fbpx
Arte, Cultura

Zélika García: súper heroína del arte

Hay personajes que desde su primera aparición se vuleven emblemáticos, conocidos por todos, tal y como súper héroes, son amados por la mayoría, odiados por algunos cuantos (en su mayoría villanos o humanos temerosos que sienten miedo a sus súper poderes). Esta es una característica inescapable cuando destacas en desempeñar con genialidad una labor que nadie se había atrevido a realizar, quizá por falta de creatividad y visión del mundo actual, o tal vez por mero hastío de tan solo imaginar el monumental trabajo que representaba. Es un hecho que los súper héroes siempre se enfrentan a adversidades y sin importar lo pesado o duro de su misión, siguen de pie y quedan por siempre insertados en la memoria colectiva dejando un legado de salvación.

Hace 17 años el panorama de mercado de arte en México era prácticamente inexistente. Y aunque algunos no estarán de acuerdo conmigo o reclamarán un pedacito de historia, la generación pre Zsona Maco sabe de lo que hablo. El circuito de galerías era muy cerrado, dedicado siempre a ciertas propuestas que funcionaban con un círculo compacto y cerrado de coleccionistas, y con sus ventas más dirigidas hacia el exterior.

Hoy todo eso parece un relato antiguo, es casi inimaginable que ese era el panorama hace no tanto, y la desbordante manera en la que ha cambiado a partir de la incansable iniciativa de Zelika García, una súper heroína a veces juzgada e incomprendida, pero que a pesar de a quien le pese, es responsable de detonar un sinnfin de cambios en la creación, producción y mercado de arte de nuestro país.

Zelika comenzó muy joven a consolidar un sueño que 15 ediciones más tarde es una realidad tangible y dada por sentada. Es difícil imaginar el mundo del arte sin la feria. Zsona Maco ha sido detonadora de carreras, motivadora al crecimiento de galerías y al surgimiento de nuevas, catapulta para artistas a nivel internacional y escaparate para los interesados en el tema. Es la puerta abierta que los aficionados y futuros coleccionistas necesitaban para sentir acceso al circuito.

Hoy celebramos 15 años de Zsona Maco, de anécdotas, de propuestas, de arduo trabajo y posicionamiento, y por supuesto, contamos con la feria ya consolidada, más fuerte y propositiva que nunca. Hace 15 años también, conocí a Zélika, y después de la primera entrevista que le hice aseveré que ella y su feria habían llegado para quedarse, y así fue.

Sin más y antes de ir a recolectar mis ganacias de la apuesta, les tengo mi más reciente conversación con la Directora de Zsona Maco.

Mirna Calzada: La feria cumple 15 años y, a través del tiempo ZSONA MACO ha tenido una evolución importantísima. Desde tu perspectiva, ¿cómo ha sido el proceso de esta evolución?

Zélika García: Desde que empezó la feria en Monterrey hasta ahora ha sido una gran evolución. Cuando comenzó fue muy difícil, nos tardamos como dos años en llevar a cabo la primera porque no había suficientes galerías para hacerla. Teníamos a lo mejor, diez, luego quince, hasta la primera feria en Monterrey, que realicé con veintidós expositores. La mayoría eran de Monterrey y CDMX, y hubo una que otra extranjera. En la segunda feria, en el WTC, creo que eran cuarenta y tantas, peroeran tiempos diferentes, no habían tantas colecciones. Pienso que estuve en el momento correcto con la idea correcta. Quizá si hubiera pasado antes, en otro lugar, el resultado hubiera sido
diferente. También mover la feria al entonces D.F. fue un cambio muy conveniente porque a nivel internacional es mucho más conocida y accesible la Ciudad de México. Hay vueltos directos desde todo el mundo y hay de todo. Puedes encontrar de todo,
adicional a los muchísimos museos que hay, que creo que es la segunda ciudad con mayor cantidad en el mundo. Eso ayudó mucho a que la feria creciera, paralelo a que las galerías también empezaron a crecer. Por ejemplo, cuando nosotros abrimos, Kurimanzutto apenas estaba abriendo también.

En CDMX hay mucho intercambio de artistas que vienen a estudiar un tiempo e igualmente de mexicanos que se van fuera. Además, los artistas de provincia también vienen mucho a esta ciudad. Durante todos estos años, más galerías abrieron y las que ya existían empezaron a ir a más ferias internacionales. A nivel mundial también surgieron muchas ferías que no exisitían. En los últimos 15 años han abierto una cantidad enorme de ferias, en todo el mundo, lo que provocó que las galerías de México
fueran a más. Esto hizo que los artistas mexicanos tuvieran más presencia en el extranjero. Además, ayuda mucho a que los curadores internacionales que conocen artistas y sus propuestas en ferias los inviten a sus museos a participar o que llamen la atención de coleccionistas internacionales.

MC: Zsona Maco el día de hoy es una plataforma que está muy lejos de sólo ser un mercado y de la cual han surgido carreras…

ZG: En aquellas épocas algunos artistas mexicanos que estaban en sus inicios sólo tenían sus galerías en México. Esos artistas hicieron su carrera saliendo a otros países. Las galerías que los conocían en la feria hacían proyectos con ellos en el extranjero. Nuestros patrocinadores, por ejemplo Jumex, que incluso ahora tiene un museo, han jugado un papel importantísimo en la escena del arte.

MC: Zsona Maco es única y medular en el tema de mercado del arte en México…

ZG: Es mucho más amigable ir a una fería en donde aparte de ver artistas provenientes de todo el mundo, era la unica oportunidad de verlos de manera local sin tener que ir a cientos de lugares (o galerías con distintas ubicaciones). Eso a la gente que no está dentro del mundo del arte le quita un poco las barreras de asitir, eventualmente, a una galería, pues hay gente que no sabe si es posible ir sin cita o invitación. En la fería eso ha pasado a través de los años. Se van relacionando con artistas y galeristas. Todavía hay mucha gente que nos pregunta si pueden ir a la feria. La fería está abierta al público, pero imagina que si eso piensan de la feria, qué puede suceder con ir a una galería. Luego de Zsona Maco la gente ya sabe de galerías y de otras ferias y los coleccionistas comienzan a viajar y a sofisticar su conocimiento. Esto ha subido, por supuesto, el nivel de las obras que se presentan porque el público mexicano ya está muy educado. Ha tomado todos estos años y Zsona Maco ha tenido mucho que ver pero igualmente todas las galerías que han participado, mexicanas y extranjeras, han creado lazos muy estrechos con los coleccionistas y artistas mexicanos. Y esto también se debe a que los mexicanos tenemos un carácter super acogedor y a que a nivel negocio les va muy bien.

Pienso que hay que agradecer a muchos galeristas que desde el principio han apoyado a la feria. El CONACULTA se acercó para preguntar cómo podía apoyar a la feria. Pensamos
en cómo podría ser un apoyo constante. Hicimos un programa en donde el CONACULTA hacia un fondo, las galerías aplicaban aportando sus datos. El fondo es para que las galerías viajen a distintas ferias. Despues empezaron los museos locales a cuadrar un poco las actividades con Zsona Maco. Hay muchas expos que se inauguran en el marco de la feria para que los visitantes extranjeros puedan visitar los museos y todos los involucrados se vean beneficiados.

MC: Los programas VIP y de coleccionistas de la feria pretenden llevar a los invitados a tener actividades en sus estancias. Eso me parece vital…

ZG: Sí, funciona para que conozcan los museos, las expos y que apoyen. Todas las galerías también inauguran antes de la fería para abrirse a los coleccionistas que vienen. Planean qué expos van a tener durante febrero porque es otra oportunidad de venta.

MC: Desde que empezaste, ¿cómo ha cambiado tu perspectiva personal del arte contemporáneo?

ZG: A lo mejor al principio, aparte de ser como más soñadora y romántica, también tenía menos conocimiento. A lo largo de estos años llevo relacionándome con muchisimos artistas, galerías, museos, coleccionistas, etc. y todos te enseñan. Aunque el trabajo de un artista un día no te fascine, luego lo vuelves a ver y el gusto también cambia. Te comienzan a atraer cosas distintas. Hay artistas que durante los ultimos 15 años siempre me han gustado. Cada vez aprendes más y el gusto se va refinando o cambiando. Tam-
bién pienso que antes usaba más el instinto. Ahora es distinto, pregunto mucho más y tengo más herramientas de juicio.

MC: En cuestión de ideales, ¿te imaginaste alguna vez en lo que se iba a convertir la feria?

ZG: No me lo imaginaba así, pero sí lo pensaba. Siempre quise llegar a algo grande, pero nunca supe que lo iba a lograr tan rápido. Aunque para mi fueron años, no fue tanto tiempo.

MC: Eres una mujer muy joven y tener esa visión tan clara, es impresionante y te ha llevado a ser una de las personas más influyentes del país.

ZG: Tuve suerte y soy muy apasionada en todo lo que hago. Si de chica estaba en atletismo, tenía que estar entre las primeras. Si tengo una relación con un amigo, la llevo al 200%. En todo soy así. Tengo la fortuna de que me fascina lo que hago. El arte me maravilla, me encanta conocer, aprender, ir a colecciones, conocer a artistas. Aprendo de todos. Muchos a lo largo de los años se han convertido en buenos amigos. Algo muy importante es de pronto decir que no sabes algo, atreverte a preguntar. Mucha gente piensa que soy la experta en arte contemporaneo y no lo soy. Me rodeo de la gente que considero que sabe y que sé que pueden hacer las cosas mejor que yo. Si sé mucho pero lo mío en gran parte es un trabajo de administración y relaciones.

MC: La gente piensa en ti como una persona que le gustaría conocer. ¿Qué mensaje te gustaría pasarle a la gente joven que aspira a crecer en este medio?

ZG: A mi me ha ayudado que siempre he estado rodeada de todo tipo de gente de todas las edades. Tengo amigos de 80 años que me enseñan mucho, gente que trabaja conmigo de 22 que igual me aportan mucho. Las ganas de saber y de aprender es importante. Yo tuve la suerte de saber lo que quería desde muy chica. Habrá jóvenes que lo tienen muy claro, pero aquellos que no lo tienen, tienen que enfocarse en eso. Uno tiene que escuchar a todos y tomar sus propias decisiones.

Hay que creer mucho en lo que uno quiere hacer y tomar en cuenta la opinión de los demas. No puedes pensar que sabes todo pero sí creer en ti misma y ser muy humilde. Además es mucho sentir tu instinto, la intuición. Yo trabajo mucho en mi misma. Tomo muchos talleres de meditación y de cómo evolucionar como ser humano y me ayudan mucho a tomar decisiones en mi trabajo. El lado espiritual, el que cada quien esocoja, es muy importante.

FOTOGRAFÍA: MARÍA TOPHOFF
ASISTENTE FOTOGRAFÍA: ANDREA SIMANCAS
MAQUILLAJE Y PEINADO: MARIPILI SENDEROS 
ROPA: LOUIS VUITTON

Mirna Calzada

Sobre el autor

The Boss.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *