fbpx
Gastronomia, On the Road

Puebla Cosmopolita

El estado de Puebla tiene muchísimos atractivos y es uno de los más bellos de la República. Además, cuenta con una historia maravillosa y única, paisajes soberbios y una excelente gastronomía. Sin embargo, hay una faceta de Puebla que al ser turista tal vez no hayas podido conocer y es justamente de esa de la que te vamos a hablar. Tuvimos la oportunidad de estar dos días en el estado y disfrutar de un fin de semana exclusivo que nos dejó con uno de los mejores recuerdos de esta ciudad.

Sin temor a equivocarnos, una de las mejores formas de vivir Puebla es su centro histórico y que mejor que hospedarte ahí o en sus cercanías. Nosotros paramos en el fantástico hotel La Purificadora. Localizado a un costado de la iglesia de San Francisco, este exclusivo hotel es la personificación de una fábrica purificadora de agua del siglo XIX remodelada por el reconocido arquitecto mexicano Ricardo Legorreta.

Ya desde nuestra llegada, pudimos darnos cuenta que el lugar era especial pues está enclavado en un bellísimo callejón empedrado por el cual no pasan autos, reafirmando su estilo único y privado. Un hermoso portón de madera te da la bienvenida a uno de los lobbys más espectaculares que haya visitado. Sin duda,
la firma de Legorreta se siente en todos los detalles. Este es uno de los espacios más encantadores del hotel ya que cuenta con dos chimeneas y una vista maravillosa a la iglesia de San Francisco.

El personal de La Purificadora está siempre atento a tus necesidades y la recepción da la bienvenida ya sea con una deliciosa agua de jamaica gasificada o un shot de mezcal. Si tu arribo es por la mañana, un excelente café y galletas recién horneadas hacen de tu llegada un evento íntimo, con clase. La recepción es al mismo tiempo una pequeña y abierta librería, ideal para disfrutar de un rato de buena lectura y tranquilidad.

Además, el hotel cuenta con tres salones de diferente tamaño para juntas de negocios, proyecciones, ruedas de prensa y otros eventos. Mientras esperábamos a que nos asignarán una habitación, pudimos recorrer este primer piso abierto al cielo y observar como las palomas se bañaban en un espejo de agua que le otorga al espacio una sensación de comunión con su entorno y unas escaleras anchas y fuertes que conectan esta planta con el resto del hotel. Por su parte, del lado derecho a este gran patio se puede
encontrar el rústico y elegante restaurante de la Purificadora (dom – jue 07:00 a.m. – 11:00 p.m., vie – sab 07:00 a.m. – 12:00 a.m.), donde se ofrece cocina mexicana contemporánea. Un detalle que nos fascinó, fueron las mesas compartidas diseñadas por Legorreta y elaboradas con la madera apolillada que fue encontrada durante la remodelación.

El restaurante también cuenta con un espacio conocido como la Mesa del Chef, un lugar privado que puede
ser utilizado para reuniones, juntas de negocios, comidas familiares, etc. Si quieres desayunar en la parte de afuera del restaurante, tienes la opción de salir a unas mesas que se encuentran en un costado del hotel, un callejón enmarcado por historia y belleza.

En la parte superior del edificio se encuentra la terraza, escenario perfecto para apreciar un atardecer con la Iglesia de San Francisco de fondo y una vista a los jardines. El lugar es ideal para tomar una copa o relajarse en la alberca, el sauna o el jacuzzi. Si eres de aquellos que necesitan continuar con su rutina de ejercicios diarios, la Purificadora cuenta con gimnasio ubicado en el tercer nivel, y para los que quieren
consentirse pueden dirigirse al spa y su amplia variedad de masajes.

HOTEL LA PURIFICADORA
Paseo de San Francisco, Calle 10 Nte. 802, Barrio del
Alto, 72000 Puebla, Pue. T. +52 22 2309 1920
www.lapurificadora.com

Las habitaciones de la Purificadora son amplias y con un aire de elegancia minimalista. Entre las amenidades que ofrecen está el aire acondicionado, el mini bar, productos de baño orgánico (miel y almendras), TV con cable y Netflix, caja de seguridad y bocinas. Lo servicios que ofrecen son aquellos de los hoteles de lujo, como tintorería, lavandería, Wi-Fi gratis, seguridad y room service 24 hrs. Lo que más nos enamoró de las habitaciones fueron todos los detalles que hacen de la Purificadora un lugar exclusivo, y lo más increíble es que todo está a la venta. Por ejemplo, sobre la cama, encontramos un cubrecama de lana hermosísimo que podía ser adquirido. De la misma forma, las batas de baño y otros elementos te tientan por su diseño único.

La Purificadora es un lugar que invita a sus huéspedes a quedarse y disfrutar de un recinto colonial que, como ya te contamos, solía ser una fábrica de hielo donde el agua era embotellada y purificada, y que gracias a Legorreta y su estilo de brillantes colores, luz natural y espacios majestuosos lo convierten en un hospedaje de lujo y confort superior.

A pesar de estar pasándola de maravilla en el hotel, la ciudad de Puebla te atrapa con sus encantos y te anima siempre a recorrerla. En esta ocasión, decidimos conocer algunos museos que no sabíamos que se encontraban en la ciudad. Así, nos dirigimos al Museo Casa del Títere: Marionetas Mexicanas. De verdad, no podemos recomendarte con más insistencia que lo visites. ¡Es un lugar maravilloso! Si vas en familia, seguramente los más pequeños lo van a disfrutar mucho pero también estamos seguros de que los adultos pueden obtener de él una de las mejores experiencias de su visita a Puebla.

En este mágico espacio hallarás piezas de la colección Rosete Aranda Espinal y de la Guiñol Época de Oro, pertenecientes al Instituto Nacional de Bellas Artes, además de una sala versátil en la que se realizan exposiciones temporales y funciones de títeres. También conocerás el desarrollo de las marionetas a lo
largo de la historia de la humanidad, así como las diferentes tipologías y las formas de crearlas.

CASA DEL TÍTERE: MARIONETAS MEXICANAS. Blvd. Esteban de Antuñano No. 10, Ex Fábrica La Constancia Mexicana Acceso por Av. Obreros Independientes,
S/N, Col. Luz Obrera, Puebla. Martes a domingo de 10:00 a 18:00 horas Costo: $40.00 entrada general | $20.00 menores de 12 años.

Ya que nosotros somos amantes del arte, no pudimos dejar pasar la oportunidad de ir a visitar el Museo Internacional del Barroco. Este lugar es una visita obligada para nosotros cada vez que vamos a Puebla, y esta vez no fue la excepción. De más está repasar su historia pues es uno de los museos más famosos de México, pero sí te vamos a contar sobre la inauguración de la exposición Cristóbal de Villalpando. Esplendor Barroco de Puebla. La segunda mitad del siglo XVII fue una época de gran riqueza cultural en la Nueva España. Durante este periodo Cristóbal de Villalpando se consolidó como uno de los grandes pintores de su tiempo. La fascinación por este maestro –que perdura hasta nuestra actualidad– se explica por el tono monumental y grandilocuente de su obra. El Museo Internacional de Barroco presenta en esta muestra su faceta poblana, ligada íntimamente a las principales instituciones que daban vida y rumbo a la resplandeciente Puebla del último cuarto del siglo mencionado.

Más de 20 obras son las que pueden apreciarse en esta exposición temporal, las de mayor relevancia siendo El Moisés y la serpiente de bronce, La transfiguración de Jesús y La Purísima Concepción, así como parte del acervo cultural del Ex Convento de Santo Domingo de Izúcar de Matamoros y de otros templos como Nuestra Señora del Carmen, Nuestra Señora de la Luz, San Francisco y la catedral de Puebla. La muestra podrá apreciarse hasta el 10 de marzo.

HOTARU

A la hora de la comida, fuimos invitados a conocer dos de los lugares más exclusivos y deliciosos de Puebla. En este primer día, comimos en Hotaru, localizado en la zona de Angelópolis. Si eres de esas personas que gusta del auténtico sushi y consideras que tienes un paladar exigente, Hotaru cumplirá con tus expectativas y más. Como su slogan lo dice, A Unique Experience, Hotaru no es para cualquiera. El lugar está finamente decorado para hacerte sentir en un auténtico restaurante japonés. A nosotros decidieron sentarnos en la barra para que pudiéramos realmente vivir la experiencia.

Con el tradicional saludo de bienvenida japonés, nos recibió el itamae (chef de sushi calificado) Magdiel Morales. Contándonos un poco sobre lo que estábamos a punto de vivir, nos ofreció un refrescante calpis (bebida de origen japonés fermentada y no carbonatada) con cierto toque parecido al de la leche y ligero sabor ácido, similar al yogurt natural. Sin duda, una formidable manera de comenzar con nuestro festín.

HOTARU PUEBLA Plaza Solesta Osa Mayor Reserva Territorial Atlixcáyotl, Puebla. T. +52 222 214 6754

Neófitas ante este tipo de comida, es decir, auténtico sushi japones, decidimos ponernos en las calificadas manos del Magdiel, quien nos ofreció degustar las maravillas de Hotaru dentro de un Omakase. Una manera inteligente de comer cuando quieres llevar a tu paladar a través de un viaje de sabor es el estilo
Omakase, una forma que permite al itamae proponerte sus mejores elecciones.

En esencia, es la palabra japonesa para designar “la elección del chef” y tiene sus raíces en el verbo “confiar“ lo que significa que se confía en el itamae para entregar una mezcla de sabores de calidad. Por lo tanto, Omakase es la mejor experiencia que se puede obtener en los mejores restaurantes, como Hotaru, donde puedes realmente confiar en el chef para ofrecerte algo espectacular. Y sin temor a equivocarnos, te podemos decir que Magdiel nos consintió de forma espectacular. De entrada, nos trajeron a la mesa una fresca ensalada perfectamente sazonada y que abrió nuestro apetito. Luego, llegaron a la mesa unos crujientes y deliciosos edamames (frijol de soya al vapor). Mientras los comíamos, platicábamos con Magdiel sobre su pasión por este estilo de comida y de cómo se ha posicionado, por su maestría en la preparación, como uno de los mejores itamaes en México (esto por supuesto no dicho por él, pues es un
hombre modesto, pero nosotros damos fe de ello).

Con un poco más de hambre, arribó un sashimi de filete con jengibre, ajo, cebollín y soya especial, sellado con aceite de olivo y de ajonjolí. Si eres de las personas que gustan de la carne, este es un platillo delicado y elegante que no debes dejar de probar en tu visita a Hotaru. El siguiente plato fue un black cod miso, bacalao marinado 72 horas en Miso. Permítenos decirte que nunca vas a probar algo más exquisito. Olvídate de todo lo que hasta ahora has considerado sushi y de tu miedo a comer pescados crudos. La comida en Hotaru es de una calidad superior. Este bacalao se desprendía suavemente con cada mordida y reventaba en sabores. Perfectamente delicioso.

Sorprendidas pasamos a un temaki Hotaru de lubina, enoji y spicy mayo flameado con hongos japoneses. Realmente, ver prepararlo y luego comerlos es un tipo de ritual mágico. Creo que nunca había comido algo así. Un bocado suave, de combinación perfecta y sabores únicos. A éste le siguió un nigiri albacore
de atún blanco con mayonesa japonesa igual de maravilloso y un nigiri king crab, cangrejo de alaska, que sencillamente te deja con un sabor de boca inigualable.

A estas alturas, extasiadas, decidimos acompañar nuestros alimentos con una copa de vino blanco Don Leo Savignon Blanc y con un sake Nami Junmai, ambos perfectos para maridar con los alimentos. A continuación, probamos el nigiri de salmon king de Nueva Zelanda nos dejó perplejas ante su perfección.
No cabe duda que en Hotaru lo que comes está garantizado de ser lo mejor de lo mejor. Entre platica y risas, Magdiel nos siguió deleitando, ahora con un nigiri Wagyu japonés, corte de carne sellada, incomparable. Para cerrar, nos ofreció una espléndida sopa miso, caliente, espesa y reconfortante. El final perfecto para una comida perfecta. Hotaru Puebla es el lugar ideal para que vayas a degustar comida de primerísima calidad en manos de verdaderos expertos. ¡Y te tenemos una sorpresa! Este mes, abre sus puertas en la ciudad de México. Sin duda alguna, será el lugar por excelencia para degustar este
tipo de comida.

BAR MOCHOMOS

Por la noche, decidimos conocer un poco de la vida nocturna de Puebla y visitamos el bar del restaurante Mochomos, lo cual fue un gran acierto, pues pudimos vivir la noche en una de las zonas más exclusivas de la ciudad. El lugar está increíble, con música que va in crescendo conforme transcurre la noche. Así que si llegas temprano, es un buen momento para ponerte al tanto con tus amigos y platicar con una suave música de fondo. La decoración es elegante y relajada, sin perder el glamour que caracteriza a Mochomos.

Lo más maravilloso es que puedes pedir del menú del restaurante y degustar sus platillos. Nosotros pedimos una carne Mochomos (orden para tres personas de exquisita carne deshebrada frita con cebolla al
estilo de Mochomos) y la acompañamos con un guacamole. En cuanto a tragos, el bar Mochomos te va a sorprender pues tienen una mixología muy variada y espectacular. Nosotros pedimos unos cócteles preparados con mezcal y distintos ingredientes que le dan un sabor único. El personal es de lo más amable y cada tanto vienen a tu mesa a preguntarte si todo está bien o si necesitas algo más. Eso para nosotros es un plus, pues no tienes que estar buscando a los meseros. Estamos seguros que si los visitas, te van a hacer sentir como en casa.

CENTRAL 23

Al siguiente día, recorrimos un poco la ciudad, compramos dulces típicos y aprovechamos para conocer CENTRAL 23, un proyecto de Promotora Nacional y GICSA. CENTRAL 23 está en las instalaciones del nuevo Centro Comercial Explanada Puebla, y es un lugar donde encontrarás productos que representan
una selección de objetos utilitarios de producción popular. La tienda promueve marcas mexicanas de diseño posicionadas a nivel nacional, impulsando las colaboraciones entre ellas para funcionar como punto de lanzamiento. Además, fomentan las buenas prácticas de compra-venta con las marcas seleccionadas para seguir apoyando el comercio justo. Pasa a visitarlos, te va a encantar.

MOCHOMOS

A la hora del almuerzo, nos dirigimos al restaurante Mochomos, pues nos esperaban para ofrecernos una deliciosa comida. Una de las cosas a resaltar, además obviamente de lo elegante del lugar, es que el staff, desde la hostess hasta el chef, son muy amables. Te atienden con una gran sonrisa, tratando de darte
gusto en todo y haciéndote sentir muy especial. El chef, Nicolás Trejo, nos dio la bienvenida y nos ofreció mandarnos unos cuantos de los mejores platillos que Mochomos tiene para degustar. A la mesa llegó una piedra de rio hirviendo para poder cocinar ahí mismo unos deliciosos filetes de res. La presentación
del plato es por supuesto, única y muy llamativa, además de que te permite mantener el alimento caliente y cocinarlo a tu gusto.

RESTAURANTE Y BAR MOCHOMOS
Plaza Solesta Osa Mayor
Via Atlixcayotl No.Ext 4931, No.Int SA-10, Puebla.
T. +52 (222) 214 6741

Encantadas con esa entrada, por supuesto que no pudimos dejar pasar la oportunidad de probar la carne Mochomos, para preparanos unos ricos tacos. Todo esto, lo acompañamos con una copa de vino de la casa, que sin duda, se mantiene en el nivel de calidad de todo lo que aquí ofrecen.

Ya que el clima de Puebla era frío, el chef nos sugirió probar un tradicional caldo de queso, con rajas de chile verde, papas y queso regional. Te sugerimos probarlo cuando los visites pues este es uno de los platillos consentidos. ¡A nosotros nos encantó!

Nuevamente nos dejamos llevar por las recomendaciones del chef y en está ocasión nos mandó un Rib Eye de puerco, asado al carbón y acompañado de crema de champiñones y puré de papa, además de un Rib Eye de puerco al durazno, marinado y asado a la parrilla, acompañado de ejotes salteados y duraznos asados, coronado con penca de miel de abeja. No te vamos a mentir, Mochomos es para quien sabe comer. Ambos platillos, aunque basados en la misma carne, son espectacularmente diferentes. La carne es
de excelente calidad y se deshace en la boca. La combinación de sabores es deliciosa y uno queda realmente muy satisfecho. Acompaña tu carne predilecta con unos espárragos salteados. Te recomendamos ir a Mochomos en una cita de negocios, con amigos o cualquier plan. El ambiente es muy agradable y la comida espectacular. Sin duda, Mochomos llegó a Puebla para marcar territorio y demostrar lo que es realmente un restaurante.

Así, y con este gran sabor de boca, dejamos la bellísima ciudad de Puebla, una urbe que cada vez que visitamos tiene más que ofrecer, convirtiéndose en un destino cosmopolita y que está entre los lugares que no debe dejar de visitar.

Avatar

Sobre el autor

Vive en una ubicación no revelada y desde ahí trabaja en algunos proyectos
que prefiere mantener en secreto. Escribe para poder sobrevivir el caos y la
nostalgia de su vida diaria. Es maestra en Arte y ahora considera qué tal vez
sea necesario tener otro título para guardarlo en un librero. Le gustan los
perros, ama el cine y la música. Hasta hace poco tiempo entendió que la vida no tiene sentido y desde entonces es muy feliz y vive cada día como si fuera el último. Seguirá escribiendo hasta que las luces se apaguen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *