fbpx
Arte, Cine, Cultura

The Shape of Water

“El agua adquiere la forma de lo que sea que la esté sujetando en ese momento, y aunque el agua puede ser muy gentil, es también la fuerza más poderosa y maleable del universo. Así es también el amor, ¿no? Sin importar la forma en la que coloquemos al amor, se convierte en eso, ya sea un hombre, una mujer o una criatura”. –Guillermo del Toro en LA FORMA DEL AGUA

Del maestro de la narrativa Guillermo del Toro, llega The Shape of Water —un cuento de hadas que de fondo tiene la época de la Guerra Fría en los Estados Unidos. En el punto más álgido de esta guerra, en un laboratorio secreto del gobierno de los Estados Unidos, emerge una proeza de la imaginación, una que deslumbra desde un punto de vista visual y de emociones audaces. Guillermo del Toro conjura un hechizo místico en este film, donde mezcla la tragedia y las emociones de las películas de monstruos clásicas con la opacidad del film noir para después incorporarlas a una historia de amor para explorar las fantasías con las que todos coqueteamos, los misterios que no podemos controlar y las monstruosidades que debemos enfrentar.

Del Toro inicia su narración bajo el agua. A partir de ahí, toda la película se convierte en un acto de inmersión sin respiración, una vez que mete de lleno a las audiencias a un mundo de la década de los sesenta, lleno de elementos reconocibles como el poder, la ira, la intolerancia, la soledad, la determinación y las conexiones repentinas y emocionantes, a la par de una criatura extraordinaria. Un recurso biológico inexplicable del gobierno de los Estados Unidos, una mujer de limpieza muda, sus mejores y encantadores amigos, espías soviéticos y un robo audaz. Todo fluyen hacia un romance singular que se intensifica más allá de toda frontera.

 

Dentro del cine del Toro, los temas del bien y el mal, la inocencia y la amenaza, lo histórico y lo eterno, la belleza y la monstruosidad, se entretejen para entrar y salir uno del otro, y revelar que ninguna oscuridad podrá derrotar totalmente a la luz. Oriundo de Guadalajara, de niño se alimentó de los misterios infinitos de las historias de fantasmas, las películas de monstruos y las fábulas, que estimularon la vida fantástica muy creativa que coexistía en su interior. Cuando comenzó a escribir y dirigir películas, todas esas influencias se entrelazaron a un estilo visual visceral y expresivo que parecía apelar de manera directa a la psique humana.

Del Toro reunió para esta cinta a una colección extraordinaria de actores. El talentoso reparto incluye a Sally Hawkins, Michael Shannon, Richard Jenkins, Doug Jones, Michael Stuhlbarg y Octavia Spencer.

The Shape of Water fue concebida en el 2011, cuando del Toro y Daniel Kraus, socio escritor del realizador para su serie de libros infantiles, Trollhunters, se juntaron para desayunar una mañana. Kraus mencionó una idea que había tenido de joven, acerca de una mujer de limpieza que trabajaba en una instalación del gobierno y se hacía amiga a escondidas de un hombre anfibio que, como espécimen que era, estaba cautivo, pero ella decidía liberarlo. A del Toro le gustó tanto la idea que de inmediato dijo que la quería hacer su siguiente película. Desde ese encuentro, se hizo un trato para que el par colaborara en una novela y que del Toro escribiera y dirigiera la película.

Del Toro quería cambiar de manera drástica la idea de la monstruosidad con una historia de amor que se sometiera totalmente a hacer de la criatura el protagónico, mientras que los grupos humanos alineados contra él serían las verdaderas fuerzas de oscuridad siniestra.

Para interpretar un papel que existe en los límites de lo humano, lo animal y lo mítico, está Doug Jones, quien se valió tanto de un atuendo prostético diseñado de manera meticulosa, como de una facilidad extraordinaria para la expresividad física que requería la creación de la criatura. Jones tiene un conjunto excepcional de habilidades, que lo ha llevado a trabajar en repetidas ocasiones con del Toro para darle vida a sus creaciones. Jones fue el inolvidable fauno en PAN’S LABYRINTH, Abe Sapien en la serie de HELLBOY y un vampiro ancestral en The Strain.

Guillermo del Toro colabora por primera ocasión con el compositor ganador del Oscar, Alexandre Desplat y ambos se sincronizaron de inmediato con respecto a todo lo que la música debía de transmitir en una película donde dos personajes usan todo menos palabras para conectarse entre ellos. Desplat dijo que ver uno de los primeros cortes del filme le llegó a lo más profundo. “Me parece que es una historia de amor bellísima —y sentí que podías transponer esta situación en la película a cualquier tipo de diferencia entre los seres humanos. Pero la parte crucial para mí, desde un punto de vista creativo, es que estaba impactado con la fluidez de la cámara”, recuerda. “La cámara nunca se detiene. Siempre está en movimiento, por lo que te da una sensación acuosa dentro del flujo de la película. No hay nada más inspirador para la música que una narrativa que fluya porque puedes navegar sobre ella. En ese nivel, esta historia fue muy especial”. Fue así que, director y compositor, eligieron desarrollar un tema distintivo para cada uno de los personajes principales en un proceso que fue de un lado para el otro.

Sin duda, The Shape of Water encantará al público mexicano y llenará las salas de todos aquellos seguidores del extraordinario cine de Guillermo del Toro.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *