Considerada una de las ciudades más hermosas de México y en 2008, reconocida por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad, San Miguel de Allende cuenta con una apariencia atractiva y cosmopolita que la hace uno de los destinos preferidos para los amantes del arte y la buena vida. De entre todo lo que hay por visitar, sin duda destaca su patrimonio histórico y arquitectónico. Sin embargo, en esta ocasión te vamos a mostrar lo mása ctualizado que tiene que ofrecernos este pueblo mágico en cuanto a comida, diseño, arte, viñedos y hotelería de lujo.

Ubicado en la región del Bajío, en el estado de Guanajuato, San Miguel de Allende goza de una reputación favorable debido a su arquitectura colonial, el clima primaveral durante todo el año, las coloridas celebraciones culturales, la gastronomía y el ambiente
romántico.

Con la Parroquia de San Miguel Arcángel -seña de identidad de la ciudad- de fondo, San Miguel de Allende sorprende en más de una manera. Este pequeño pueblo es sin duda el
lugar por excelencia para aquellos que buscan destinos que ofrecen lo mejor de nuestro país. De singular belleza y señorío, San Miguel se ha convertido en el hogar de cientos de extranjeros y connacionales que le están dando una identidad muy particular: aquella de un rincón lleno de lujos y que reúne lo mejor para los gustos más exigentes.

San Miguel de Allende, se ha reafirmado como el preferido por miles de visitantes alrededor del mundo, teniendo hoy en su haber diversos de los más importantes premios referentes al turismo de las mejores publicaciones del mundo, no sólo como
destino sino por sus hermosos hoteles, restaurantes y sobre todo por su calidez y amabilidad.

El último nombramiento es el de Conde Nast Traveler donde se ubicó en el primer lugar en dos categorías de los Readers’ Choice Awards de la revista, convirtiéndose en la “Mejor ciudad pequeña fuera de Estados Unidos” en el mundo en 2017.

En esta ocasión pudimos ser parte de la celebración del 10 aniversario de The Restaurant. Ubicado en una de las casonas coloniales de San Miguel y a tan sólo unos pasos del centro, este lujoso lugar abrió en febrero de 2008 con la internacionalmente reconocida cocina del chef Donnie Masterton. The Restaurant cuenta con una hermosa
terraza soleada estilo marroquí y un elegante salón para cenar.


El menú que se ofrece en The Restaurant, refleja el cambio de las estaciones enfocándose en la simplicidad de los ingredientes. El Chef Masterton colabora con los agricultores de alimentos orgánicos y con los granjeros para procurar los productos más
frescos, de altísima calidad y de responsabilidad social. Su mayor énfasis está en su comida y su servicio, así como su compromiso con los alimentos y la tierra de la cual viene.

La celebración por sus diez años fue espectácular. Desde la simpatía y sencillez de Donnie hasta los extraordinarios platillos que pudimos degustar, este evento no dejo a nadie indiferente.

La cena fue una de camaradería y unión de talentos. Cada uno de los tiempos fue preparado por chefs invitados. Lalo Garcia de Maximo Bistrot de la Ciudad de México, nos deleitó con un gratinado de calabaza y zanahoria, hojas tiernas y vinagreta de hierbas finas, maridado con un Bila-Haut Côtes du Rousillon. Octavio Becerra, del
restaurante de Los Ángeles Edin Park, nos ofreció un delicado huevo cocido, coliflor caramelizada, parmigiano y trufas, servido con un Senti Menti Mourvèdre-Cinsault Valle de Guadalupe, 2014. Tomás Bermúdez de La Docena, de Guadalajara, preparó un
chinchayote y ostión Kumiai, tomate y caldo de marisco acompañado con una copa de Tequila Casa Dragones Joven. Por su parte, Christian Thornton del restaurante Atria de Martha’s Vineyard, hizo gala de su talento con un atún de aleta azul sellado en hierro
forjado, puré de alubias blancas, orégano, alcaparras crujientes, cebollas rojas, hojas del huerto y grosellas, el cual juntó con un tinto Errazuriz Reserva Cabernet-Merlot del Valle del Maipo, Chile 2016. Matteo Salas, de Aperi, en San Miguel, soprendió con un Foie gras frito, emulsión de almendras ahumadas, xoconostle confitado maridado con un Asolo Prosecco Superirore DOCG Millesimato, Italia 2016. Para finaliar los platos fuertes,
Neal Fraser de Redbird, Los Ángeles, cerró con un filete a la parrilla de res, crutón de kale y caracoles de Borgoña, junto con un vino Dos Búhos Cabernet Savignon, San Miguel de Allende, 2014.

Los postres estuvieron a cargo de J.J. Castaneda, de Fátima 7, San Miguel, con un granizado de espresso con crema, y el mismísimo Donnie Masterton nos consintió con una panna cotta de yogurt de cabra de rancho El Capricho y miel de mezquite local, granola Well Fed y jarabe de bayas, acompañando con un Châteaules Mingets, AOC Sauternes, Francia, 2012. El maridaje estuvo ideado por el sommelier Adrián Huerta y la música que acompañó cada tiempo fue especialmente escogida por cada chef y el DJ Ali de Bali.

Luego de una noche maravillosa, llena de encanto y sabores, pudimos admirar la belleza de San Miguel a la luz de la luna.

Al día siguiente, frescos para comenzar una nueva jornada en este bello lugar, fuimos invitados a conocer y desayunar en El Vergel Bistro & Market. Hace algunos años, esta zona era un auténtico vergel en el desierto, con sembradíos que pertenecían al ejido
de La Cieneguita.

El menú de El Vergel es creado por Donnie Masterton y Magda Pablos, llevando su talento culinario de platillos y técnicas atemporales, dándole vida a la cocina tipo bistro clásico francés utilizando técnicas contemporáneas y sabores acentuados. Toda los alimentos que consumas en El Vergel son orgánicos y de la más alta calidad. Nosotros desayunamos un tradicional omellette y la diferencia es considerable. Todo preparado en el momento y con ingredientes frescos, no por nada que este lugar es el hot spot entre la gente.

De martes a domingo puedes ir y comprar productos que van desde los lácteos, congelados, arroces, pastas, condimentos, especias, verduras, productos orientales, venta a granel hasta objetos de cuidado personal. Además, ¡El Vergel cuenta con servicio a domicilio!

Luego de un buen desayuno, nos dirigimos de vuelta al centro de San Miguel para conocer Bellas Artes. Centro Cultural Ignacio Ramírez “El Nigromante”, para visitar las propuestas artísticas que ahí se incluyen. Del Instituto Nacional de Bellas Artes, el Nigromante es y ha sido uno de los espacios fundamentales en el quehacer cultural y artístico de la región, además de ser una institución reconocida por su amplia contribución a la formación de varias generaciones de artistas en diversas ramas de las
artes.

Aquí pudimos ver el meticuloso trabajo de Andrew Fisher que con la exposición “Iluminación”, muestra una distinta forma de hacer tejido al utilizar lienzo, acero y papel, para crear tapices intrincadamente cosidos que pinta de dorado o plata. Estas obras logra convertirlas en objetos casi escultóricos que parecieran pertenecer a otra época. Por sus detalles geométricos y neutralidad en la coloración, obtiene desdibujar su contexto para abrirles a múltiples interpretaciones simbólicas, históricas e incluso religiosas.

El Centro Cultural “El Nigromante”, con el apoyo del Ayuntamiento de la ciudad de San Miguel de Allende, da inicio este año con tres exposiciones, incluida esta, las cuales buscan dar visibilidad al arte textil, manifestación plástica que ha sido fundamental en la definición de las culturas, de su estructura social y de su construcción histórica.

Con la presentación de creadores de distintos países unidos por el uso de esta técnica milenaria, se busca fomentar un diálogo y reflexión entorno a su naturaleza artesanal y sus nuevas posibilidades creativas, para así demostrar su vigencia y potencialidad que ofrece como medio para la exploración de temas de gran actualidad.

Una vez comenzado este recorrido artístico, pudimos conocer uno de los centros más importantes de diseño, moda, joyería y comida en San Miguel:Código Postal Design. Este espacio en un edificio histórico remodelado por el diseñador Luis Fabián Flores,
permite observar lo histórico y lo contemporáneo. Aquí se aloja una gran brasserie, Bovine y tres tiendas exclusivas de gran elegancia y vanguardia: Hoja Santa, Casa Armida y Elisheva & Constance. Bovine: está enfocado en carne. El concepto fue desarrollado y ejecutado por Bruce James, director del Hotel Matilda, que tiene el ranking del Mejor Hotel de México en Condé Nast Traveler’s 2016 Reader’s Choice Awards y el chef australiano Paul Bentley. Por su parte, Hoja Santa ofrece accesorios
de grandes diseñadores mexicanos donde se muestran sus propuestas de vestimenta. Con piezas 100% mexicanas, Bárbara López Vie fundó Elisheva & Constance, hermosa y finísima joyería donde se presentan piezas que fusionan la tendencia del momento
con lo artesanal de San Miguel. Por su parte, Casa Armida fusiona productos de maderas, cerámica, espejos y metales, con el gran diseño artesanal que la caracteriza. ¡Pasa a visitarlos en tu próxima estadía!

Antes de terminar con nuestra visita a esta área de San Miguel, pasamos a comer unas deliciosas hamburgesas a Birdie’s Burguers en DÔCE 18. Concept house, establecido en la icónica Casa Cohen. La restauración y reestructuración de su interior permitió crear contrastes entre la arquitectura colonial y contemporánea que resultó en un éxito estético para concentrar lo mejor en diseño, moda y gastronomía.

Tres diferentes conceptos unidos en un mismo espacio para brindar una experiencia de compra única. Aquí también podrás encontrar un pequeño y exclusivo hotel boutique con tan solo 10 habitaciones en la planta superior de la casa llamado L’Ôtel. También
hay un pequeño y elegante tasting room de Casa Dragones, quienes nos recibieron con ¡una exquisita copa de su mejor tequila!

Birdie’s Burgers es un local de servicio rápido que ofrece hamburguesas de alta calidad, papas fritas y malteadas. Sus hamburguesas son de carne de vacuno criado de forma natural y alimentado 100% con hierba local, sin hormonas y sin antibióticos. Sus papas
fritas son cortadas a mano y las malteadas son divertidas y creativas. Además, ¡apoyan prácticas locales, sustentables y orgánicas siempre que sea posible!

Nuestra siguiente parada fue el lujosísimo hotel Casa Blanca. Este hermoso lugar tiene un pasado recapturado y transformado, superando los estándares y expectativas internacionales para sus clientes más exigentes, con suntuosas comodidades y un estilo contemporáneo. Con diez extraordinarias suites Casa Blanca es diferente a cualquier otro hotel dentro de una gran residencia de tres siglos en el corazón del histórico Centro de San Miguel de Allende. Con un extraordinario diseño inspirado en Marruecos y toques decorativos de la España morisca, este recinto te dejará perplejo, pues es un oasis urbano logrado de una manera grandiosa por un equipo extraordinario de arquitectos
de renombre, diseñadores notables y un par de magos culinarios que evocan la cocina mediterránea. Bellamente orquestado con ecos eternos de culturas antiguas tejidas en un impresionante diseño contemporáneo, la música de la fuente del patio, las sombras estampadas en la logia, el hierro, la piedra, el bronce, los textiles lujosamente bordados, te harán notar la belleza en los detalles. ¡Hospédate con ellos cuando vayas y vacaciona
como debe de ser!

Sin muchas ganas de despedirnos de San Miguel, nuestro viaje conluyó con una visita guiada a Viñedos San Lucas y una cata impartida por la enóloga argentina Mailén Obón. ¡Y que gran forma de cerrar nuestra estadía en este hermoso pueblo! Este lugar cuenta con un desarrollo inmobiliario, viñedo, lavanda y olivos todo en un solo lugar, donde podrás hospedarte en el hotel boutique & spa y comer en el restaurante Bistro. De esta forma, la parte inmobiliaria llamada La Santísima Trinidad es única en su tipo en el país pues ofrece a sus copropietarios la posibilidad de vivir y disfrutar la magia de tener una finca en el campo pero sin tener que destinar la inversión, el esfuerzo y la atención que
esto requiere.

La parte del hotel cuenta con seis exclusivas habitaciones, todas amuebladas y equipadas con el más alto estándar de calidad en cada detalle. Mientras tanto, su restaurante no podía olvidar uno de los más grandes placeres de la vida y su menú está basado en la altísima calidad de sus ingredientes, en su gran mayoría de elaboración artesanal propia, acompañados siempre del maridaje perfecto con los mejores vinos de la región.

Además, Viñedos San Lucas cuenta con un hípico y un campo de Polo para eventos nacionales e internacionales. Con una vista panorámica y situadaventre viñedos, la vinícola es un lugar sobresaliente en donde ofrecen una experiencia única para disfrutar,
aprender y relajarse contemplando un maravilloso paisaje. Visítalos y aprende sobre el proceso de micro-vinificaciones, aceite de oliva y productos de lavanda. Luego elije una de sus opciones de degustación. ¡Tienen tours personalizados de 90 minutos! Si estás interesado en conocer más sobre Viñedos San Lucas ve a su wine-bar el cual está ubicado dentro de DÔCE 18. ¡Y cuentan con servicio de traslado si lo necesitas!

No cabe la menor duda, luego de nuestro paseo, que San Miguel de Allende es definitivamente el corazón de México. No te pierdas de la oportunidad de visitarlo y sentirte orgulloso una vez más de nuestro gran país y su gente.