Sobre suelo rarámuri se encuentra uno de los escenarios más impresionantes en México, donde se levanta una serie de cañones que superan en extensión y profundidad al Gran Cañón de Colorado en Arizona. Hace más de 20 millones de años la naturaleza nos regaló una tierra de paredes cobrizas rica en yacimientos mineros, donde el clima es extremo y los bosques densos. En el corazón de la Sierra Tarahumara, donde aún vuela el águila real y deambula el lobo mexicano, se localizan las Barrancas del Cobre. La mejor manera de admirarlas es a bordo del tren Chihuahua-Pacífico, conocido como el Chepe.

Las Barrancas del Cobre cubren una extensión de 60 mil km2 de la Sierra Madre Occidental. En parte de esta zona, en el noroeste de México, entre Chihuahua y Sinaloa, circula el único tren de pasajeros que existe en México. A lo largo del recorrido se aprecian impresionantes panorámicas en las que hay acantilados, puentes y ríos; paisajes únicos y ejemplo de la diversidad del país. Durante el trayecto se realizan paradas en las que el turista puede bajar para visitar distintos sitios de interés.

 

Desde el 17 de mayo el Chepe cuenta con dos tipos de trenes: Chepe Regional y Chepe Express. Chepe Regional recorre de extremo a extremo la punta de la Sierra Tarahumara. El trayecto abarca 653 kilómetros que se extienden desde Chihuahua hasta Los Mochis. Es posible realizar el viaje en ambos sentidos, bajar en tres estaciones diferentes sin cargo extra y pasar allí la noche para retomar el recorrido al día siguiente. En el camino se cruzan 37 puentes y se atraviesan 86 túneles.

CONOCE MÁS SOBRE EL CHEPE AQUÍ

 

El Chepe Express recorre 350 kilómetros y va de Los Mochis a Creel, con paradas en El Fuerte, Divisadero y Creel. A diferencia del Chepe Regional, cuenta además de la clase turista con clase ejecutiva. El tren está conformado por seis vagones de pasajeros, un bar, un restaurante y una terraza. El diseño transmite elegancia y estilo. El restaurante Urike, nombrado así en honor al cañón más profundo, corre a cargo de los chefs mexicanos Daniel Ovadía y Salvador Orozco, mismos de los restaurantes Nudo Negro, Merkavá, Tajaná y Peltre. Urike es el primer restaurante de lujo en un tren desde hace 100 años. La cocina es más grande que la de Merkavá y cuenta con dos niveles para degustar comida de Sinaloa y Chihuahua con cierto toque francés. El domo del segundo nivel ofrece vistas panorámicas, excelente para disfrutar del paisaje acompañados de la mejor gastronomía. Todos los platillos están hechos con ingredientes de temporada, los lácteos son menonitas y el café es 100% mexicano, el cual se recibe verde y después se tuesta para
garantizar su frescura a bordo.

 

desayunos tren

 

Para acceder a las Barrancas del Cobre se puede llegar desde la ciudad de Chihuahua. En carretera, el viaje dura aproximadamente 5 horas. También es posible sobrevolarlas en helicóptero. No importa cómo decidas llegar, lo importante es que las visites al menos una vez en la vida. Prueba la gastronomía de la región: tortillas de maíz hechas a mano, bistec rarámuri, quesadillas, chile verde, chile de queso, queso menonita, pay de manzana, tamales, empanadas de Santa Rita (rellenas de picadillo y espolvoreadas
con azúcar), las bebidas fermentadas el sotol y el tesgüino (a base de maíz).

 

Haz una parada en los miradores y en las ciudades más cercanas. Conoce la cultura de los rarámuris, indígenas fieles a sus raíces, y explora las bellezas naturales que convierten a las Barrancas del Cobre en uno de los ecosistemas más diversos de México.

 

Cuauhtémoc. Hogar de la comunidad menonita más grande del mundo

Cuauhtémoc, donde abunda el cultivo del manzano, es el hogar de rarámuris y menonitas. En este lugar seasentaron los descendientes de alemanes cuando llegaron en ferrocarril durante la década de los veinte y hoy alberga la comunidad más grande del mundo. Prueba los quesos que los han hecho famosos y conoce sus costumbres tan arraigadas y que se mantienen a través del paso de los años. En el Museo del Menonita se explica más sobre su historia y tradiciones.

 

Raramuri

 

Creel. Pueblo Mágico

Este poblado, localizado en el municipio de Bocoyna, tiene cierto encanto sobre todo cuando en invierno se cubre de nieve. Ubicado en uno de los puntos más altos de la Sierra Tarahumara, la temperatura de Creel puede descender a -15 C durante el invierno. En la antigua estación de ferrocarril se localiza la Casa de las Artesanías donde hay objetos típicos de la cultura tarahumara. A 10 minutos está el Lago de Arareko en el que se puede dar un paseo en balsa o hacer kayak. Entre pinos y encinos se asoman las hermosas cascadas Cusárare y Rukíraso. También puedes visitar las aguas termales de Recowata las cuales se mantienen a una temperatura de 35 C. Desde Creel se puede visitar el Valle de Las Ranas, el Valle de los Monjes y el Valle de los Hongos que recibe este nombre debido a las formaciones rocosas. Existe una ruta para hacer bici de montaña de Creel a Divisadero.

 

barrancas

 

Divisadero. Vistas extraordinarias de las Barrancas del Cobre.

Tanto el tren Chepe Regional como el Chepe Express hacen paradas en Divisadero. Para muchos es el punto cumbre del trayecto. Aquí las vistas de las Barrancas del Cobre son extraordinarias. Cuenta con distintos miradores desde los que se aprecia en todo su esplendor la belleza de los cañones Tararecua, el Del Cobre y el más profundo que supera los 1,870 metros: Urique. Se pueden realizar caminatas para
conocer los alrededores, visitar las comunidades indígenas tarahumaras más cercanas y comprar artesanías.

 

Quien lo desee también puede recorrer 9 kilómetros en bicicleta a través de las rutas marcadas o hacer un recorrido en balsa en el río Urique. Desde esta estación de ferrocarril se puede llegar al Parque Aventuras
Barrancas del Cobre donde se ofrecen diversas actividades. Hay un teleférico que tiene una longitud de 3 km, puentes colgantes de 5 km a 450 metros de altura, tirolesas -entre ellas Zip Rider que con 2,650 metros es la más larga del mundo-, lugares para acampar, hacer rappel y escalar en roca.

 

Bahuichivo – Cerocahui
Con la Barranca de Urique como escenario se localiza este pueblo que fue establecido como misión jesuita
en el siglo XVI. Desde el mirador Cerro del Gallego se aprecia otra de las vistas más espectaculares de la sierra. Aquí se puede visitar la Iglesia La Misión Jesuita de San Francisco, fundada en 1694, y la cascada Cerocahui.

 

El Fuerte. Pueblo mágico y centro minero.
En Sinaloa se localiza este sitio que recibe su nombre debido a que los españoles construyeron un fuerte para evitar ataques de los pobladores. Fue un importante centro minero y actualmente se aprecia la riqueza de la región en las casonas, muchas de ellas convertidas en hoteles. Se puede realizar paseo en kayak o balsa en el río El Fuerte o simplemente explorar las calles y el malecón del río.

 

 

Fuera de la ruta.

El recorrido en tren es una excelente forma para conocer las Barrancas del Cobre, sin embargo, sólo transita una pequeña parte de esta serie de cañones. Si tienes ganas de explorar más los alrededores y tienes tiempo, a continuación te presentamos algunos de los lugares que debes considerar.

 

Parque Nacional Cascada de Basaseachi

A 130 kilómetros de Creel se localiza este parque en el que es posible hacer diversas actividades perfectas
para los amantes de la naturaleza. La barranca La Candameña alberga las cascadas Basaseachi y Piedra Volada, las dos más altas del país. También aquí se encuentra la Peña del Gigante, un monolito que tiene una cara vertical de 885 metros.

 

La Sinforosa
Considerada una de las barrancas más hermosas, la Sinforosa ha sido incluso nombrada como “la reina de
las barrancas”. Mucho más angosta en comparación a su profundidad, cuenta con el mirador Cumbres de
Huérachi y Cumbres de Sinforosa. En el fondo se observa el cauce del río Verde y se puede descender y adentrarse en los bosques. Aquí escurre el agua de Rosalinda y San Ignancio, dos de las cascadas más bellas de la región. Los más aventureros pueden recorrer la barranca desde el fondo. Aquí es posible encontrarse con rarámuris, pues es uno de los puntos menos visitados. Este grupo étnico se caracteriza por preservar sus costumbres, tradiciones y mantener su propia forma de gobierno.

 

Batopilas

Se puede llegar a este Pueblo Mágico desde la estación Bahuichivo o en auto desde los municipios de Creel o Guachochi. Se localiza en el fondo de la barranca del mismo nombre y cuenta con muy poco turismo. Batoplias fue un pueblo de gran importancia minera. Las haciendas y casonas son ejemplo de la riqueza que algunos obtuvieron como resultado. El acueducto del siglo XIX formó parte de la Ruta de la Plata. Y para seguir admirando la belleza de la Sierra Tarahumara, el mirador de La Bufa es una gran opción. En Batopilas se pueden adquirir canastas, tambores, violines, ollas y objetos tallados en madera realizados por rarámuris.

 

No es necesario salir del país para encontrarse con uno de los escenarios más impresionantes creados por la naturaleza. En suelo indígena, donde los rarámuris se mueven a paso veloz, donde se aprecian amaneceres y atardeceres únicos, es donde se localiza esta maravilla natural, cultural e histórica. Las Barrancas del Cobre son una muestra más de la diversidad y de los envidiables paisajes que hay en México. Aprovecha que están en territorio nacional y visítalas.

Las Barrancas del Cobre