fbpx
Moda

México hecho a mano. Ricardo Covalin

Ricardo Covalín ©Rubén Márquez

Cuando uno se prepara para entrevistar a un diseñador de moda, se tiene la idea pre-concebida de que éste no será fácil de tratar. La moda siempre ha sido un tema, al menos para mí, un tanto elitista y extraño. Grandes nombres de cómo McQueen, Lagerfeld, Dior, De la Renta, Herrera, Chanel, Armani, Versace, Givenchy, Balenciaga, Cardin, Gaultier, Prada, Balmain y mucho otros hacen que uno se sienta intimidado cuando piensa en entrevistar a alguien así. Sin embargo, Ricardo Covalin, es como aquel amigo que dejaste de ver por un tiempo y que cuando vuelves a contactar pareciera como si el tiempo no hubiese pasado.

Con un rostro amigable, una sonrisa dulce y ojos de niño curioso, Ricardo te envuelve con su juguetona y cálida personalidad, haciéndote sentir que estás con un viejo conocido, recordando buenos tiempos. Entre risas y movimientos elegantes, se mueve en su oficina de la marca Pineda Covalin como un felino amigable. Su inmediata amabilidad relaja el ambiente y permite que comencemos a hablar con comodidad y soltura.  Mi no tan vasto conocimiento sobre la moda no es un impedimento para que Ricardo se siente y empiece a contarme sobre los inicios de la firma y de todo aquello que lo hace vibrar, sentir y ser uno de los mejores diseñadores de México.

Pineda Covalin se originó, en 1996, como una marca de diseño mexicano a través de la asociación de sus integrantes: Cristina Pineda y Ricardo Covalin, ambos estudiantes en la Universidad Iberoamericana: Ricardo, diseño industrial y Cristina diseño textil.

“Cuando empezamos este proyecto yo no lo pensaba cómo moda, comenzó como uno cultural. Nuestro objetivo eran los productos culturales para las tiendas de los museos. En específico, era para el museo de antropología de la Ciudad de México. La propuesta era la de elaborar corbatas y mascadas con temas prehispánicos. Una de las dos sería con tema maya y la otra azteca. Así fue como todo comenzó, aunque el museo finalmente no se animó por falta de presupuesto”, recuerda Ricardo. Esto lejos de desalentar al dúo, los impulsó a seguir buscando una salida a su sueño. Entonces, se dieron a la tarea de recorrer varios museos como el Palacio de Bellas Artes y el Museo de Arte Moderno, entre otros.

En el año 2000, los esfuerzos de Pineda Covalin tuvieron una oportunidad que cambiaría para siempre su destino. Decidieron que era el momento de mostrarle a un público más grande todos los estampados que habían estado elaborando durante esos cuatro años y organizaron un evento para tal ocasión. Ricardo nos cuenta: “decidimos hacer un desfile de modas. Invitamos a los diseñadores mexicanos más reconocidos del momento para que cada uno de ellos nos hiciera una propuesta en ropa con las telas que les dábamos. Fue una paserela en el Polyforum Siqueiros con los temas del México prehispánico, el étnico, la naturaleza, las tradiciones y arte mexicano.” Sin duda este evento fue un parteaguas para la marca y sus creadores, porque fue entonces cuando se dieron cuenta de lo mucho que se podía hacer en el ámbito de la moda, además de que el público quedó fascinado con las prendas y empezaron a preguntar por ellas.

Pineda CovalinEn un principio los diseños los hacían Ricardo y Cristina. Mucho se llevaba a cabo a mano y con originales mecánicos, procesos que hoy en día ya casi no existen. Actualmente la marca está conformada por un gran equipo de diseñadores, fotógrafos, especialistas en imagen, joyeros, carteristas, etc. Su materia principal sigue siendo la seda pues es su sello característico y por lo que la gente los reconoce. Sin embargo, ahora también trabajan con plata, oro, piel y variadas telas. Su línea de producción incluye lentes, tenis, abanicos, vestidos, zapatos, blusas y por supuesto, lo que va demandando el comprador, como por ejemplo las fundas para el celular, entre otros.

Todo aquel que haya visto la propuesta de Pineda Covalin sabe que su mayor influencia es México, pero también se alimentan de las tendencias globales. Siempre toman varios puntos de inspiración sumada a la parte mexicana. Sin embargo, Ricardo no deja de buscar ideas y conceptos que aporten a sus diseños. Su nueva colección Otoño/Invierno 2018 llamada Simbiosis del arte resulta del trabajo y colaboración con cinco artistas contemporáneos mexicanos. “Lo que hicimos fue una alianza con la galería Oscar Román y los artistas quienes hicieron una obra cada uno para reproducirla. Trabajamos con Lourdes Almeida, Ricardo Alemán, Fernando Sama, Japane y Chui Huiini” comenta Ricardo.  Esta exposición logró una extraordinaria fusión entre la obra de arte con la firma Pineda Covalin. Como siempre, en este afán de poner a México en un lugar privilegiado, Ricardo nos dice que su objetivo es apoyar y difundir el enorme talento que existe en nuestro país, así como rendir homenaje al arte contemporáneo mexicano. Además, esta exhibición representa la primera etapa de una asociación que culminó con plasmar dichas obras en mascadas y corbatas. “Nosotros hicimos una interpretación de su obra y la llevamos a los estampados”, concluye Ricardo.

La obra de Chui Huiini, muestra a través de hologramas imágenes flotantes que se reconstruyen y reflejan en un espacio piramidal, usando la mente como un par de manos que quisieran atraparlas. Por su parte, los espejos rotos que logran la fragmentación de la obra de Japane, permiten entrever y vislumbrar elementos característicos de su trabajo. Otra de las piezas es el Mandala de Coleópteros de Lourdes Almeida, y en ella se puede ver la conjunción de elementos individuales que forma parte de un todo. Besos de Sabina, de Fernando Sama y Ricardo Alemán, es una obra interactiva y laberíntica  de efectos ópticos. “Está inspirada en María Sabina y pueden verse varias capas donde se fueron colocando los hongos, interpretaciones y personajes que se ven o se sienten bajo la influencia de los alucinógenos. Lo que nosotros hicimos fue meterle un poco más de tecnología a esta obra y que fuera toda una experiencia” detalla Ricardo. La última obra es un altar, un espacio de contemplación cuyas piezas permanecen estáticas esperando ser observadas y admiradas.

modaEsta colaboración, primera en su tipo, brinda un diálogo entre cada una de las piezas con la visión de la marca, al tiempo que le ofrece al público la oportunidad de adentrarse al mundo individual de los artistas, en una reflexión que no se limita simplemente a observar sino a provocar una visita sensorial donde el espectador forme parte de la obra, al sumergirse en una simbiosis entre lo palpable y lo intangible.

Por si esto fuera poco, Ricardo nos dice que ahora cuentan con su propio espacio cultural llamado Casa Pineda Covalin, un lugar tipo museo y galería, tanto en San Miguel de Allende como en Querétaro, en donde por el momento se puede visitar esta muestra. Este recinto enriquece la oferta cultural del centro del país y promueve el diálogo entre la biodiversidad mexicana, su riqueza histórica, las tradiciones y el lujo transformado en objetos de arte.  Con la apertura de estos espacios culturales que al mismo tiempo son tiendas, será posible apreciar la evolución de la marca y su compromiso por rescatar lo nacional. Además de sus productos que se encuentran a la venta y las exposiciones de arte contemporáneo, el lugar expone el trabajo de artesanos de la región. Cada seis meses, estas piezas serán cambiadas, con el propósito de alentar a los productores a seguir trabajando y obtener un precio adecuado por sus obras.

Su última colección reafirma el estilo de Pineda Covalin. Al respecto, Ricardo dice: “nuestro estilo empieza siempre con comunicar lo que tenemos en México. Hay una cantidad de símbolos e iconografía en nuestro país que mucho tiempo estuvo olvidada. Hoy en día parece bastante normal que los diseñadores utilicen este imaginario en los diseños y juntarse con artesanos, pero hace 22 años era todo lo contrario. Si se sabía que una prenda estaba hecha a mano y por un artesano, era rechazada. El convencer al mismo mexicano que tenemos que retomar nuestras raíces y mostrarlas, fue lo más duro pero finalmente definió nuestro estilo.” En los años noventa la globalización logró que México contara con la presencia de las grandes marcas del mundo de la moda. Ante esa falta de personalidad propia, Pineda Covalin encontró un nicho donde establecerse como la marca número uno del país.  “Cuando volteamos a ver lo que México tenía para ofrecer, nos dimos cuenta que debíamos mostrarle al mundo la riqueza de nuestras raíces  y fue entonces cuando nuestro estilo quedó definido. Nosotros retomamos lo que se ha formado a través de los siglos, ya sea en el mundo prehispánico, el mestizaje, la naturaleza, etc. y que nos representan como nación”.

©Rubén MárquezHoy en día la propuesta mexicana ya es una verdadera opción en el mercado de la moda y esto es en gran parte gracias al trabajo de Pineda Covalin y de su valentía por apostar a algo que en su momento no era apreciado y mucho menos redituable. Sin su presencia en el ámbito, la moda mexicana no sería lo que es hoy: un trabajo con la calidad de los grandes creativos del mundo. Fue a partir de ellos que se revalorizó la riqueza cultural de México y fue por ellos que se abrió la puerta del mundo al talento mexicano. Desde un contexto urbano, Ricardo vio la oportunidad en este mercado y la aprovechó de manera responsable. “Hay todo un movimiento en el que se lucha para que el trabajar con las tradiciones mexicanas sea justo y  que le llegué a aquellos a quienes se les debe rendir homenaje. Es decir, que se les remunere a las comunidades cuyas tradiciones mantienen vivo el espíritu de México. Estas personas lo que piden es que se le dé el reconocimiento y no se les plagie. Eso es algo de lo que nosotros siempre hemos estado conscientes. Todas nuestras prendas van acompañadas de la historia del símbolo. Contamos con permisos por parte del INAH. Además de que siempre mencionamos y enaltecemos a los artesanos por su trabajo. Por ejemplo, en nuestros diseños huicholes, trabajamos de la mano con ellos. Fui de viaje a Wirikuta, conocí el lugar, estuve con un huichol y finalmente, toda esta experiencia resultó en un arte que hizo especialmente para nosotros y que por supuesto se le remuneró y reconoció. Además, toda la familia de ese artista nos elabora artesanías que nosotros vendemos en nuestras tiendas”.

Pineda Covalin internacionalizó algunas de las tradiciones artísticas mexicanas que para muchos en el extranjero eran completamente desconocidas, incluso para los mismos mexicanos. “Un ejemplo de esto es con uno de los símbolos que quedó como un clásico de nuestra marca, la mariposa Monarca. La gente de afuera no sabía que existía el santuario de esta especie. Un italiano nos escribió diciéndonos que le regalaron una mascada con la mariposa y así fue que leyó sobre la existencia de este lugar y decidió visitarlo, quedando impactado con su belleza. Nosotros siempre contamos la historia e invitamos a visitar los lugares y promovemos desde nuestro lugar a México”.

La mariposa Monarca es el sello distintivo de la marca. La gente ubica las creaciones de Pineda Covalin con ella. La mariposa bordada es su última reinterpretación y con la cual Ricardo se identifica más junto con todos los temas huicholes, los cuales percibe como mágicos y vivos. Con estos tótems guiándolo, Ricardo asegura que él viste a hombres y mujeres que están orgullosos de México, que quieren portarlo cerca.  Pineda Covalin arropa a todos aquellos que llevan a México en su corazón.

ropaEl futuro de la marca está asegurado, sin lugar a dudas. Con una estructura incluyente, en la que cada uno de los que participan en ella son parte esencial del funcionamiento y su éxito, Ricardo nos contó que tiene muchos planes a futuro. Uno que considera primordial es trabajar más con el arte contemporáneo mexicano y plasmarlo en sus prendas. A partir de esto, los proyectos en conjunto con artistas consolidados y emergentes serán fundamentales en la evolución de la empresa. Además, nos reveló que tienen una colaboración con el famosísimo perfumista Jean Paul Guerlain para su nueva línea de perfumes y mascadas.

De acuerdo con información estatal, Acapulco, Zihuatanejo, Xalitla y Olinalá son los sitios que han servido de inspiración para Pineda Covalin y Jean Paul Guerlain, por lo que este proyecto que lleva el título My Exclusive Collection esta conformado por dos perfumes: Acapulco y Aqua Valis. Esta edición limitada se presentó también en París junto con el anuncio de la futura expansión de la firma Guerlain a Medio Oriente. Acapulco es el perfume de lujo con el que Pineda Covalin trabajó con el conocido francés, quien quedó cautivado con el puerto desde la primera vez que lo visitó. Esta fragancia rinde homenaje a ese Acapulco de la década de los cincuenta que albergaba exuberante flora y fauna, rodeado de montañas y un inmenso mar. Así, esta bahía retorna a forma de recuerdo olfativo para todos aquellos enamorados de ella. Sus notas principales son de vainilla de México y clavo, el corazón es de almendra y flor de naranja, mientras que las notas de fondo son de almizcle, Haba Tonka, cedro y ámbar.

Actualmente, Pineda Covalin cuenta con más de 100 puntos de venta entre boutiques, corners en El Palacio de Hierro, distribuidores, franquicias y tiendas propias en el Distrito Federal, Guadalajara, Cancún y Nueva York, entre otros. Más de 15 años de trayectoria los avalan. Portugal, Estados Unidos, Grecia, Rusia y Chile, así como Inglaterra, España, Argentina, Suiza, Francia, Italia, Brasil, Panamá, Nicaragua, Guatemala, Australia, Sudáfrica y Perú, disfrutan de sus colecciones cada temporada, gracias a los puntos de venta con los que cuentan a nivel internacional. Además, han dado oportunidad a talentos jóvenes de convertirse cada temporada en los directores creativos de su firma, tal es el caso de Daniel Andrade, Kris Goyri, Jorge Duque y Vanessa Guckel de CIHUAH, entre otros.

Es un orgullo para nosotros poder contar entre nuestras ediciones con la presencia de Ricardo y estamos seguros de que su historia, apenas está comenzando. ¡Gracias por siempre haber creído en México y por llevar sus tesoros a cada rincón del mundo!

(1) Comentario

  1. […] Díaz, Alfredo Martinez, Lydia Lavín y Galo Bertin. El viernes 5, en el Bosque de Chapultepec, Pineda Covalin, Xico & Adriana Macías y Kris Goyri finalizarán la semana de la moda más esperada de nuestro […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *