Hablar de la ciudad de Guanajuato implica hacer un recorrido a través de la historia. Para comprenderla hay
que adentrarse en sus callejones y escuchar sus leyendas. Hay que saber que sus historias son trágicas y agridulces. En Guanajuato se derramó sangre y se trazó el camino hacia la Independencia. Fue hogar de jesuitas y hombres acaudalados. Antigua ciudad minera que brilló en plateado y dorado. Hoy, es sede de importantes festivales y sitio para todo aquél que ame las historias. Es aquí, donde cada noche los amantes persiguen al amor en un callejón. Conoce por qué Guanajuato es una ciudad vibrante, cultural y llena de sabores. Estos son algunos de los lugares que deberías visitar en la ciudad que ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, y nombrada junto con las minas vecinas como “Ciudad Histórica de Guanajuato y Minas Adyacentes”.

Visitas obligadas para viajar al pasado.

La Plaza de la Paz o Plaza Mayor

En el Centro Histórico se encuentra esta plaza rodeada de casas y edificios coloniales, muchos de ellos pertenecientes a familias adineradas de tiempos pasados. Entre los edificios que se aprecian están el Palacio Municipal, el Palacio Legislativo, el Palacio de Otero, la mansión del Conde de Rul -cuya construcción finalizó en el siglo XVIII-, la casa de los condes de Gálvez y la Casa Real de Ensaye. Aquí también se encuentra la Basílica Colegiata de Nuestra Señora de Guanajuato, iglesia de estilo barroco mexicano y principal de la ciudad. En su interior está la escultura de la Virgen más antigua que llegó a América. Es posible apreciar el esplendor de ciudad minera, pues distintos acaudalados hicieron donaciones para su construcción y decoración.

Museo Regional de Guanajuato (Alhóndiga de Granaditas)

La Alhóndiga de Granaditas, actualmente el Museo Regional de Guanajuato, fue un lugar determinante en la historia del país. Esta alhóndiga sirvió para almacenar granos durante muy poco tiempo, pues con el surgimiento del movimiento de Independencia su función cambió completamente. La edificación de cantera y mampostería se convirtió en el refugio de los defensores del régimen virreinal. En 1810 fue tomada por los insurgentes liderados por Miguel Hidalgo en lo que se conoce como la Guerra de Independencia. Es uno de los sitios de mayor historia no sólo del estado sino del país y ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad. El museo se creó con el fin de homenajear a los personajes claves en la lucha de Independencia. Cuenta con una colección de más de 9 mil objetos y a través de las salas es posible conocer más sobre las expresiones artísticas de Guanajuato, así como la historia de México.

Alhondiga

Teatro Juárez

Este teatro de forma ecléctica y estilo dórico cuenta en la parte superior dTeatro Juárezel exterior con figuras inspiradas en las hijas de Zeus, cada una encargada de preservar el arte y la ciencia. Las puertas y los faroles fueron traídos de Nueva York. Tras distintas etapas de construcción, el teatro Juárez se inauguró durante el Porfiriato. La construcción la finalizó Antonio Rivas Mercado, encargado del proyecto de El Ángel de la Independencia de la Ciudad de México. A lo largo de los años se han hecho grandes esfuerzos para preservar su estado original. Actualmente, es una de las principales sedes del Festival Internacional Cervantino.

Museo Casa Diego Rivera

La casa en la que nació y creció el pintor mexicano se ha convertido en un museo que alberga objetos que pertenecieron a su familia. Asimismo, cuenta con alrededor de cien obras que incluyen pinturas, ilustraciones y bocetos de Rivera, los cuales demuestran las facetas de uno de los máximos exponentes del arte mexicano y su transformación como artista. Gran parte de las piezas de la colección del Ing. Marte R. Gómez.

Iglesia de la Compañía

Iglesia de la compañia

 

Este templo de mediados del siglo XVIII fue una de las iglesias de los jesuitas de mayor tamaño durante la Nueva España. En el interior se aprecian pinturas de la época, mientras que en el exterior destaca su fachada de estilo churrigueresco.

Jardín de la Unión

El kiosko, los músicos callejeros, los enamorados sentados a la sombra de las bancas, las familias reunidas un domingo por la tarde, los cafés y las terrazas de alrededor. El Jardín de la Unión es un punto de encuentro en el que los locales se reúnen para disfrutar los jueves y domingos la Banda de Música del Estado. Si se quiere conocer la esencia de Guanajuato, este es un buen lugar para hacerlo.

Museo de las Momias de Guanajuato

momias de guanajuato

Este espacio alberga la colección más extensa del mundo de momias naturales, las cuales han sido declaradas Patrimonio Cultural del Municipio de Guanajuato. El recinto cuenta con más de 50 ejemplares que deben su estado al no intercambio de oxígeno y humedad con el exterior. Las momias se han convertido, a nivel internacional, en un sello de la ciudad del bajío.

El Mirador del Pípila

En la cima de este mirador está la escultura de Juan José de los Reyes Martínez, mejor conocido como el Pípila, minero y personaje clave durante la Guerra de Independencia, quien ayudó durante la toma de la Alhóndiga de Granaditas cuando se incendió la puerta de ésta. Desde este mirador se aprecia una vista panorámica de la ciudad. Para llegar es posible hacerlo en carretera o en funicular.

Mina del Nopal

Guanajuato fue una ciudad minera que abasteció de oro y plata a esMina del nopalpañoles, además de ser el centro de extracción de plata más importante del mundo en el siglo XVIII. La Mina del Nopal, también conocida como Mina Experimental, se localiza en la carretera panorámica hacia el camino Guanajuato-Dolores, Hidalgo. La mina de 300 metros de profundidad cuenta con el socavón de San Nicolás que tiene una longitud de 180 metros. En el interior hay distintos túneles y se conecta con las minas de Valenciana y Nueva Luz. Hoy es un recuerdo del esplendor que vivió Guanajuato cuando la ciudad fuera uno de los centros mineros de mayor importancia del mundo.

 

Mercado Hidalgo

Este mercado, inspirado en las estaciones de tren de Francia de inicios del siglo XX, fue inaugurado por Porfirio Díaz, en 1910, con motivo de las fiestas del Centenario de la Independencia. La entrada principal cuenta con un arco de cantera rosa y en el exterior se aprecia una torre de reloj de cuatro carátulas. La fachada es hermosa e invita a cualquier transeúnte a explorar su interior. Las otras dos puertas conducen al Mercado y a la plaza de Gavira.

callejon del beso

Callejón del Beso

Parte del encanto de Guanajuato se encuentra en sus callejones que dieron origen a leyendas que se han transmitido a través de generaciones. El Callejón del Beso, que no tiene más que 68 cm de ancho, es uno de los puntos más característicos de la ciudad. La leyenda cuenta que en este sitio donde se encuentran dos balcones de frente, dos enamorados declararon su amor de balcón a balcón. El padre de la joven se oponía al romance y cuando los vio besarse, le clavó una daga en el pecho a su hija. El joven sólo alcanzó a besar
su mano antes de que ella muriera. Se dice que si las parejas que visitan el Callejón del Beso se dan un beso en el tercer escalón del callejón tendrán felicidad durante siete años, de lo contrario serán siete años de mala suerte.

Callejón de la Condesa

Ésta es otra de las leyendas de Guanajuato que ha ganado bastante popularidad. Se dice que un Conde conoció a una bella mujer con la que se casó, pero al poco tiempo comenzó a maltratarla y hablar mal de ella en la calle. La mujer se sintió avergonzada y se encerró en su casa, saliendo pocas veces por la puerta trasera que da justo a este callejón.

Una ciudad cultural

Una razón más para visitar la ciudad de Guanajuato es para formar parte de los eventos en los que se celebran las expresiones artísticas y culturales.

Las callejoneadas

Guanajuato es una ciudad de tradición y qué sería de ella sin su música, leyendas e historias. Las callejoneadas consisten en hacer un recorrido en las calles de la ciudad a las 8 de la noche, todo esto en compañía de la estudiantina que alegra el camino con canciones típicas. Es una tradición que comenzó en los años 60 cuando un grupo de estudiantes se inspiraron en la música de las estudiantinas españolas. Es una experiencia única y divertida para visitantes de todas las nacionalidades.

Festival Internacional de Cine de Guanajuato

Desde 1998, Guanajuato y San Miguel de Allende son sede de uno de los festivales de cine de mayor importancia en nuestro país. El GIFF por su siglas en inglés (Guanajuato International Film Festival) realiza proyecciones, conferencias, talleres y conciertos gratuitos para la audiencia. Además, se destaca por ofrecer espacio a jóvenes que se inician en el mundo del cine. Por su parte, Rally Universitario es una competencia
nacional en la que los universitarios cuentan con 48 horas para producir un cortometraje de 6 minutos. Este año el festival rinde homenaje al director sueco Ingmar Bergman, y el país invitado es Líbano. La edición de 2018 se llevará a cabo del 20 al 29 de julio, un motivo excelente para visitar la ciudad.

Festival Internacional Cervantino

Se trata del festival cultural y artístico más importante en Latinoamérica, cuyo origen se remonta a 1953, cuando se puso en escena la obra teatral Los entremeses de Miguel de Cervantes Saavedra. En la década de los 70 la oferta se amplió. Con una trayectoria de más de 45 años, el Cervantino se ha consolida-
do como uno de los festivales de mayor relevancia a nivel internacional. Aquí convergen el teatro, la ópera, la música, la literatura, las artes plásticas y los medios audiovisuales. Artistas nacionales conviven con internacionales, creando un espacio de propuestas variadas, lo que garantiza la inclusión y la diversidad cultural. Cuenta con alrededor de 30 sedes, entre ellas la Universidad de Guanajuato, el Teatro Juárez, la ex estación de ferrocarril, la plaza San Roque, el Teatro Principal, el Teatro Cervantes, el Templo de la Valenciana y el Museo Iconográfico del Quijote, el cual contiene una importante colección de piezas sobre el Quijote, donadas por Eulalio Ferrer como señal de gratitud de los españoles expatriados. Este año el Cervantino se celebrará del 10 al 28 de octubre.

Gastronomía en una ciudad de historia

Guanajuato cuenta con una gran variedad de restaurantes que rescatan lo mejor de la comida tradicional mexicana. Historia, pasión, creatividad y hermosa locación. Estos son algunos de los sitios que merecen visitarse.

Casa Valadez

Este restaurante de cocina internacional, fundado en 1950, ha sido considerado como uno de los 50 mejores del país. Se localiza en un edificio colonial y cuenta con terraza con vista al Teatro Juárez. Un lugar de tradición en el que la presentación es tan importante como el sabor.

la cueva de la virgen

La Virgen de la Cueva

Desde la ex hacienda de San Antonio, la chef Karen Valadez Burstein ofrece un menú completamente mexicano en un concepto gourmet con platillos creativos. Molcajetes de quesos fundidos, ensalada de flor de jamaica, crema de chicharrón, enmoladas, salmón con mole poblano y arrachera, son algunos de los platillos que se sirven en este restaurante operado por Casa Valadez.

Casa Mercedes

Un sitio en el que se busca crear una sinfonía de sabor para compartir lo mejor de la cocina. Aquí, el chef Jesús Cárdenas se encarga de compartir las técnicas tradicionales de la cocina local y lo complementa con su pasión por el vino.

El Jardín de los Milagros

Esta cocina mexicana corre a cargo del chef Bricio Domínguez. Se localiza en una casona que perteneció a un político y militar que luchó en la Batalla de El Álamo. Entre los platillos que se pueden ordenar está la cecina de cordero, pimientos del piquillo rellenos de escamoles, mole rojo de frutos secos, magret de pato y picaña de Top Sirlon.

Dulcería La Catrina

Frente al Teatro Juárez se encuentra esta tienda de dos pisos en la que se encuentran típicos productos mexicanos. La finalidad es la de “impulsar las costumbres del país y dignificar el dulce mexicano”. Aquí hay dulces de todos los estados de la República Mexicana. Además de los tradicionales, hay una línea gourmet, una kosher y otra de productos sin azúcar.

Dormir con estilo

Después de un largo día en las calles de Guanajuato, es momento de descansar, ya sea en un recinto de estilo medieval o una casona localizada en pleno Centro Histórico. Aquí el viajero decide el lugar para hospedarse.

hotel castillo santa cecilia

Hotel Castillo de Santa Cecilia

Este hotel se encuentra a 10 minutos del Centro Histórico en un edificio de arquitectura medieval y cuyos jardines están amurallados. Cuenta con 100 habitaciones que han sido amuebladas de manera que el visitante se sienta como parte de la realeza.

Edelmira Hotel Boutique

Edelmira Hotel Boutique

Ubicado en una casona que sirvió para hospedar a grandes dignatarios del país, Edelmira Hotel Boutique combina, en un ambiente acogedor, lo mejor de la historia de México con elementos modernos. Se encuentra en el Centro Histórico, a un paso de sitios de interés.

Villa María Cristina

Este hotel de lujo de Relais & Châteaux, asociación de 550 hoteles y restaurantes independientes de alta calidad, ofrece exclusividad y comodidad. Está inspirado en la arquitectura de la región y cuenta con tres tipos de suites, así como una villa mucho más contemporánea. Tiene dos restaurantes: Teresita, en el que el chef Mauricio Navarro Spamer ofrece un menú de cocina mexicana contemporánea, y Colombaia, que sirve
pizzas, carnes y mariscos a la parrilla.

Para disfrutar de un trago se puede hacer en alguno de los dos bares: la Unión sirve comida japonesa y en los fines de semana acompaña la ocasión un DJ lounge. Por su parte, El Caballo conserva el estilo colonial, ideal para relajarse con un buen tequila.

Hay muchas razones para visitar la ciudad de Guanajuato: admirar sus calles y la arquitectura colonial que nos recuerda la historia de nuestro país, recordar a los hombres que cayeron defendiendo lo que consideraban debía ser libre, presenciar los recuerdos de una ciudad que alguna vez brilló en oro y plata, acompañar a la estudiantina, formar parte de las celebraciones culturales o probar el sabor de México.
Cual sea el motivo principal para venir a Guanajuato, aquí siempre habrá algo para sorprendernos.