fbpx

El Festival Iberoamericano de Cultura Musical, mejor conocido como Vive Latino, celebra este año su edición número 20. Han transcurrido casi 21 años desde que se llevó a cabo su primera edición el 28 y 29 de noviembre de 1998, y en la que se presentaron, entre otros, Café Tacuba, Molotov, Maldita Vecindad, Control Machete, El Tri, Aterciopelados, Julieta Venegas, El Gran Silencio y Miguel Ríos, quien fue el primero en firmar contrato para este evento. Con el propósito de dar a conocer e impulsar bandas de rock nacionales e iberoamericanas, Jordi Puig (director y fundador del festival) imaginó un evento musical en el que los jóvenes pudieran reunirse para ver a grupos que quizás por sí solos no llamarían la atención.

Inspirado en los eventos musicales de Europa, surgió el primer festival iberoamericano de rock, el cual se convertiría en el más importante de la región. Ya para la segunda edición del año 2000, los headliners fueron Los Fabulosos Cadillacs, Molotov y Jaguares. En los últimos años, el Vive Latino ha recibido a más bandas internacionales, abriéndose a otras propuestas musicales que no encajarían precisamente en el género de rock y mucho menos del latino. Al igual que la presencia de este tipo de shows ha crecido de manera importante en nuestro país, el Vive Latino también lo ha hecho y se ha transformado. Este cambio ha ocurrido
de manera natural y ahora vemos a agrupaciones que años atrás jamás se nos hubiera ocurrido pensar que integrarían el cartel.

Entre las bandas internacionales que conforman el cartel de este año y que no son de habla hispana están Editors, The 1975, Snow Patrol, Foals y Korn. Entre las nacionales encontramos a Siddharta, María Barracuda, Ximena Sariñana, Óscar Chávez, Hello Seahorse!, El Tri y Caifanes, y las que ya podrían considerarse como hijas del festival: Liquits (con presencia en once ediciones, incluyendo dos actos sorpresa), El Gran Silencio (ocho ediciones), Café Tacvba (siete ediciones), Fobia y División Minúscula (seis
ediciones). El cartel también está integrado por los españoles Ska-P y Bunbury, los colombianos Juanes y Bomba Estéreo, de Argentina Juanse, de Bélgica Technotronic, de Chile Los Tres y de Estados Unidos Intocable.

El Vive Latino apuesta a ciertas bandas y busca el equilibrio entre aquellas de renombre y otras menos conocidas pero que en algunos años y en parte gracias a la presencia dentro del festival, tendrán más exposición. Además sirve como una plataforma para que las bandas tengan presencia en eventos de otra línea, como por ejemplo, el caso de Los Ángeles Azules que, tras presentarse en el Vive Latino, fueron invitados a Coachella el año pasado. Ante todo, lo que se busca es ser incluyente. Como parte de ello, está abierto a la multiculturalidad, invitando a bandas de diferentes géneros y países. Habrá quien añore aquellos años en los que estaba dedicado únicamente el rock, pero la realidad es que han quedado atrás los tiempos en los que éste marcaba tendencia. En la actualidad, es más complicado catalogar a una banda dentro de un sólo género. Esto, más la necesidad y la apertura de la audiencia a escuchar propuestas musicales diversas, ha propiciado, de acuerdo con Jordi Puig, que el festival se abra para recibir a bandas de música como la cumbia, el norteño o el pop.

El Vive Latino se centra en la calidad de los grupos que pisan el escenario, sean de gran renombre o no. Además de esta celebración a la música, en esta edición se retoma la carpa rotante de stand up Casa Comedy, la cual contará con la presencia de comediantes nacionales e internacionales. También continúa por séptimo año consecutivo la carpa Ambulante, dedicada a la proyección de documentales sobre música,
y se incorpora una exhibición de lucha libre. Forma parte de la edición 20 del Vive Latino que se celebrará en el Foro Sol el 16 y 17 de marzo.