vez las puertas al arte contemporáneo al
espacio galerístico. Por si esto fuera poco, la galería albergó a artistas cuya obra se ha vuelto fundamental en la historia del arte contemporáneo en México. De cierta forma, Garash fue el movimiento de avanzada para todo lo que vino después. Muchos de los artistas que la conformaron levantaron carreras muy prometedoras y ahora son parte
de colecciones tan importantes como la Jumex.

Rodrigo Espinoza tuvo la visión de contar entre sus filas a aquellos creadores que sin duda se convertirían en grandes nombres del arte e invirtió tiempo y esfuerzo en ellos con ferias y posicionándolos a nivel internacional. Después de estos grandes logros,
Garash entró en una especie de pausa, dejando un vació muy duro de llenar. La
melancolía se apoderó de todos aquellos que la conocieron y que presenciaron o fueron parte de su auge, pues era el punto neurálgico de la reconstrucción epistemológica de lo que era considerado arte contemporáneo. Es por esta razón que Nilay Lawson, artista, curadora y amiga cercana de Espinoza ayuda al regreso de Garash con la exposición titulada Kind Of Quiet, en la que se trata de remarcar que la galería no se detuvo sino que estuvo en silencio, en un tipo de hibernación en cuyo silencio se estaba
gestando algo mejor, algo más grande.

Lawson afirma que lo que más le gusta de trabajar en la galería es la apertura que
tiene Rodrigo hacia las conversaciones necesarias dentro de los procesos y momentos artísticos. La accesibilidad de Espinoza hace que el espacio no sea un monumento a su ego sino a su pasión por el arte, por lograr realmente una diferencia en este ámbito.
El retorno de Garash le brindará la oportunidad a las nuevas generaciones de conocer lo que un espacio como este ofrece y de comprender por qué es considerada una institución underground entre los conocedores del fenómeno artístico en cuanto que una de las características que la definen es siempre apostar por la innovación, tanto en procesos teóricos como en la selección misma de los artistas que participan en ella. Por decirlo de alguna forma, la galería institucionaliza y eleva lo no institucionalizable de una forma no convencional.

Por otra parte, Garash le promete al público interesado en estas manifestaciones poder ser parte del mundo del arte a partir de un coleccionismo de obra accesible y que
asegura el futuro de su inversión. Durante ese hiato, Rodrigo Espinoza continuó con su proyecto y aprovechó el tiempo para concluir temas personales que le permitieran reunir nuevamente energía y ánimos. También tuvo tiempo para replantearse su participación como galerista en un mundo del arte que percibía que ya no se acoplaba a
sus ideales y que ya no retrataba lo que estaba sucediendo en la ciudad. Así, la idea del archivo empezó a permear su pensamiento y a llamar su atención. A partir de esto, pretende darle al curador esa información que tanto anhela y que no encuentra porque los artistas no tienen la información completa o las galerías mismas no se dan a la tarea de reunir. Entonces, ahora, con la idea del archivo, el curador puede hacer un análisis más profundo y no solamente trabajar con obra que sea la más vendida. Para sustentar estos nuevos proyectos, Espinoza rentó el espacio donde se localiza la galería para filmaciones y posteriormente, abrió un restaurante (Azotea Acapulco) en la parte de arriba.

Rodrigo se siente actualmente con todos los bríos para volver pero a su forma, a su manera. Todos estos años le han permitido ver y entender procesos que pueden llevarse acabo distintamente. Entonces, a partir de todo el conocimiento que ha acumulado, es que Garash vuelve con todo, apostando a un futuro sólido que no tiene que responder a las preguntas obligadas que formula el arte contemporáneo y el mercado.

Garash galería sigue sus propias reglas y establece sus propios caminos. ¡Celebramos su vuelta y confiamos en la fortaleza que siempre lo ha caracterizado!

A continuación te presentamos la entrevista que tuvimos con Nilay Lawson, para que conozcas un poco más de lo que la galería propone.

Elizabeth Rivera: Muchas gracias por recibirnos. Así que con esta exposición vuelve la galería luego de estar 10 años cerrada.

Nilay Lawson: Sí, bueno, en realidad no queremos utilizar la frase “estuvo cerrada” sino más bien queremos plantear esta ausencia como un tiempo de transformación de la galería. Este espacio tiene mucho tiempo. Yo conocí a Rodrigo Espinoza y a Garash en el 2008, y tengo una conexión muy personal con el lugar. No tengo la menor duda, desde entonces hasta hoy, que Garash es un recinto muy importante para el arte en el área de la colonia Roma, pues ayudó a definir y establecer al arte contemporáneo en la Ciudad de México. Por esta razón, la exposición que tenemos ahora se titula Kind
Of Quiet, haciendo referencia a un regreso sutil, sin tanto aspaviento.

ER: ¿Puedes platicarnos un poco más sobre la exhibición?

NL: Claro. Esta muestra está compuesta esencialmente por el trabajo de personas que conozco personalmente. Para ser muy honesta, fui nepotista en este sentido. Todos son artistas que están conectados conmigo de alguna forma con mi práctica personal como curadora. Por lo tanto, tengo a dos artistas de la ciudad de México a quienes tengo mucho tiempo de conocer a través de Garash y mis visitas al país. El resto de los
artistas son de los Estados Unidos. Kind Of Quiet presenta el trabajo de trece artistas
cuyas piezas tienen esa característica de haber sido trabajadas esencialmente con las manos. Tenemos la obra de Garry Noland quien trabaja con cinta adhesiva y otros
materiales encontrados. La obra que podrán ver es una muy divertida y que permite
jugar con ella al momento de ubicarla en el espacio. Por otro lado, tenemos el cuadro
de Pilar Córdoba, mexicana. Su trabajo es increíblemente poético. Hace muchas
cosas tejidas y dibujos a partir de formas geométricas. Otro artista es Alex Andrew Sánchez de Los Ángeles. Él es un pintor muy agresivo y aquí mostramos su brocha. La presentamos como un tipo de monumento a la pintura.

Cortesía Garash Galería. Obra de Pilar Córdoba (izq.) y Garry Noland.

Incluyo otra pieza de él, pues quiero mostrar que también es capaz de hacer grandes
trabajos impresionistas. Otro creador es Skip Snow, originario de Nueva York. Aquí
podrán ver dos cuadros de una serie de 96 de la misma imagen. David Armacost es otro pintor neoyorquino que juega mucho con el lienzo. Hace una pintura y luego utiliza esa tela para cubrir un mueble, como cuando en una mansión los habitantes se van por un tiempo y cubren todo con sábanas a forma de protección. Esto además funcionó muy bien con el espacio que es Garash, una casa antigua. En este sentido, mi idea de reactivar el lugar me urgía a utilizarlo tal y como está.

También tenemos a Molly Tierney. Ella trabaja al aire libre y sus piezas contienen
mucha emoción. Esta que tenemos estuvo a la intemperie por un año. Entonces, hay
un juego entre el preciosismo del arte y lo que significa presentar una pieza rota y
desgastada por el tiempo y los elementos. Para montarla fue todo un suceso, en el
sentido en que el espacio tenía que dictarme cómo colocarla y cómo hacer que conversara con las otras piezas. Yo también contribuí con una pequeña obra. Usualmente trabajo con pintura peroen esta ocasión hice una instalación. Mi inspiración fue Jesús León quien durante la instalación de su pieza decía todo el tiempo la palabra amo. Me resonó muy fuerte su expresión durante todo el proceso que estábamos llevando a cabo, así que hice uso de ella. Zach Storm es de Los Ángeles y sus cuadros son de distintos tamaños y él tiene una técnica perfecta, se pueden ver las capas de acrílico y óleo en su trabajo.

ER: ¿Qué otros artistas forman parte de esta exhibición?

NL: Estas velas en lata son de Gabriel Martínez. Su trabajo es muy bueno porque está intentando mezclar la vida con el arte. Cada vez que toma un jugo, hace uso de los contenedores y hace velas. Con esta pieza en particular, la gente reacciona de una forma muy especial. Los mexicanos la reconocen inmediatamente como algo cotidiano mientras que para alguien de los Estados Unidos le resulta exótica. Por otro lado, tenemos a Alyss Estay. Ella siempre trabaja en formatos pequeños cuando hace pintura pero utiliza muchos medios.

El trabajo de Jesús León lo conozco desde hace tiempo y admiro mucho su fotografía. Queríamos mostrar sus fotos pero sin recurrir a lo tradicional pues sus imágenes no entran en esa categoría y decidimos componer un papel tapiz con sus ellas. La pieza de Breck Omar Bruson hace uso de material encontrado lo cual mezcla con tecnología. Finalmente, está la instalación de Oscar David Álvarez, de Los Ángeles. Él trabaja principalmente con el performance y aquí tenemos los objetos y las vestimentas
de un personaje que él recrea llamado Jimmy, quien en esta ocasión es un punk.
La obra te hace imaginar su personalidad y hasta su historia.

Cortesía Garash Galería. Obra de Oscar David Álvarez.

Tanto la curadora, como Rodrigo, tuvieron largas conversaciones sobre lo que significa esta exposición y el regreso de Garash a una colonia Roma completamente cambiada y a un clima político difícil tanto en México como con su relación con Norteamérica. Lo importante para Nilay es mantener la conexión entre artistas y fomentar su proceso creativo sin importar las nacionalidades.

Parece ser que uno de los nuevos objetivos de Garash es enfocarse más en artistas mexicanos, además de comenzar un tremendo proyecto de archivo de todas las exposiciones y obra de todos los artistas que han pasado por ella. Este impresionante trabajo estará disponible de forma impresa y digital.

El regreso de Garash no hace más que alegrarnos y recordarnos aquellos tiempos en que el arte no era solamente una prenda glamurosa para vestir sino un proceso creativo que requiere esfuerzo y constancia. Estamos felices de tenerlos de nuevo en la escena artística y los recibimos con alegría y grandes expectativas.

Garash galería tiene planeado un año de exposiciones y la que podrás visitar en mayo es la del artista Saúl Gómez. Sigue sus redes sociales para saber su programación.
F: @Garash Galería
www.garashgaleria.com
IG: @garash_galeria
Twitter: @GARASHGALERIA
Álvaro Obregón No. 49, Col.
Roma
Tel. 52079858
[email protected]

Cortesía Garash Galería. Obra de Alex Andrew Sánchez (izq.) y Zach Storm.

Avatar

Sobre el autor

Vive en una ubicación no revelada y desde ahí trabaja en algunos proyectos
que prefiere mantener en secreto. Escribe para poder sobrevivir el caos y la
nostalgia de su vida diaria. Es maestra en Arte y ahora considera qué tal vez
sea necesario tener otro título para guardarlo en un librero. Le gustan los
perros, ama el cine y la música. Hasta hace poco tiempo entendió que la vida no tiene sentido y desde entonces es muy feliz y vive cada día como si fuera el último. Seguirá escribiendo hasta que las luces se apaguen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *