Según un estudio que realizó la Facultad de Medicina Larner, en la Universidad de Vermont, la gente que come alimentos picantes es posible que viva más años.

El consumo moderado, pero habitual de ciertas variedades de chiles, guindillas o pimientos picantes, reduce entre un 13% y 14% la mortalidad en decesos relacionados con accidentes cardiovasculares y enfermedades cardiacas, esto de acuerdo a una información de la revista Muy Interesante.

Y esta no es la primera vez que se revela esto, pues en 2015, un estudio del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Pekín  aseguraba que hay una fuerte relación entre la longevidad y el consumo de picante.

aji-picante

El trabajo de los expertos de la citada institución estadounidense, evaluó los hábitos de 16 mil personas durante 23 años y aparece en la publicación PLOS ONE.

Según indican, el picante posee propiedades antimicrobianas, altera la microbiota intestinal e interviene de forma decisiva en varios mecanismos moleculares y celulares que ayudan a prevenir la obesidad y regulan el flujo sanguíneo en las arterias coronarias.