“¡Únanse conmigo! ¡Ayúdenme a defender la patria! Los gachupines quieren entregarla a los impíos franceses. ¡Se acabó la opresión! ¡Se acabaron los tributos! Al que me siga a caballo le daré un peso, a los de a pie cuatro reales”.

-Miguel Hidalgo

 

Con este grito se movió de manera desenfrenada a todos aquéllos que se oponían a la corona española. La Ruta Hidalgo es el recorrido que realizó Miguel Hidalgo y Costilla junto al Ejército Insurgente en distintos lugares de la República Mexicana con el fin de derrocar a las tropas Realistas para liberar al país. Se tiene registro que Hidalgo estuvo en Atotonilco, San Miguel El Grande (hoy San Miguel de Allende), Celaya, Villa de Salamanca, Irapuato, Guanajuato, Salvatierra, Acámbaro, Zinapécuaro, Valladolid (hoy Morelia), Ixtlahuaca, Toluca, Tianguistengo, Cuajimalpa, Aculco, Guadalajara, Zacatecas, Matehuala, Saltillo, Monclova, Chihuahua, entre otros poblados.

Con motivo del mes patrio, mencionamos algunos de los lugares que visitó el Padre de la Patria, desde que inició el viaje tras el Grito de Independencia hasta que fue tomado prisionero y ejecutado en el norte del país.

Querétaro

Aunque algunos historiadores relatan los inicios de la ruta en Dolores Hidalgo, Querétaro fue esencial en la historia de este recorrido. Aquí surgió la conspiración que desencadenó los enfrentamientos entre el Ejército Insurgente y el Ejército Realista.

En Querétaro visita el Centro Histórico; la Casa de la Corregidora, (actual Palacio de Gobierno) donde se realizaron las reuniones que concluyeron en el movimiento de Independencia; y el Museo Regional (antiguo Convento de San Francisco). Conoce más en nuestro ejemplar de marzo 2018.

Dolores Hidalgo

En este municipio de Guanajuato se convocó a tomar las armas y derrotar al régimen virreinal. Simbólicamente, para muchos es el sitio más importante en la historia de Miguel Hidalgo. Luego del Grito de Independencia la madrugada del 16 de septiembre de 1810, más de 700 hombres encabezados por Hidalgo, Ignacio Allende y Juan Aldama emprendieron el viaje al dirigirse a la Hacienda de la Erre (una de las más antiguas del país).

Dolores Hidalgo, fundada en 1710, es considerada un museo vivo por su riqueza histórica. Debido a los hechos que desencadenaron en la lucha de Independencia, su nombre oficial es Dolores Hidalgo Cuna de la Independencia Nacional.

Visita el Museo-Casa de Miguel Hidalgo (La Francia Chiquita), inmueble novohispano del siglo XVIII en el que Hidalgo vivió algunos años. El interior conserva muebles y documentos históricos, entre ellos el primer bando de abolición a la esclavitud. Para adentrarse más en la historia, ve al Museo de Independencia Nacional que fue la cárcel de la que Hidalgo liberó a los presos.

Frente a la Plaza Principal se localiza la Parroquia de Nuestra Señora de los Dolores, claro ejemplo del barroco novohispano de fines del siglo XVIII, y en cuyo atrio el Cura Miguel Hidalgo dio el Grito de Dolores. Mientras caminas alrededor de la plaza, disfruta de un helado y si tienes ganas de experimentar atrévete a probar sabores poco tradicionales como cerveza, aguacate o mole. Otro museo que puedes visitar es el Museo Bicentenario (antigua casa del militar e Insurgente Mariano Abasolo) que alberga más de 800 objetos, entre ellos joyas, fotos y uniformes de hace más de 200 años. También conoce la casa del cantautor José Alfredo Jiménez y su tumba; y aprecia la Casa de las Visitas, bella casona con detalles de estilo barroco que hospeda a importantes personalidades.

Para comprar artesanías, probar la cocina otomí y regional una buena opción es el Parador Turístico José Alfredo Jiménez. Si prefieres, pide platillos típicos en los mercados Independencia e Hidalgo o en las tradicionales cantinas El Incendio (la favorita de José Alfredo Jiménez y en la que debes pedir el mezcal tradicional de la casa: Pierde Nalgas) y la Hiedra (también muy visitada por el cantautor mexicano).

Hospedaje:

En el Centro Histórico: Casa Pozo del Rayo Hotel Boutique – Calle Nuevo León #7, Zona centro, 37800 Dolores Hidalgo, México.

A las afueras: Hacienda las Trancas – Plaza Tres Estrellas 50, 37286 Trancas, Gto.

San Miguel de Allende

Más de 1000 insurgentes arribaron al entonces San Miguel el Grande y fueron bien recibidos por el pueblo al grito de “¡Mueran gachupines!”

En este Pueblo Mágico visita la Parroquia de San Miguel Arcángel, el Centro Cultural Ignacio Ramírez “El Nigromante” y descubre la variedad de galerías y restaurantes. Conoce todo lo que ofrece esta ciudad cosmopolita en la revista de Clásico DMX abril 2018.

Guanajuato

Aquí se llevó a cabo la Toma de la Alhóndiga de Granaditas al ser incendiada por el Pípila, recordado como uno de los grandes héroes de la Independencia; no la dejes de visitar, pues alberga el Museo Regional. Acude al Teatro Juárez, observa las momias o adéntrate en el Mercado Hidalgo. Descubre todo lo que debes visitar en Guanajuato en la edición de Clásico DMX julio 2018.

Aculco

Tras ser recibidos con entusiasmo por los locales, Hidalgo decidió enfrentar al Ejército Realista, pero fueron superados, lo que supuso la primera derrota de Insurgentes.

En el Estado de México se encuentra este destino habitado por otomíes y cuyo nombre en náhuatl hace alusión al elemento vital: el agua. En el Santuario del Señor de Nenthé se venera al “Señor del Agua”, y en temporada de sequía, los pobladores hacen oración con su imagen en mano para pedir que llueva.

Aculco envuelve al visitante en un ambiente de tranquilidad, donde se goza de la naturaleza y se olvida el ritmo acelerado de las metrópolis. Explora las cascadas La Concepción y Tixhiñú. En La Concepción se acampa y se practica rapel, y Tixhiñú, con una caída de 15 metros, deleita con su fuerza. A más de 3 mil metros de altura, la Peña de Ñadó atrae a montañistas que desean un lugar poco transitado.

Si la aventura no es lo tuyo, camina en la plaza central y recorre las calles empedradas.

Entre los sitios de interés están la Presidencia Municipal, la plazuela Miguel Hidalgo y los dos acueductos o los Arcos. La casa donde pernoctó Hidalgo y que perteneció a Mariana Legorreta del Castillo aún se conserva en buen estado; y la Parroquia de San Jerónimo, de estilo influenciado por el medioevo europeo y cuya construcción inició en 1540, son de los principales atractivos. En el interior de la parroquia se encuentra una pintura de Miguel Cabrera, importante artista de la época del Virreinato. Los lavaderos, monumento histórico protegido, es otro de los atractivos. Aquí cruzan dos corrientes de agua y del suelo emerge agua dulce y salada.

Entre la comida típica destaca el mole poblano, la barbacoa y los escamoles. Prueba la variedad de lácteos y panes artesanales. Junto a la plaza principal está el restaurante El Rincón del Viejo que ofrece cervezas artesanales y una variedad de platillos que abarca tanto comida local como internacional. En los alrededores encontrarás piezas de ornato y textiles bordados.

Hospedaje:

Xani Mui – Domicilio Conocido Gunyo Poniente, 05800 Aculco

Morelia

En Valladolid, Morelia desde 1828 en honor a José María Morelos y Pavón (líder de la segunda etapa de la Guerra de Independencia), se formó un nuevo ejército y comenzó una etapa en el camino del Generalísimo, sin Allende, Aldama y Abasolo. Aquí, Hidalgo concluyó y publicó en manuscrito su manifiesto en el que propuso que se estableciera un congreso.

El Centro Histórico de Morelia ha sido declarado por la UNESCO Patrimonio Cultural de la Humanidad y, aunque no cuenta con un zócalo, destaca por sus bellas e históricas construcciones, muchas de ellas talladas en cantera rosa. Es uno de los destinos en México con más edificaciones consideradas relevantes por su estilo arquitectónico, sobre todo las que datan del siglo XVI al XVIII. La catedral, cuya construcción finalizó en 1744, deslumbra con su estilo barroco, mientras que sus dos torres se asoman con orgullo desde cualquier punto de la ciudad. Además del barroco, otros estilos que se aprecian en Morelia son las construcciones con elementos renacentistas, neoclásicos y afrancesados.

Otros lugares de belleza arquitectónica e importancia cultural son el Palacio de Gobierno que fue un Seminario Tridentino y lugar de estudio de Morelos e Iturbide; el Antiguo Templo de la Compañía de Jesús que data del siglo XVII y hoy alberga la Biblioteca Pública de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo; el Templo y Ex-Convento Franciscano de San Buenaventura que es un museo de artesanía michoacana; el museo que fue la Casa Natal de Morelos; la Casa de la Cultura; el Palacio Clavijero, antiguo colegio Jesuita; y el acueducto. Una alternativa es tomar un tour en el centro para conocer más sobre estos sitios.

Morelia encanta con su riqueza cultural; es sede del Festival Internacional de Cine de Morelia y el Festival de Música de Morelia MBJ. La gastronomía es otro aspecto que destaca en esta ciudad. Prueba las corundas, los uchepos y las carnitas; y encuentra en el mercado de dulces michoacanos delicias como los chongos zamoranos, los buñuelos y las morelianas. Te recomendamos comer en San Miguelito que sirve comida regional y para los vegetarianos, Veggie es una buena opción.

Hospedaje:

Cantera Diez Hotel Boutique – Benito Juárez 63, Centro Histórico, 58000 Morelia, Mich.

Hotel de la Soledad – Ignacio Zaragoza 90, Centro Histórico, 58000 Morelia, Mich.

Guadalajara

En Guadalajara, Hidalgo publicó el primer bando impreso sobre la abolición de la esclavitud y del tributo. Se publicó El Despertador Americano, periódico ordenado por Hidalgo cuyo discurso apoyaba a Insurgentes y del que surgió el título de “Padre de la Patria”. De Guadalajara partió hacia Puente de Calderón, a unos 60 km de distancia, para enfrentar al Ejército Realista comandado por Félix María Calleja e integrado en su mayoría por criollos. La victoria fue de tropas realistas; insurgentes quedaron divididos.

Guadalajara es una ciudad histórica, considerada hogar del mariachi, que fue capital de México. Importante destino cultural en América y sede de la Feria Internacional del Libro y las Fiestas de Octubre. Como cualquier destino del país rico en historia, vale la pena comenzar el recorrido en el Centro Histórico. Aquí se aprecian construcciones influencias sobre todo por la cultura española y francesa. La Catedral, cuya construcción inició en 1561 por orden del Rey Felipe II de España y combina los estilos gótico, neoclásico y barroco, es considerada una de las más hermosas de México. A unos metros está el Palacio de Gobierno que alberga un mural del cura Hidalgo, así como el Teatro Degollado donde se declaró la abolición de la esclavitud.

Si te gustan los museos, Guadalajara tiene una oferta bastante interesante. El Instituto Cultural Cabañas captará tu atención con su fachada de estilo neoclásico. En su interior se preservan obras del muralista José Clemente Orozco realizadas de 1938 a 1939, entre ellas “Hombre en Llamas”; asimismo conserva obras de Mathias Goeritz. El Museo Regional, que habla sobre la historia de la región, se encuentra en un edificio de cantera rosa que fue construido entre 1742 y 1758; visitarlo vale la pena tanto por su acervo como por el edificio en sí mismo. Si te gusta el arte contemporáneo, recorre El Museo de las Artes de la Universidad de Guadalajara (MUSA) que cuenta con exposiciones de artistas nacionales e internacionales.

Pide platillos típicos como pozole, menudo, tortas ahogadas, birria o carne en su jugo, y prueba la bebida tejuino, hecha a base de masa de maíz fermentada que se acompaña con helado de limón. Si buscas un lugar distinto para comer, nuestra recomendación es I Latina que se distingue por la creatividad en sus platillos y en su decoración. El menú mezcla la cocina mediterránea, asiática y mexicana. Si te gusta lo dulce, ve a La Postrería que cuenta con una gran variedad de postres gourmet que destacan por su excelente y delicada presentación.

Hospedaje:

Villa Ganz – Calle Manuel López Cotilla 1739, Lafayette, 44160 Guadalajara, Jal.

Casa Pedro Loza – Calle Pedro Loza 360, Zona Centro, 44100 Guadalajara, Jal.

Chihuahua

Tras ser apresado en Acatita de Baján, Hidalgo fue trasladado a Chihuahua. Ahí cumplió 58 años y se arrepintió de los excesos cometidos. A un mes de la sentencia a muerte de Allende, Aldama y Jiménez en la Plazuela de Ejércitos, fue degradado y despojado de los ornamentos sacerdotales. El 30 de julio de 1811 fue fusilado por un pelotón en el patio del Hospital Real.

Chihuahua, originalmente habitada por chichimecas y de gran interés para españoles por su riqueza minera, se localiza en un valle de clima extremo. Comienza el recorrido en la Puerta de Chihuahua, escultura de Sebastián y emblema de la ciudad. Dirígete al centro donde se encuentra la Catedral de Chihuahua, construida en cantera y la más destacada de estilo barroco en el norte del país. Ahí también se localiza el Palacio de Gobierno que alberga el Museo de la Independencia; en el patio central está el Altar a la Patria que es donde fue fusilado Miguel Hidalgo. En el sótano del Palacio Federal está el calabozo de Hidalgo, donde escribió un agradecimiento al carcelero. Visita el Templo de Santa Rita, el más antiguo de la ciudad, y el Mausoleo de Villa.

Camina en los parques y en sus alrededores; descubre una variedad de tiendas de artesanías y souvenirs. En la noche observa las fuentes danzarinas cuando los chorros de agua se mueven al ritmo de la música y son iluminados con luces de colores. En el paseo Bolívar destacan casonas y quintas que son muestra del auge económico de inicios del siglo XX. Quinta Gameros es una de las mansiones más hermosas, actualmente es sede del Museo Universitario UACH. El Museo de la Lealtad Republicana, hogar de Benito Juárez, y el Museo Histórico de la Revolución Mexicana, casa de Francisco Villa, exhiben documentos históricos. El Museo Chihuahuense de Arte Contemporáneo “Casa Redonda” cuenta con salas permanentes y exposiciones temporales.

Para disfrutar de la vida nocturna, en la Zona Dorada encontrarás variedad de antros y bares. En cuanto a gastronomía, Chihuahua cuenta con una variedad de platillos norteños: carne seca, capirotada, chile con queso, entomatado de queso, chapeteadas de manzana, platillos con chile chilaca, entre otros. Y por supuesto, tienes que probar el queso menonita y la bebida el sotol. Te recomendamos comer en La Calesa, especializado en cortes y comida regional, y en La Casona de cocina internacional con toque mexicano.

Hospedaje:

San Felipe el Real – Calle Ignacio Allende 1005, Zona Centro, 31000 Chihuahua, Chih.

Si ya estás en Chihuahua, no te pierdas la oportunidad de abordar el único tren de pasajeros en México: el tren Chihuahua – Pacífico (el Chepe). Conoce más sobre este hermoso recorrido en nuestra edición sobre Las Barrancas del Cobre de junio 2018.

Esperemos que hayas disfrutado esta ruta que celebra la Independencia de nuestro país. ¡Viva México!