fbpx
Tv

The Americans. Final de serie

The americans

¿De qué va?

Se dice que uno de los hechos en los que está basada la serie The Americans, se remonta a una noticia que se dio a conocer en 2010, sobre el descubrimiento de
algunas “células dormidas” de ex agentes soviéticos que, durante la Guerra Fría,
habían realizado tareas de espionaje para su país en suelo norteamericano.

Estos agentes, parejas de hombres y mujeres, se habían arraigado en la sociedad estadounidense, habían tenido hijos y absorbido sus costumbres. Lo que en principio resultaba una pantalla para operar en terreno enemigo se transformó en la vida misma de esas personas.

Lo que viene

Con una sexta temporada a punto de iniciar su camino, The Americans es uno de los productos más complejos y profundos en medio de la alta calidad de las series actuales. Ambientada a inicios de los ochenta en pleno reaganismo, el relato se focaliza en el matrimonio de espías rusos en suelo americano que conforman Philip (Matthew Rhys) y Elizabeth Jennings (Keri Russell). Muchas veces se ha comparado a The Americans con Homeland pero, a medida que la serie avanzó en complejidad, logró ubicarse entre las preferidas de la crítica especializada. De hecho, tanto Joel Fields como Joe Weisberg, creadores de la historia, sienten que trabajan una línea de relato en los pasos de Breaking Bad, The Wire o Sopranos.

La química que logran los actores Rhys y Russell como el matrimonio ruso protagonista es uno de los ejes principales de la serie. El Galés Rhys, presenta a un atribulado Phil Jennings, que se debate entre el valor de los objetivos de sus misiones, el sustento de su matrimonio “funcional a la causa mayor” y el amor a sus hijos. Russell, como su esposa Elizabeth, muy lejos de la candidez de su personaje de Felicity, permanece más aferrada a la causa por la Madre Rusia y trata de oprimir sus dilemas existenciales, lo que la sume en una oscuridad cada vez mayor.

La dualidad es un tema dominante en el programa. El peso del matrimonio
Jennings se divide entre una cotidianeidad vulgar y vacía que cobra dimensiones diferentes y el trabajo para la causa. Con el crecer de sus hijos y el ocultamiento de sus verdaderas identidades, las angustias y conflictos se hacen cada vez más intensos e insoportables.

Al igual que otras series como Mad Men, The Americans aprovecha los elementos y la estética del pasado reciente. Pero, a diferencia de la ficción de los publicistas de la Avenida Madison, no hay una estilización de la época.

En el programa, los ochenta, nunca se vieron tan opresivos. Aprovechando las amplias y abiertas locaciones en las afueras de Washington, y con una luz que privilegia tonos fríos, el espacio remarca la soledad en la que viven los personajes. En estos años, lejos aún del desarrollo del microchip y la tecnología digital, el espionaje es artesanal, meticuloso y define a individuos obsesivos que ya no saben, a medida que la década avanza, por qué están luchando.

¡No lo pienses más!

Si aún no la has visto y eres fanático de las series, seguramente esta te atrapará y saciará tus deseos de buenas y sólidas historias. La última temporada estrena el 28 de marzo.

Avatar

Sobre el autor

Vive en una ubicación no revelada y desde ahí trabaja en algunos proyectos
que prefiere mantener en secreto. Escribe para poder sobrevivir el caos y la
nostalgia de su vida diaria. Es maestra en Arte y ahora considera qué tal vez
sea necesario tener otro título para guardarlo en un librero. Le gustan los
perros, ama el cine y la música. Hasta hace poco tiempo entendió que la vida no tiene sentido y desde entonces es muy feliz y vive cada día como si fuera el último. Seguirá escribiendo hasta que las luces se apaguen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *