fbpx
Lifestyle

Momzilla Fest. Entrevista a Olga Schiaffino y Heike Söns

Momzilla fest

ME ATREVO A DECIR QUE HOY MUCHOS JÓVENES NOS CONSIDERAMOS UNA GENERACIÓN MÁS INCLUYENTE, ABIERTA Y TOLERANTE. HOY SE HABLA DEL EMPODERAMIENTO DE LAS MUJERES, DE LO FUERTE QUE PODEMOS SER (¡PORQUE
VAYA QUE SOMOS CAPACES!) Y DURANTE AÑOS HEMOS LUCHADO. PERO AÚN HOY, EN PLENO SIGLO XXI, SEGUIMOS SUFRIENDO DISCRIMINACIÓN. EN ESTE CONTEXTO ES QUE APARECE MOMZILLA FEST.

EL EQUILIBRIO ENTRE EL TRABAJO Y LA CRIANZA DE LOS NIÑOS

Tal vez hoy nuestras voces se escuchan más, opinamos y defendemos diversas causas, pero en ocasiones, sobre todo quienes aún no somos madres, olvidamos dirigir la mirada hacia las mujeres con hijos. ¿Qué pasa con ellas? ¿Cómo se encuentra el equilibrio entre el trabajo y la crianza de los niños? Porque además vivimos en México, donde ser madre supone un reto mayor. La incapacidad por maternidad es de 84 días, los cuales se dividen entre el periodo prenatal y postnatal, por lo que se complica cumplir con el tiempo de lactancia recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) de seis meses. Además, los hombres sólo pueden pedir un permiso de paternidad que se otorga únicamente por cinco días, dificultando todavía más la labor para las madres. Este permiso es siempre otorgado por el patrón, así que en muchos casos ni siquiera se concede.

En contraste, Canadá tiene una licencia parental, compartida entre la madre y el padre, cuya duraciónes de un año y Brasil otorga 20 días a los hombres y hasta seis meses a las mujeres. Mientras en México la jornada laboral fácilmente alcanza o supera las 10 horas, ¿cuándo hay tiempo para la crianza?

Heike Söns y Olga Schiaffino

Es indudable que cada vez son más las mujeres que trabajan y son madres, y encontrar un balance entre ambos, no es sencillo. Escoger entre ser madre o el trabajo es una decisión injusta para muchas y en demasiados casos, por necesidad económica, dejar de laborar no es una opción. En este panorama inclusive las empresas prefieren evitar contratar a una madre.

Ante esta falta de oportunidades laborales, puedes rendirte o puedes emprender. Esto último es justo lo que Heike Söns y Olga Schiaffino hicieron.

Madres emprendedoras
Fotografías de Rubén Márquez

Estas dos mujeres son las fundadoras de Momzilla Fest, un bazar conformado por mamás que se realiza dos veces al año. Creado con la finalidad de apoyar la economía familiar, Momzilla Fest promueve la inclusión de las madres en la economía del hogar al otorgar el espacio y el impulso para que ellas ofrezcan sus productos. Con esto se busca que perciban ingresos y que sean ellas mismas quienes administren su tiempo para distribuirlo de la manera que consideren más saludable para trabajar y pasar tiempo con sus hijos.

Este mes de mayo se celebra la séptima edición de un evento que surgió como respuesta en beneficio de la comunidad; un proyecto que, como nos cuentan sus creadoras, se fue construyendo orgánicamente porque las necesidades eran muy obvias. Hoy la maternidad se vive de manera muy distinta a como la vivieron
nuestras madres. El camino comenzó cuando Heike Söns abrió una página de Facebook para mamás, luego de que su esposo viajara a la India para una filmación durante cuatro meses. Heike era madre de una pequeña de cinco meses (Martina), por lo que quedarse en casa a cuidar de su hija sin ayuda de nadie. Al grupo se integró Olga, que ya tenía una hija de tres años y un bebé de cuatro meses. La comunidad grupo se exponían dudas y se compartían emociones y situaciones, creando un espacio sustentado en la empatía y el apoyo.

“¡Qué chingón no ser la única que cuando se enfurece se
convierte en momzilla!”

Eso escribió Olga Schiaffino en el grupo que en aquel entonces no tenía nombre. Fue así adoptó el término y surgió este proyecto que se fue transformando hasta lo que es hoy. De la mano, Heike y Olga, fundaron Momzilla.

“Cuidar un bebé sola está muy cabrón. Martina se
despertaba todavía en las noches. Era súper pesado y yo no
tenía ni idea de cómo cuidar a un ser humano. Entonces,
un día pregunté en mi Facebook: ‘voy a abrir un grupo
de mamás, ¿quién le entra?’ Estaba Olga, por supuesto y
entraron como 30 amigas. Justamente, la idea era resolver
dudas, acompañarnos, mentar madres -porque esto te cambia
la vida de una manera tan profunda que yo creo que sí hay que
ponerlo en algún lugar, decirlo, hablarlo y expresarlo pues en
general, quejarte, creo que está muy castigado. Te conviertes
en mamá y ya todo tiene que ser amor y perfecto, y nunca te puedes enojar con tus hijos. Yo quería
un espacio para poder hablar de lo que a mí me estaba pasando”

-Heike Söns

Además de esta situación, Heike se enfrentaba a la realidad por la que muchas mujeres embarazadas han pasado: una oferta laboral le fue negada cuando se supo que sería madre en unos meses. Heike Söns: “Me fui de viaje y de regreso iba a entrar a trabajar a una revista. Cuando iba a firmar el contrato me di cuenta que estaba embarazada. Entonces decidí decirles y lo que pasó fue que me retiraron la oferta y no me contrataron. Yo me decía, ‘¿Esto acaba de pasar o me lo estoy imaginando?’ Entonces abrí el grupo y éste fue creciendo porque las primeras 30 empezaron a invitar a sus amigas. El crecimiento fue exponencial. Me di cuenta que lo que me sucedió era súper común y con un impacto muy importante. La discriminación de género con las mamás está muy cabrón. Lo que empezó a pasar, es que muchas de las que se habían quedado sin trabajo o que habían decidido dejar de hacerlo -porque está cabrón tener hijos y estar en una oficina 12 horas- empezaron a generar ideas. Vendían jabones, pasteles, cosas tejidas y comenzaron a anunciarlo en el grupo. Obviamente, las otra mamás se identificaban con la situación. Así se generó una red súper sólida de apoyo no solamente emocional sino también económico. Ahí fue cuando decidimos hacer un bazar. Está chingón que te compren las del grupo pero se necesitaba que te compre alguien más, la gente de afuera. Había que sacar lo que estaba pasando a un escaparate público. De esta forma surgió Momzilla Fest”.

proyectos de empoderamiento
Fotografía Rubén Márquez

Red de mujeres

A lo largo de los años el festival ha evolucionado, al igual que sus fundadoras y cada una de las integrantes de esta comunidad. Facebook les permitió alcanzar e impactar ese nicho de madres que por distintas circunstancias no tenían trabajo. Esta red de mujeres se impulsaba mutuamente para crecer y emprender.

“Ha sido muy
satisfactorio ver que las que no tenían idea
de qué negocio hacer se han impuesto el reto
de decidir. Si no saben cocinar y no saben
tejer, entonces importan o diseñan. Esta
es un área de oportunidad para realizar
los sueños de cada mujer. Es muy común
estancarse en la duda. A nosotras mismas nos
pasó cuando Momzilla empezó. Fue a partir
del ejemplo del resto de las mujeres que nos
inspiramos para hacer de Momzilla lo que es
ahora. No siempre estuvo pensado que fuera
de este modo. Nos hemos metido al camino
empedrado del emprendimiento porque así lo
marcó la situación.”

-Olga Schiaffiano

Además del grupo de Facebook, conformado ya por 11 mil personas, existe una fan page que tiene alrededor de 34 mil seguidores y un blog en el que se escribe sobre temas relacionados a la maternidad y enfocados al crecimiento de la mujer. Muchos de estos textos son escritos por las mismas madres, quienes comparten su experiencia sobre distintos aspectos. A veces se genera una controversia y se invita a las madres a que profundicen sobre lo expuesto. Cómo reaccionar o cómo manejar circunstancias que ocurren durante la maternidad son sólo algunos de los temas abordados en este espacio.

¿Te interesan los proyectos emprendidos por mujeres? Lee nuestra entrevista con las fundadoras de La LONJA MX.

Heike y Olga recuerdan uno en especial. Una de las madres expuso que su hijo quería hacer su fiesta de cumpleaños de princesas pero que sus amiguitos le dijeron que no irían porque eso era de niñas. De acuerdo con los estándares sociales tradicionales, un niño no debería de vestirse de princesa. La forma en que la madre manejó la situación se explica en el texto que escribió y en el que concluyó: “mi hijo va a tener su fiesta de princesas y si no quieren venir los niños entonces que vengan las niñas”.

Olga Schiaffino
Fotografías Rubén Márquez.
Mujeres inspirando mujeres

Momzilla también cuenta con un sitio de internet que funciona como plataforma para seguir abriendo más oportunidades. En el directorio se anuncian productos y servicios que las mamás pueden necesitar, desde un plomero o un dentista hasta un
dermatólogo. “El objetivo del sitio es que sea el principal espacio de búsqueda de todo lo que necesita otra madre. Que antes de consumir en cualquier cadena o establecimiento grande, se metan a Momzilla y le compren a una mamá para fomentar la economía familiar. Momzilla funge como el emprendedor de los emprendedores. Al mismo tiempo que ellas van creciendo, nosotras también”, agrega Olga.

Cónoce a fondo el proyecto de Olga y Heike en su página web MOMZILLA

La respuesta a esta comunidad ha sido muy positiva, pues no sólo la han recibido muy bien las mamás sino también los papás. Y aunque solamente entre el 1-2% de la comunidad en Facebook son hombres, gran parte de las dudas sobre la crianza que son expuestas son de los padres y que las madres comparten. Por esto es importante señalar que Momzilla no es un espacio exclusivamente de mujeres. Si bien sí surgió pensado para ellas, Momzilla se ha transformado, y ante todo busca ayudar a las familias en general para que lo que hagan se convierta en un negocio familiar.

Al respecto, Heike asegura sobre los papás: “yo creo que ellos ven a sus mujeres contenidas, apoyadas, acompañadas y eso lo valoran mucho. En el grupo también hay parejas homoparentales y padres solteros. Así que, ¡claro que le damos entrada también a los hombres!” A esto, Olga añade: “hay hombres que se encargan de la crianza. Hay muchas familias que tienen los roles como marcan los estándares sociales, y otras los tienen intercambiados. La mamá se va a trabajar 12 horas y el papá es el que se encarga de los niños, siendo él el momzilla. ¡Vamos, sí un 98% de la población de momzillas son mujeres es porque así se formó desde un inicio, pero no es una cuestión de género!”

Crianza saludable

“Sigue sucediendo que las mamás somos las que nos encargamos de los hijos. Aunque suene machista, es una realidad. Los papás tienen las dificultades propias de su rol que, muchas veces, es proveer. Creo que eso también requeriría un espacio propio, pero bueno, nosotras lo organizamos el nuestro de esta manera. La idea es que el grupo sea una herramienta para tener una crianza más saludable. Es decir, que quien sea que haga cargo del niño esté contento, acompañado, informado y que sea productivo. Creo que ahora hay un fenómeno con los padres de estar muy aislados. Ya no es como antes que estabas en tu casa y al lado vivía la cuñada o tu propia madre. En mi caso, por ejemplo, mi mamá todavía trabaja y no me puede ayudar con mi hija. Estas redes de apoyo que antes eran muy comunes ya no existen. Ahí es donde entra Momzilla y lleva a cabo esa función. Además de que llega a suceder que una momzilla le cuida el hijo a la otra”, puntualiza Heike.

De acuerdo a la Encuesta Nacional sobre el Uso del Tiempo, realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), las mujeres destinan en promedio 28.8 horas a la semana para el cuidado de los hijos, mientras que los hombres únicamente 12.4 horas. En cuanto a las actividades domésticas, las mujeres dedican 29.8 horas y los hombres sólo 9.7 horas. Si bien esto comienza a cambiar, el proceso es lento y todavía las mujeres son las mayores responsables de estas labores. Es aquí, como comentan Olga y Heike, que se entiende la importancia de la comunidad que se ha formado en Momzilla y de la retroalimentación que ellas también han recibido.

Para conocer más datos duros sobre estas estadísticas entra al sitio del INEGI.

Momzilla Fest es quizás, hasta ahora, la culminación de todo el esfuerzo realizado por todas estas mujeres, y es el reflejo de una necesidad y problemática a resolver. Pero ante todo, es una oportunidad para las madres y para las familias. Si bien el evento está enfocado a las mamás, muchas acuden acompañadas de su familia porque hay
cosas para todos. Incluso, hay papás expositores, como el que hace salsas caseras, el que tiene una imprenta y vende invitaciones o serigrafía, o los que venden ropa y accesorios de hombre. El requisito es tener hijos, sean hombres o mujeres, y contar con un producto  que no ponga en riesgo la salud. Venta de animales, piratería, medicamentos, pastillas para bajar de peso, malteadas y productos milagro están prohibidos.

El impacto que ha tenido Momzilla Fest hace posible que este año se celebre su séptima edición. En diciembre del año pasado por primera vez se hizo el evento de manera simultánea con Mérida. Esto fue posible debido a que una de las expositoras se mudó allá y quiso llevarlo. Con esto no se pretende replicar la fórmula y hacer el evento idéntico al de la Ciudad de México porque el público y el destino es otro.

Momzilla Fest se adapta al lugar y ya se ha pedido en otras ciudades. Durante este mes se realizará nuevamente en Ciudad de México y Mérida, y se suma Querétaro. Antes de que finalice 2018, Puebla y Cuernavaca también serán sedes. Para llevarlo a otras ciudades se lanzó una convocatoria.

La mamá que quiera organizar el evento fuera de la Ciudad de México recibe una guía con los lineamientos y restricciones para garantizar la seguridad. Sobre el beneficio que reciben las familias, Heike y Olga comentan que son muchos los expositores quer egresan a cada edición para ofrecer sus productos. Momzilla Fest es un espacio para impulsar a las familias y en el que el vendedor es responsable de qué tan lejos quiera llegar. “Es una cuestión pareja. Nosotros ponemos el espacio, metemos esfuerzo en difusión y dinero en anuncios. Nosotros hacemos nuestra chamba y les pedimos a ellos que hagan su labor de venta”, comenta Olga. Heike: “Momzilla no te va a hacer la chamba. Momzilla te da el público, el alcance, la plataforma y algunas herramientas, pero la que tiene que desarrollar todo es la mamá emprendedora. Nosotras por supuesto podemos guiar, canalizar, aconsejar con quién acudir, dar opciones para que te hagan el logo, decir quién te puede constituir y dar recomendaciones”. Por su parte Olga añade, “lo que fomentamos es que no importa el tamaño de su negocio pero que lo hagan formal. Haz un logotipo, una página de Facebook, invierte en publicidad, constitúyete, paga impuestos, factura, acepta tarjetas de crédito. Ya dejó de ser un negocio el que le vendan a sus amigas en el cafecito. Ellas mismas se empiezan a formalizar y a darse cuenta que de eso pueden vivir. Y hay muchos casos de éxito en el grupo. Por ejemplo una chica empezó a hacer pasteles y tuvo mucho éxito”.

Momzilla Fest impulsa a las madres y las motiva para crear oportunidades, y al mismo tiempo nos recuerda que no debemos olvidarnos de la maternidad. “Lo que queremos lograr con invitar al público en general, es recordarles que aunque no tengas hijos, apoyar a la comunidad de madres y padres, es muy valioso”, finalizó Heike.

Heike Söns
Heike Söns. Fotografías Rubén Márquez.

Avatar

Sobre el autor

Es Licenciada en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Anahuac. Interesada en las diversas formas de expresión del ser humano, desde hace varios años ha sentido una gran pasión por contar historias. Es para ella enriquecedor escribir y transmitir a través de las palabras emociones e información relevante. Cree firmemente que la riqueza se encuentra en la diversidad. Es por ello que disfruta viajar y conocer gente de otros rincones del mundo, siempre con la finalidad de comunicar lo vivido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *